imagen1

 

La psicología ordinaria que se enseña en nuestras universidades, no sabe nada de de los niveles superiores de conciencia , ni de la atención, ni tampoco de sus relaciones con la memoria. Nacida de la concepción positivista y preñada de un burdo materialismo, nuestra flamante ciencia experimental no sabe que hacer cuando se enfrenta con los hechos chocantes que se originan en las regiones sutiles de la realidad.

Por esto aquí no hablamos ni siquiera de la psicología del desarrollo, sino de la psicología de la evolución espiritual insinuada por la enseñanza de Gurdjieff.

Cuando se refiere a la consciencia la Psicologia ordinaria ignora los diferentes niveles de consciencia y habla tan solo de estados de consciencia dentro del único nivel que existe para ella.  Puede hablar de aquello que existe en forma inconsciente o de lo que se encuentra en el subconsciente, por debajo del nivel ordinario de consciencia. Aún el inconsciente o el subconsciente son admitidos por unos psicólogos y negados por otros que los consideran en el mejor de los casos entes mentales que no se prestan para una observación experimental.

En lo relativo a la atención, sucede algo similar, aunque se admite diferentes intensidades de la atención, dichas intensidades se dan siempre en un mismo nivel.

Respecto de la memoria, se admite que altas intensidades de atención favorecen el recuerdo de los estados y los sucesos y lo contrario sucede con las bajas intensidades que producen el olvido.

En el cuarto camino que sigue a las enseñanzas de Gurdjieff  se distinguen diferentes niveles de consciencia y atención.  Ademas se supone  que también existen diferentes niveles de memoria, asociados con los distintos niveles de atención y de consciencia.

El eje organizador de los distintos niveles de atención y de memoria es el nivel de consciencia que corresponde a los cuerpos sutiles que tienen su propio nivel de consciencia.

La consciencia ordinaria o subjetiva corresponde al cuerpo astral y eterico que usan el cerebro como un equipo periférico  para las manifestaciones físicas. Al igual que el computador usa una impresora para imprimir o un parlante para producir música y sonidos.

La consciencia Objetiva, que se ha definido en otra entrada, tiene dos manifestaciones, una es la consciencia objetiva de si mismo y otra la consciencia objetiva general.

En el nivel supremo se halla la consciencia Absoluta que es la experiencia superior del Alma y del Espíritu.

La consciencia objetiva de si mismo es la capacidad de percibir los propios cuerpos sutiles astral, etérico  y la realidad física. Este nivel tiene como sede los centros superiores del hombre emocional y mental, que son como semillas del Espíritu en el interior del cuerpo astral. Estos centros tienen su propio nivel objetivo de atención y de memoria, mucho mas amplio que el de la memoria y atención ordinarias.

Cuando el ser humano ha sido capaz de construir su propia alma, atrayendo, por medio del trabajo sobre si mismo y la respiración consciente, las substancias mas sutiles del espíritu, accede al nivel de consciencia objetiva general y a los niveles objetivos superiores de atención y memoria.

En este nivel percibe toda la realidad sutil y física tanto interna como externa a si mismo. Ha ” Rasgado el velo que oculta la realidad interna de la externa” en palabras de Patanjali. Recuerda todas sus vidas anteriores, trasciende todos sus deseos y sus miedos y su alma se concentra en un único anhelo: llegar a la consciencia absoluta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s