Socialismo y economía consciente

Publicado: marzo 16, 2013 en Economia, sistemas económicos
Etiquetas:, , ,

En la entrada anterior, nos referimos a lo que sería una economía consciente en el Capitalismo. Corresponde analizar ahora lo que podría ser la economía consciente en el socialismo. La experiencia socialista frustro y defraudo a muchas personas en el siglo xx y esta por verse su continuidad y su eficacia económica en los países que se proclaman practicándolo ahora. Desde el punto de vista económico el socialismo funciona como un sistema de economía planificada, bien sea en forma centralizada o descentralizada. Ello significa que el Estado de los trabajadores investiga o presupone cuales son las necesidades a satisfacer mediante métodos estadísticos de proyección. Esta proyección puede realizarse considerando la opinión de todos los consumidores en forma democrática o estableciendo en forma autónoma lo que se necesita producir de cada bien o servicio para cada uno de los periodos anuales del plan. Una vez se define lo que se debe producir o tener disponible para el consumo, se calculan los recursos y la cantidad y calidad del trabajo socialmente necesario para obtener dichos bienes y servicios. A estas alturas del proceso hay que entrar en el asunto de la valoración y estimación de costos de los bienes nacionales e importados. como en el socialismo no se cree o se subestima el aspecto subjetivo o valor de uso de las mercancías, la estimación de costos, sólo toma en cuenta la abundancia o escasez de recursos y de trabajo para asignar el valor agregado y los precios. Hasta ahora hay varios factores de inconsciencia en la Economía Socialista:

  • En el socialismo se aprecio erróneamente el hecho de que cada país socialista ante el mercado mundial era un competidor más y su capacidad importadora dependía y depende de su capacidad exportadora. Como ninguno de los países socialistas emite o fabrica la moneda internacional, ello significa que su capacidad de pago externa depende también de sus exportaciones.
  • Al definir en forma centralizada, los precios y la cantidad a producir y ofrecer de cada artículo, los precios no reflejan muchas veces la escasez real de un artículo y su compra se regula por cuotas a cada consumidor en la libreta de racionamiento. Ello trae como resultado ocultar la inflación y el verdadero poder de compra del salario en términos del mercado nacional y mucho mas en relación al mercado internacional.
  • No hay una consciencia de la necesidad de innovaciones y de rebajas en los costos de los procesos productivos. Con excepción de aquellos países socialista que se abrieron a la inversión extranjera, o que se han centrado en el espionaje tecnológico, las economías socialistas mantienen una tendencia al atraso o al estancamiento tecnológico.
  • Aunque el problema del desempleo parece haber sido resuelto, puede decirse que se cambio el desempleo abierto por el empleo disfrazado. Ante los efectos que ello trae sobre la capacidad competitiva de los países socialistas en el comercio exterior, ello ha resultado en una nueva forma de desempleo que antes no existía.
  • En el socialismo existe una minoría de altos dirigentes del partido comunista y del Estado que absorbe una parte importante del excedente producido por los trabajadores, disminuye la reinversión, eleva los costos y le quita competitividad internacional. Aunque no hay ganancias de los dueños de los medios de producción, si les toca a los trabajadores de las empresas socialistas sostener las comodidades y los privilegios de esa clase ociosa.

Una economía consciente en el socialismo debiera analizar cuidadosamente los factores anteriores y asimilar algunas ventajas del capitalismo que pueden favorecer al consumidor y al trabajador; tales como la utilización del mercado nacional e internacional para medir el valor de uso de los bienes y asignar los precios, la competencia interna y externa, que funciona como un control de precios y un sistema de estímulos económicos al trabajo mental y creativo que permita favorecer a los inventores e innovadores, disminuir los costos de producción y brindar tiempo libre al ser humano. Ademas en el socialismo se puede subsidiar el desempleo tecnológico sin disminuir el producto ni aumentar la pobreza.

Si existiera a nivel mundial una economía consciente, nos daríamos cuenta de que con una mínima transferencia de medios de pago internacionales, se solucionaría el problema de la pobreza ( ver entrada: https://fratalaya.com/2013/02/19/la-iglesia-de-los-pobres/ ). Además el dinero internacional sería un servicio público al servicio de todos los seres humanos.

Anuncios
comentarios
  1. […] Socialismo y economía consciente […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s