En la entrada anterior me ocupe de responder la primera cuestión que había surgido tan pronto verifique la realidad de mis vidas anteriores y de la reencarnación: Como explicar el mal? . Quedo pendiente la segunda inquietud:  existe o no el Karma? Si existe, a quienes y cuando se aplica?

La idea moral del Karma pertenece a lo mas profundo del pensamiento religioso de la India y su concepción se remonta a épocas anteriores a la aparición del Budismo. Parece que nació con la percepción del Renacimiento.

En el remoto pasado, los que eran conscientes de la reencarnación y de lo que pasaba en el intervalo entre una vida y otra produjeron la ideología religiosa del  Karma.

La palabra Karma se descompone  en dos palabras del Sánscrito: Ka que significa deseo y Arma que se traduce como obra, construcción o producto.  Es decir la obra o el producto del deseo.  Como  puede deducirse  nuestras vidas futuras son el resultado de nuestros deseos presentes antes de encarnar.  Esa es la piedra fundamental de la elección de los padres y la familia en la cual se decide nacer en forma física.

Parafraseando un poco a  Freud, hay dos principios  esenciales para proyectar nuestras nuevas vidas : el principio del deseo y el de realidad  entendido este  último como la realidad física y sutil en el momento en que se decidle renacer. Es conveniente aclarar que dentro del deseo se considera el miedo como un deseo negativo o no-deseo.

Despues de morir desaparecen todos los miedos que experimentamos en la vida que acaba de pasar por dos razones: una que se basaban en el miedo a morir  y volver a la nada y otra que no hay ningún infierno ni el cuerpo astral que sobrevive  puede ser torturado o dañado y esta listo para reencarnar, si quiere,  en diferentes cuerpos que son apenas vehículos de carne y hueso.  Esta es la realidad objetiva.

Despues de la muerte física nos encontramos en un mundo mediocre, caótico y aburrido donde estamos a merced de nuestros deseos y hemos verificado la mentira de aquello en que creímos.  Si creímos que no había más vida que la física, nos hallamos en la vida astral, si creímos en el cielo o paraíso y en el infierno de las ideologías religiosas constatamos que no existen ni el uno ni el otro.

Al comprobar estas realidades algunos cuerpos astrales inventaron el Karma y le atribuyeron a Dios procesos judiciales  y sentencias de premios y castigos, no en el intervalo entre las vidas, sino en las encarnaciones futuras.  Así nacieron la justicia y la moral karmicas.  Además se imaginaron un cierto aspecto pedagógico de los castigos karmicos para impedir que se repitieran los “pecados” o acciones negativas que habían producido la condena.

A pesar de este escenario inesperado,  vale la pena preguntar si es posible un proyecto prenatal de vida  que vendría a ser una especie de Karma consciente evolutivo en donde el ser humano transite la senda verdadera de la creación o construcción de su alma para llegar a niveles superiores de ser y de consciencia.  La respuesta es positiva y quien ha encontrado la puerta o la entrada a este camino  en el mundo astral o en el físico, es ayudado por aquellos que  lo han recorrido. Este es el verdadero sentido del hombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s