En esta nota intento empezar el tema de aquello que tenemos que abandonar para apropiarnos de lo que realmente nos pertenece y ha sido ocultado o vuelto inconsciente por la educación.

La buena deseducación consiste en primero en percibir toda esa capa sutil que oculta todo nuestro potencial innato  y que se ha venido formando por las ordenes que recibimos de nuestros padres, de nuestros sacerdotes predicadores y confesores  que nos dijeron lo que era bueno y malo en nuestros actos, en nuestras emociones  y en nuestros pensamientos. Ademas parte de esas ordenes las acepto la sociedad en la forma de leyes y codigos penales que significan un refuerzo al miedo a desobedecer esos mandatos.

Lo anterior no significa que este bien hecho matar, robar o violar la libertad sexual de las personas, sino que en todo momento debemos analizar el origen de aquello que nos motiva a pensar,  actuar y sentir, Esta tendencia que me mueve es aprendida o es innata?

El objetivo de la buena deseducación es más dificil de lograr entre más tarde se empieze  y depende de  la calidad de nuestra memoria.  Por eso el primer paso es el ejercicio del recuerdo de si mismo sin vetos ni condenas, ni sentimientos de culpa.  No olvidemos que la fuerza de esa capa que nos impide percibir nuestra esencia innata es el temor al castigo que nos obligo a olvidar aquello que hicimos, pensamos o sentimos en contra de las normas impuestas. El ejercicio del recuerdo de si mismo va debilitando esa costra pausada  pero firmemente hasta que somos capaces de recordar lo que estaba bien guardado en nuestro inconsciente. Durante poco tiempo despues de nacer actuamos de acuerdo a lo que deseaba nuestra esencia, despues simplemente obedecimos lo que nos ordenaban los mayores en “edad, dignidad y gobierno”  Apartir de ese momento se fue creando el inconsciente y nacio la necesidad de mentir para aparentar que estamos actuando de acuerdo a  lo ordenado  para terminar olvidando  tanto lo malo como lo bueno que realmente nos pertenece.

La inmensa y dura máscara llamada “Personalidad”  o  ” ego ” formada   por la educación se sostiene en el autoengaño y la mentira y se refuerza con todos los miedos imaginarios que nos enseñaron.

Significa esto que la educación en sí es mala? No, claro que no, pero debiera respetar todas las virtudes y poderes de la esencia y no usar como instrumentos la creación de miedos imaginarios para ir modificando y disolviendo los defectos innatos. La educación debiera estar al servicio del desarrollo de lo innato en cada ser humano, entendiendo como innato el deseo de autoperfección  y  de amar y comprender el mundo en que nacemos y vivimos. No debieran condenarse las manifestaciones del instinto, sino en aquellos casos que producen daños y perjuicios a los demás o violan sus derechos humanos básicos a la vida y a la libertad de ser lo que realmente son.

El camino de la buena deseducación es una via que nos lleva a conocer y aceptar lo auténtico en nosotros y a partir de ahí a desarrollar lo mejor de nuestra esencia para poder algún dia unirnos a lo Absoluto que mora en su núcleo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s