Amor Objetivo

Represento en el cuarto camino, una corriente que tiene una versión positiva de las técnicas para el desenvolvimiento espiritual y la construcción del  alma especialmente en el campo emocional.

Por eso no solo recomiendo la no expresión y no identificación con las emociones negativas, sino la identificación con las emociones de Amor consciente, Fe consciente y Esperanza Consciente.  Esto y mi particular forma de ver el Eneagrama me convierten en un hereje, o en el mejor de los casos en un miembro atípico de esta senda de desarrollo interior.

En este artículo quiero referirme al amor consciente en sus diferentes formas: amor consciente de si mismo y amor consciente a los demás y a todas las criaturas vivientes.

El elemento extraño en este concepto es la consciencia porque estamos acostumbrados a relacionar el amor con el sentimiento o  el centro emocional y la conciencia con la mente. Este es el gran aporte de Gurdjieff: presentarnos una noción de consciencia  que no se reduce a ideas o percepciones meramente intelectuales, sino que abarca también sentimientos y sensaciones.

Hay por lo tanto un amor de despiertos y un amor de dormidos, o como lo llaman ciertos caminos; un amor de sonámbulos. El amor de los despiertos, como es obvio supone, al que lo siente, haber logrado los niveles de conciencia objetiva de si mismos y de todo lo exterior.  Los que no han logrado esos estados en forma permanente, tienen que resignarse al amor de dormidos. Para los interesados en saber que es la conciencia objetiva, los remito a otra entrada de este blog, que es de paso, una de las más populares.

Gurdjieff llamaba al amor de dormidos, amor de esclavos y lo consideraba una función de la parte emocional del centro sexual.  También se habla en su enseñanza de la existencia de dos centros superiores o supraconciencia en el ser humano llamados centro emocional superior y centro intelectual superior que se activan y pasan a manifestarse en el consciente ordinario, como resultado del trabajo sobre si mismos.  El amor consciente es una de las formas de expresión del centro emocional superior.

El significado de la foto que encabeza esta entrada es la mano sutil   del centro emocional superior  cogiendo la mano física para manifestar el amor consciente.

Como un maestro inigualable, el Divino Jesucristo definió el amor consciente cuando expreso:  ” Amaras a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. pero nadie ha relacionado esta frase con la conciencia objetiva  y por eso se perdió su más profundo sentido. Cristo nos dice que si nos amamos a nosotros mismos como amamos al prójimo, cumplimos todos los demás mandamientos.

El amor cristiano es una participación del amor al Dios Padre que nos hace ver a  nuestro prójimo como si fuera un hermano porque el también comparte la misma herencia.

Sólo si consideramos a los otros hombres como hermanos  podemos dejar de verlos como competidores o enemigos.

Una característica del amor consciente  es  manifestarse igual  ante si mismo y ante los otros, sean amigos o enemigos. Por eso se ha comparado con el Sol que alumbra a todos los seres sin discriminar. Solo los que pueden amar conscientemente, pueden sentir el amor cristiano. Definitivamente ser cristianos no es sencillo  y  resulta de un largo y arduo trabajo sobre si mismos.

Hay un concepto errado del amor consciente de si mismo que lo confunde con el egoísmo. Se piensa en él como un amor frío y calculador apto para manipular a los demás en provecho propio. El egoísmo es resultado de dos causas: ignorancia y codicia. Ignoramos la inmortalidad de nuestros cuerpos sutiles y hemos creído la mentira de que todo hay que jugárselo por el triunfo en esta vida y dudamos o no creemos en la existencia de algo que sobrevive al cuerpo físico. La codicia es algo arraigado en el deseo de poseer bienes materiales, para tener la sensación de seguridad y la riqueza para dominar y controlar a los demás y reducirlos a la esclavitud por la necesidad que tienen de vender su trabajo para sobrevivir. La sociedad siempre se ha dividido entre amos y esclavos, aunque hayan cambiado de nombre unos y otros. Ahora a los esclavos de les llama trabajadores dependientes y a los amos patrones, ricos o empresarios.

El amor consciente nace del espíritu que mora en el núcleo de la esencia y se dirige a los cuerpos sutiles inferiores, astral y etérico. No tiene ningún interés en el dinero ni en el poder ni en el sexo. Sabe que sino se evoluciona espiritualmente y se construye un alma; todas las encarnaciones se repiten al mismo nivel.

El principio del cual se parte es que el Espíritu es el Absoluto manifestado y la conciencia objetiva y el amor consciente son el Espíritu en acción.

El amor egoísta produce violencia, odio, celos y crueldad. En cambio el amor consciente produce en respuesta más amor consciente, porque no toma los actos de los otros a título personal ni considera los sucesos y eventos personales como si exclusivamente estuvieran dirigidos hacia él, para perjudicarlo o beneficiarlo. Primero analiza imparcialmente y luego asigna responsabilidades en forma objetiva. Porque este nivel de ser ve con amor la intención y el cuerpo astral de uno mismo y de los demás.

El  amor consciente no solo es el camino sino el fin del camino.

Anuncios
comentarios
  1. Josek dice:

    Hola Muy buen tema felicidades, aprovecho para invitarlos a mi web http://www.dedicame.biz para dedicar paginas de amor suerte y gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s