Porque prohibir los alucinógenos ?

Publicado: septiembre 7, 2019 en cosmovisión

Creo que no hay. ninguna razón válida para prohibir las drogas alucinógenas. Si son un veneno de efectos lentos, las personas pueden regular su dosis. Si producen locura es porque se piensa que las imágenes y las sensaciones que se experimentan no son reales y ello se debe a que no se reconoce la realidad sutil o se confunde alucinación con imaginación. La misma palabra “alucinógeno” significa lo que causa alucinación.

Gurdjieff planteaba que el uso de estas substancias en una escuela esotérica podría poner a los alumnos en un nivel de consciencia que sólo lograrían después de un largo trabajo sobre sí mismos, con la ventaja de que por unos momentos perciben y, pueden recordar después, adónde puede llevarlos el trabajo. Todo lo anterior indica que su uso debe ser sometido a la supervisión de maestros espirituales que prevén y controlan resultados indeseables e inconvenientes.

Otra razón es que producen adicción. Pero hay muchas adicciones estimuladas por razones comerciales de la sociedad de consumo que mantienen la necesidad de comprar otros artículos y servicios. Sin embargo los que quieran, son responsables y libres de enfrentar ese problema personal.

Desde hace mucho tiempo las ideologías religiosas y los científicos, se han tomado la atribución de disponer que es real o irreal con relación a lo que no se puede percibir por los sentidos y lo han convertido en dogmas.

La razón de la prohibición de los alucinógenos hay que buscarla en el apetito por lo prohibido que además del placer de consumirlo provoca adicción. Estos factores producen grandes aumentos en la demanda que, cuando se controla la oferta, incrementan las ganancias y las tasas de beneficios. Son entonces las mafias de la droga los principales interesados en la prohibición y los que la han promovido. Por otra parte a estos monopolios, no les gusta las competencia porque puede bajar los precios y por eso utilizan el aparato represivo de los gobiernos para disminuir la oferta de sus competidores.

En las campañas contra la producción y distribución de los alucinógenos los militares y policías terminan siendo idiotas útiles al servicio de la mafias que controlan este mercado.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.