Valor humano y valor económico

“Tanto tienes tanto vales, principio de la actual filosofia” dice una canción popular colombiana. Medir el valor humano por la riqueza material es una  terrible aberración.

El valor humano es algo objetivo y se mide por el nivel de su ser.  Ni siquiera por las virtudes o cualidades que tiene. Estas son resultado del nivel de ser.

El valor económico de un ser humano es lo que puede comprar con su dinero y lo que vale su trabajo dependiendo de que lo necesiten los que compran trabajo y de la cantidad de personas que pueden ofrecerle a los patrones un trabajo de la misma o superior calidad. Esa es la cruda realidad, lo demás son fantasías y deseos.

Como se ha dicho en otras entradas la necesidad del trabajo humano y la cantidad de puestos de trabajo que se ofrecen ha venido descendiendo porque hay maquinas que lo reemplazan y por que cada vez hay menos compradores de trabajo por la concentración de la riqueza y de la capacidad productiva en muy pocas manos.  Ademas con la globalización los puestos de trabajo aparecen en países de salarios relativos mas bajos y con mayor explotación de la mano de obra. Es paradójico por no decir chistoso, que un país que se dice socialista como China sea el lugar en donde se explota más a los trabajadores y se convirtió en el lugar preferido por las grandes empresas multinacionales para realizar aquellos procesos productivos donde se pagan salarios relativos inferiores al resto del mundo. Para la ciencia económica eso se llama capacidad competitiva que necesitan las empresas para vender ofreciendo precios al alcance de los consumidores.

El valor humano tiene características diferentes al valor económico con esta excepción: es muy escaso tanto que se ha venido a decir que solo uno en un millón lo posee. El valor humano es útil para el que lo tiene y el que lo ha logrado puede enseñarle a otros que están a punto de obtenerlo pero solo  puede adquirirse después de un largo y muy dífícil trabajo sobre si mismo que se prolonga en muchas encarnaciones y a veces disminuye o se estanca en una vida para retomarse en otra. El valor humano es como el “cariño verdadero que ni se compra ni se vende” y como prosigue la canción: “no hay en el mundo dinero” para comprar el valor humano.

Con mucha razón Cristo dijo: “Es mas fácil que un camello paso por el ojo de una aguja a que un rico alcance el Reino de los Cielos”. El reino de los Cielos esta reservado a los que han construido un alma como resultado de su trabajo interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s