Archivos de la categoría ‘cosmovisión’


Pertenezco a una generación que leyó “El retorno de los brujos” de Luis Pauwels y Jaques Bergier con un fervor místico y revolucionario a la vez. Vivíamos una herencia muy difícil que parecía llevarnos a un callejón sin salida. El mundo acababa de vivir una guerra en donde se habían usado bombas atómicas y por primera vez aparecía el fantasma de la destrucción total de la humanidad y la muerte de una civilización. Desde el fondo de ese pesimismo surgía alguien que nos enseñaba la esperanza en el progreso y lo cerca que estábamos del gran salto de la especie. No sólo conquistaríamos el universo exterior sino el interno.  Estábamos al borde de un cambio de estado de consciencia que surgiría como los efectos de la gran obra de los alquimistas.

Los autores exploraron nuestro remoto pasado para describir nuestro futuro. Por primera vez percibimos con ellos la existencia de civilizaciones anteriores de igual o superior desarrollo científico y tecnológico que podrían haber desaparecido por un mal uso de la energía atómica.  Aparecía una misteriosa sincronía entre el conocimiento antiguo y el saber de frontera. Muchos de los problemas no resueltos por la ciencia de los años 60 del siglo pasado parecían tener rutas nuevas de solución al examinar el conocimiento de nuestros antepasados remotos.

Sin embargo cuando nos trasladamos al día de hoy vemos que este optimismo no era tan justificado como les parecía a los autores.  Las ciencias básicas como la física y la biología no han tenido avances como lo imaginaron Pauwels y Bergier.  La genética no ha transformado a la sociedad ni al hombre. Se avanza muy lentamente en la prevención y curación de las enfermedades mortales e incluso apareció el SIDA como una nueva dolencia contagiosa sin remedio conocido.  No se ha podido contraer el tiempo ni el espacio como proponía Einstein y no hemos inventado algún vehículo que se mueva a la velocidad de la luz que es la más pequeña y significativa para los viajes intergalacticos.

Con relación a los avances para una súper humanidad dotada de un nivel superior de consciencia prácticamente estamos igual.  Seguimos dormidos con respecto a lo que en este libro se llama “el estado de alerta”.  En el libro se afirmaba que nuestro sueño se debe a que usamos apenas el 10 % de. Las capacidades de nuestro cerebro y en el remoto pasado se había descubierto la forma de poner en funcionamiento ese 90%. La fórmula para esa transformación se había conservado por la tradición oculta de los alquimistas. Gustavo Meyrinck la llamó ” La ciencia oculta de la vela”.  Pero hasta el día de hoy esta tecnología que nos despertaría no es conocida o se mantiene inédita y secreta por un grupo privilegiado de seres desconocidos.

A pesar de lo anterior siento una gran admiración por este libro y esta entrada es un homenaje a la pasión con la que fue escrito que llevo a esos autores a buscar puertas  al conocimiento por más fantásticas o clandestinas que fueran. Hoy sentimos la ausencia de esos  aventureros salvajes del saber capaces de explorar más allá de todas  las ideologías y paradigmas admitidos

Anuncios

Moral y Evolución  Espiritual 

Publicado: junio 23, 2017 en cosmovisión


Un  tema importante en la vida humana es la correlación entre la o las morales y la evolución espiritual. Para tratarlo debemos saber cómo se han originado las nomas morales y que es la evolución espiritual. 

Las normas morales nacieron como fruto de la imaginación de una casta sacerdotal que quería dominar al ser humano por el miedo y convertirse en jueces que premian o castigan según sean o no obedecidos. Algunas de ellas representan una convivencia  conveniente para todos los miembros de un grupo social,  otras se refieren a la vida sexual  y son variables según la religión, el lugar y la época en que se crearon. 

La palabra moral se relaciona con la palabra latina “mores” que significa costumbres, una persona moral se comporta de acuerdo con lo acostumbrado. Sin embargo como la moral consta de prohibiciones podría decirse que el inmoral es el que actúa en forma desacostumbrada. Por otro lado las normas morales tienen características que trascienden las costumbres de un determinado lugar o tiempo. 

En el interior del hombre la moral ocupa un  lugar de lo que Freud llama “Súper Ego”: Aquella parte de la consciencia donde están las órdenes que recibimos de nuestros padres, nuestros maestros,  los sacerdotes de la religión donde fuimos adoctrinados y todas aquellas personas que tuvieron alguna autoridad sobre nosotros. Nos dijeron que si violábamos esas normas seriamos castigados con el fuego eterno del infierno o seriamos condenados con reencarnaciónes miserables y dolorosas en lo que se llama un karma negativo. 

La evolución espiritual  considera que el hombre con su propio trabajo interior puede perfeccionar su nivel de ser ascendiendo a niveles superiores de consciencia. Las leyes morales pueden ser consejos para la evolución espiritual en cuanto prohíben todo aquello que resulta de las emociones inferiores y negativas, pero su valor termina ahí. Por otra parte su autoridad descansa sobre el miedo a la condenación y el castigo que significa  otra emoción muy negativa sin mencionar el sentimiento de culpa. 

La evolución espiritual es un proceso que puede abarcar varias vidas con avances y retrocesos.  La moral supuestamente tiene consecuencias al final de la vida y con excepción de las morales karmicas no es aplicable a vidas futuras en cuerpo físico. Realmente no debiéramos  preocuparnos de premios ni castigos ni después de la muerte ni en vidas futuras sino hacer lo necesarío para nuestra propia evolución espiritual y nada más. 


Una de las formas más importantes del choque consciente es la  comprensión de las verdades relacionadas con las leyes generales de tres y de siete.

En el choque consciente se asimilan o digieren las substancias sutiles espirituales que nos permiten desarrollar los centros superiores emocional y mental primero y el alma después.

El choque consciente puede darse en el cuerpo astral desencarnado o  en este cuerpo incluido en el cuerpo físico. En el primer caso, se realiza exclusivamente por las emociones conscientes y la comprensión de las verdades relativas a las leyes cósmicas.  En el segundo caso puede ser fuertemente apoyado por la respiración consciente.

No todos los datos ciertos y reales tienen el poder de convertirse en sustancias que contribuyen a la construcción y crecimiento del alma considerada como un ser espiritual independiente. Los que tienen ese poder son las certezas derivadas de la comprensión de las leyes fundamentales.

Las verdades básicas tiene un grado mayor de sutileza y un peso muy leve y por ello su percepción y comprensión se realiza en los niveles objetivos de consciencia.

La llamada consciencia de “vigilia” tiene la capacidad de percibir la realidad física pero no la realidad sutil. Las verdades que puede percibir pertenecen a ese nivel de la realidad y  son muy dispersas y  referentes a múltiples objetos.

Por lo anterior es imposible percibir con la consciencia ordinaria la realidad astral y mucho menos la espiritual.  Por las mismas razones no se comprenden las verdades relativas al principio de unidad en la diversidad  y las estructuras que descienden del Absoluto y en las cuales actúa el principio de relatividad.

Una pregunta cómo la del título de esta entrada ha estado siempre consciente o inconscientemente a lo largo de mi vida.

Desde qué nacemos nuestros padres, los sacerdotes y los maestros nos indican que somos ignorantes y que el conocimiento nos permitirá muchas cosas.

Más adelante nos llenan de órdenes y nos indican que debemos hacer. Nos muestran cuales son las consecuencias de portarnos mal según lo que ellos han inventado que es el mal o de creer algo diferente a lo que nos enseñan.

El sufrimiento es un castigo y el placer es un premio por violar u obedecer las ordenes recibidas.

Como si fuera poco nos dicen que tendremos mala suerte si nos portamos mal y buena si nos ajustamos a los modelos de perfección y de moral. Un doble castigo aquí en la tierra primero y en el infierno después.

Luego nos llenan la cabeza de datos, frecuentemente inútiles y de una visión del mundo inventada y no verificada. Es el reinado de las ideologías que constituyen la mayoría del contenido de la Educacion.

Las ideologías religiosas, políticas y económicas son conjuntos de ideas que los poderosos han inventado para que los trabajadores y los pobres sean consolados de su opresión, explotación y escasez.

La mayor parte de los seres humanos nacen pobres o son hijos de trabajadores de salarios bajos o de desempleados. Ellos creen que sí logran educación van a salir de estas condiciones, pero eso es fuente de inagotables frustraciones.

La Educacion Superior no cambia ese destino porque  está dirigida a satisfacer las necesidades de las empresas y los  patronos y  depende de lo que valorice el trabajo como mercancía cuando el alumno termine su proceso académico. Si hay muchos egresados que saben lo mismo y pocos puestos de trabajo, los salarios de los postgraduados, de los  profesionales, tecnólogos y técnicos  no se van a diferenciar mucho del salario mínimo del que no ha estudiado.  Además con la llegada de la inteligencia artificial al mercado, tanto el  trabajo manual como mental del hombre ha dejado de necesitarse en muchos procesos productivos.

Queda todavía campo de trabajo para grupos muy pequeños y selectos de profesionales independientes y creativos que pueden inventar nuevos medios de producción o trabajan como artistas; pero eso no resuelve el futuro del valor del trabajo  para la inmensa mayoría.

El saber que se recomienda aquí da un sentido individual e interior a la vida, no contiene ideología ni está destinado a venderse en un futuro mercado de trabajo. Es como el cariño verdadero que ni se compra ni se vende.

Este saber está destinado a utilizarse en la evolución del ser humano para que sea consciente y mejore sus cuerpos sutiles hasta llegar a crear un ser espiritual independiente llamado alma.

Este saber se fundamenta en comprender las leyes que rigen la creación y la evolución de todo lo existente: la ley de tres y la ley de siete simbolizadas en el sagrado Eneagrama , sobre las cuales se ha venido tratando en otras entradas. Por ello Gurdjieff dice: “saber es saberlo todo. No saberlo todo es no saber. Pero para saberlo todo es necesario saber muy poco”. Es todo lo contrario de lo que dice Sócrates: “sólo sé que nada sé”

Fidel,  el último creyente

Publicado: noviembre 26, 2016 en cosmovisión

image

Sobrevivió a la revolución rusa, a la revolución china,  a 683 intentos de matarlo. A pesar de todo, luchó en forma quijotesca por la ideología marxista que daba sentido a su vida.

Fidel Castro murió demasiado tarde.  Hubiera sido mejor que hubiera muerto antes de soportar el fracaso de lo que más amaba y de lo que creía. Seguramente hubiera pasado a la historia como los otros grandes revolucionarios: Lenin y Mao.

En esta entrada lo presento como el ultimo creyente porque el marxismo-leninismo que definió lo que era una ideología terminó convirtiéndose en una de ellas y tuvo en Fidel uno de sus más más devotos fieles.  Cuando muy pocas personas creían en la revolución socialista mundial  él seguía viéndola como el destino inexorable del hombre. 

Porque pertenezco a una generación de latinoamericanos que vimos en el la esperanza de una redención definitiva de la pobreza y la explotación no puedo sentir ni odio ni desprecio por Fidel. Todos los que lo acompañamos en su sueño revolucionario nos decepcionamos por la tremenda realidad económica que nos despertó de ese mito ideológico.

La muerte de Fidel trae  a la memoria muchos recuerdos amargos y dulces pero que pertenecen  a un pasado irreversible que  nos interroga sobre temas  fundamentales del argumento de nuestra vida y ante todo acerca del nivel de consciencia que tuvimos cuando nosotros también creímos en esta ideología que  consideramos como el verdadero significado de la historia.

Paz en la tumba del último creyente.

 

IMG_0025

Esta entrada trata un tema supremamente importante: cómo es la percepción de la realidad por el cuerpo astral y el cuerpo espiritual en los diferentes niveles de consciencia.

En los niveles subjetivos y pasivos de consciencia, el sueño y la vigilia la sensación de realidad y la certeza se hallan mezcladas  con la imaginación. En la vigilia se percibe la realidad física en forma objetiva. En el sueño puede afirmarse que no se percibe la realidad física y que en general se percibe un mundo imaginario, resultado de la capacidad inventiva de la mente.  En lo relativo al mundo interior de emociones, sensaciones y pensamientos nuestra percepción en el nivel de vigilia está contaminada por nuestra imaginación puesta al servicio de nuestros deseos y nuestros miedos que pueden actuar en forma consciente o inconsciente.

Los niveles activos y objetivos de consciencia tienen siempre la presencia de hidrógenos espirituales que van desde h48 hasta h3. La consciencia de sí objetiva, donde puede percibirse el propio cuerpo astral opera con h12 y la consciencia objetiva general donde puedes percibirse toda la realidad sutil astral opera con h6.

La certeza y la sensación de realidad tienen un sabor distinto de acuerdo al objeto que se percibe. Si es un objeto físico es diferente y es sentida en la consciencia de vigilia. Si es un ser astral esa certeza y esa sensación de realidad objetiva es percibida por el cuerpo espiritual independiente llamado Alma o por la parte espiritual del cuerpo astral llamada centro mental superior en el caso del propio cuerpo astral.

Un factor muy importante a considerar para distinguir los niveles de consciencia es la respiración consciente. Cuando permanece la percepción de la respiración junto con la percepción del  objeto o ser astral se puede estar seguro que nuestro nivel de consciencia es objetivo: consciencia de sí o consciencia externa

El trabajo sobre sí mismo realizado con perseverancia va desplazando poco a poco el centro de gravedad del ser: primero de la personalidad a la esencia y luego hacia los centros superiores. Aquí opera el impulso sagrado de auto perfección y el apoyo dado por el espíritu al centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.  Esta corrida del centro de gravedad produce las sensaciones de certeza y de realidad objetivas del mundo astral y del mundo espiritual.

Es necesario enfatizar en la existencia de una masa crítica de hidrógenos superiores o espirituales para producir esas certezas o sensaciones de la realidad sutil.  O sea por ejemplo,  que sino se ha asimilado cierta cantidad mínima de h12, no se produce el nivel de consciencia objetiva de sí mismo y la sensación de realidad y certeza del propio cuerpo astral que corresponde a dicho nivel.  Como el agua que no hierve a temperaturas inferiores a los 100 grados centígrados. El objetivo general del trabajo sobre sí mismo es asimilar esa cantidad crítica de sustancias sutiles para producir los niveles superiores de ser y de consciencia. Esa es la evolución humana

Desde hace tiempo quería escribir esta entrada para dejar clara mi posición acerca del Cuarto Camino y mi particular forma de verlo.

En otras entradas he planteado mis discrepancias con la enseñanza de Gurdjieff y con lo que quedó de ella y este artículo es un resumen de ellas y una interpretación nueva nacida de mi comprensión madurada en 43 años. A  continuación pasó un apretado resumen de  mis diferencias presentando lo fundamental

  • No creo en la existencia de más de un choque consciente. Creo en dos choques únicamente : uno consciente y otro inconsciente  o mecánico. Al choque consciente se le podría llamar choque espiritual porque es la actividad del cuerpo espiritual sobre el cuerpo astral. Al choque inconsciente o subjetivo se lo puede llamar choque astral y representa la actuación del cuerpo astral sobre el  cuerpo físico.
  • Creo que la numeración del eneagrama debe cambiarse. Si representa el número uno y re el 8.  Ello vuelve inversa la relación entre el  espíritu y el cuerpo físico en la octava evolutiva.   Es decir que la evolución humana es un proceso que depende del choque o interacción del espíritu sobre el cuerpo astral realizada por los choques conscientes sucesivos hasta crear el Alma.
  • Creo en la reencarnación en cuerpo físico  como un proceso evolutivo que puede ser más o menos largo  según sea la frecuencia e intensidad de  los choques conscientes o espirituales sobre el cuerpo astral en cada vida física.  Si se alcanza a crear un alma ya no se renace en el  mundo físico sino en las regiones superiores del mundo astral o en el cosmos espiritual.
  • Por razones desconocidas, Gurdjieff no presentó la información que tenía y contó con discípulos  que tenían poca capacidad crítica para aclarar o sugerir soluciones a las contradicciones de sus enseñanzas.
  • Como consecuencia de lo anterior,  el cuarto camino se volvió una vía meramente psicológica donde no se conoce ni se comprende la operación de la realidad sutil y de los mundos astral y espiritual sobre el ser humano. Todo se halla incluido en un burdo materialismo físico.

En mi cuarto camino se asciende en el nivel de ser y de consciencia mediante la práctica del choque consciente  que comprende la respiración consciente,  la identificación con las emociones superiores y la no identificación con las negativas, el recuerdo y la observación de si mismo y la comprensión de las leyes de tres y de siete en el sagrado eneagrama. La práctica de lo anterior va fortaleciendo los centros emocional y mental  superiores hasta llegar al punto crítico de la creación del Alma.

He aceptado el nombre del cuarto camino  para la senda espiritual propuesta por las enseñanzas de Gurdjieff aunque opino que debe añadirse que esa propuesta se realiza en la realidad sutil y más concretamente en el cuerpo astral con el apoyo de la parte espiritual presente en los centros superiores mental y emocional y la intervención específica del centro sexual.

Lo anterior es mi versión personal de lo que yo creo que es el Cuarto Camino y que no coincide en varios aspectos con la presentación oficial y la práctica ordinaria de esta vía espiritual.