La Conciencia Moral según Gurdjieff

Publicado: octubre 14, 2010 en Educación, moral
Etiquetas:,

La conciencia moral ha sido objeto de múltiples confusiones y tergiversaciones. Las religiones cristianas la han presentado como una especie de archivo latente que contiene las normas de sus morales y que cuando se violan se manifiesta mediante remordimientos. Hasta antes de Gurdjieff se consideraba como si fuera otra forma de conciencia distinta a la facultad de darse cuenta de algo.

Como se sabe Gurdjieff  establecio cuatro niveles de conciencia: El sueño, la  vigilia, la consciencia objetiva de si mismo y la consciencia objetiva. Además le dió un significado diferente a la moral y a la consciencia moral.

A la moral Gurdjieff le resto importancia  y la denominó una simple sugestión o autohipnosis. En su particular forma de ver las cosas,  la moral termino siendo subjetiva  y con un contenido de topes= amortiguadores= mecanismos de defensa que son como sugestiones hipnóticas producto de la educación tomada en el sentido de imponer reglas a los niños que se vuelven mandatos inconscientes y los inducen al sueño con el mecanismo automático de sentirse al principio incómodos cuando las violan y después generar mecanismos de autojustificación que les impiden darse cuenta de su responsabilidad en los actos realizados violando dichas normas. Todo lo anterior forma parte del sueño hipnótico del hombre.

La verdadera moral es evolutiva y para esa moral es bueno lo que favorece el desarrollo de la esencia,  la construcción del alma y el despertar y,  es malo todo aquello que los impide.

Como despertar de ese sueño hipnótico en que han dejado al hombre las distintas clases de moral?  Mediante una lucha permanente y despiadada para quitar las máscaras  que nos engañan y los mecanismos de defensa que nos impiden sentir las contradicciones entre nuestros deseos y lo que nos exigen las sugestiones hipnóticas de la moral.

Esa lucha nos debe llevar, según Gurdjieff, al estado de conciencia moral. En este estado conocemos todo aquello que nos conduce a la percepción de nuestra esencia  y de la verdadera moral aplicable a todos los hombres.

La conciencia moral  es  otro rostro de   la conciencia objetiva de sí mismo.

Anuncios
comentarios
  1. raliph cp dice:

    Francisco, que magnifco espacio, todo el contenido tiene el pleno conocimiento del Maestro que plasma el VERDADERO SABER de la unica forma que se debe expresar, sencilla y clara…asi de simple es la grandeza…Felicitaciones

  2. Denisse dice:

    Gracias por el aporte. Me quitó varias dudas.
    Saludos! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s