La foto de la portada muestra el nacimiento  del alma como el producto final del sexo sagrado que es el tema de este ensayo

El sexo tiene un aspecto oculto y sagrado y un aspecto ordinario y abierto.  En otra entrada , muy visitada, se plantea la función del  sexo en el despertar espiritual.  En esta se quiere tratar en forma más profunda este tema y relacionarlo con el choque consciente. En la entrada a que nos referimos antes se afirma que es posible mediante el centro sexual tener dos tipos de hijos. El primer tipo es consecuencia del uso ordinario que permite concebir hijos carnales mediante el acto sexual que es el choque automático entre fa 96 y mi 192 para  producir una octava independiente externa. El segundo uso de la función sexual es el desarrollo  de los centros superiores y la concepción y crecimiento del alma, mediante el choque consciente entre la parte espiritual del cuerpo astral, representada por los centros superiores, y el  centro sexual que es el núcleo y parte de mayor nivel del cuerpo astral.  Es un choque que se realiza entre la 24 (centro emocional superior) y sol 48 (centro sexual) , con el apoyo e intervención de si 12 ( centro mental superior) que aporta la conciencia objetiva de sí mismo.

Este choque se ejecuta en ” el punto de libertad” donde el hombre decide si quiere reproducirse o repetirse o si quiere evolucionar mediante la gestación de su alma como una hija espiritual para que le ayude a continuar el camino de retorno al Absoluto.

Esta entrada  no tiene nada que ver con las técnicas del Tantra Yoga para retener el semen  y desapegarse del deseo y del placer del orgasmo, ni con las técnicas de los  movimientos gnósticos. El autor cree que estas técnicas no conducen a los objetivos  del desarrollo espiritual sino a prolongar y aumentar el placer sexual sin que se obtenga el nivel deseado de la conciencia objetiva de si mismo y de todo lo exterior  ni el desarrollo de los centros superiores y del alma.

En este choque consciente  el factor  positivo  o “Ánodo”, es un trabajo supraconsciente del Espíritu que es apoyado por el trabajo consciente y el sufrimiento intencional, primero por el recuerdo de sí y la no identificación con las emociones negativas y luego con la identificación con los actos de consciencia objetiva de sí mismo, con la fe consciente, con el amor consciente  y con la esperanza consciente.  En esta etapa debe usarse la respiración consciente como medio y como fin. El centro sexual y la función sexual actúan como “cátodo”o polo negativo  porque supeditan todo sus deseos al anhelo de auto perfección y cuando se necesita usan la castidad para aumentar los hidrógenos sutiles que son un alimento  de los centros superiores y del embrión del alma para ciertos tipos  de seres humanos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s