Archivos de la categoría ‘Economía en el socialismo’

Derrumbe del socialismo

El modo de producción socialista a la hora de llevarlo a la realidad ha presentado experiencias buenas como China. También ha presentado fracasos o gestiones mediocres como Cuba y en general los países de la anterior “cortina de hierro”: tales como Rusia, Polonia, Bulgaria, Rumania, Hungría, Checoslovaquia y Alemania del Este y el peor de todos: Venezuela.

El autor fue durante 30 años un admirador del socialismo y de la Revolución Cubana pero después de medio siglo ya no puede ignorar ni ser condescendiente con su fracaso que desalienta cualquier argumento basado en que la construcción del socialismo es un proceso muy largo que puede llevar más de una generación. No se notan avances en la ejecución del proyecto socialista y algunos en broma dicen que lleva quinientos años. Ante ese escepticismo y el fracaso de la revolución rusa se derrumbaron los países “satélites” de la antigua Unión Soviética que terminaron por creer que era un costo exagerado en libertad y escasez continuar en el ese sistema productivo.

Se presenta aquí una contradicción entre la ideología y la realidad del socialismo. Creíamos que las situaciones económicas duras eran transitorias y resultado de la necesidad de ahorrar para invertir después en satisfacer las necesidades sociales. Después descubrimos que los ahorros eran a veces inferiores a lo que se pensaba y lo que es peor, terminaban enriqueciendo a una minoría dirigente del partido comunista o socialista.

Como ejemplo de fracaso y de enriquecimiento ilícito de un grupo dirigente es demasiado claro el caso de Venezuela. En lugar de satisfacer las necesidades básicas, la dirigencia del partido socialista se ha dedicado a explotar en beneficio propio los medios de producción y produce cada vez una mayor escasez que mantiene la inflación más grande del mundo. Nadie podría decir que ese es un país con un modo socialista de producción de acuerdo al ideal que nos presentaron de “a cada quien según su trabajo y a cada quien según sus necesidades”