Archivos de la categoría ‘Crisis Economica’

20130514-025906-a.m..jpg

En una entrada mía sobre este tema, relacionada con la crisis española identifique todas las funestas e inútiles medidas económicas recomendadas por los responsables de la política monetaria europea para “rescatar” lis países que entran en déficit de la balanza de pagos y escasez de  euros para sus compras y transacciones locales.

Para los no economistas un déficit de la balanza de pagos se presenta cuando no hay medios de pago internacionales para llas compras o importaciones, para el pago de la deuda y para cualquier transacción con el resto del mundo.

El factor anterior se agrava en aquellos países que no tienen moneda propia sino que usan una moneda externa  como el euro o el dólar para sus transacciones internas.  En esos casos no hay dinero ni para comprar las mercancías y servicios producidos internamente, ni para pagar los costos de producirlas.

El caso de Grecia puede ser un ejemplo típico.  Esta falta de moneda para todas las transacciones conduce al país a depender de los que la producen o se enfrenta a una parálisis económica total.

Abusando de ese poder, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y el Presidente de la Comisión Económica Europea imponen condiciones para darles los euros que se vuelven un auténtico suicidio económico o “austericidio” Como lo llamo un periodista español

Esas condiciones comprenden la rebaja de impuestos y la disminución del gasto del estado recortando los servicios públicos, las pensiones, los sueldos públicos, los subsidios a los desocupados y el aumento del desempleo en el sector estatal por la supresión o fusión de los puestos de trabajo.

Las medidas recomendadas no sólo no han resuelto el problema en otros países sino que lo han agravado porque parten de una lógica errada: aumentar las ganancias de los patrones para que ellos aumenten el empleo  y compensen el desempleo y la pérdida de ingresos de los empleados públicos  y por otro lado pueda el gobierno pagar lo que le prestan para salvar a los Bancos y evitar la escasez de euros.

Los griegos son muy conscientes del fracaso de esa política económica en otros países y en el propio  y el referendo que convocaron termino por darle un mandato y un voto de confianza al primer ministro para que no acepte esas fatales condiciones

En mi concepto Grecia debe analizar cuidadosamente los recursos de exportación e inversión extranjera neta que tiene para recuperar sus ingresos de medios de pago y establecer algo muy poco ortodoxo como el control de cambios y la intervención estatal en las importaciones para dirigirlas a  las actividades económicas prioritarias y a las empresas locales que puedan sustituir importaciones en condiciones de costos y calidad competitivas   La salida de la eurozona puede o no ser necesaria,  después de analizar el efecto que tendrían las políticas antes mencionadas.

Argentina cayó en una situación parecida en el 2000 y se recuperó con el control de cambios  y con la dirección de los recursos  escasos de moneda internacional a los sectores exportadores y productores de ingresos externos  logrando un crecer a tasas superiores al 7% anual durante 10 años

20130514-025906-a.m..jpg

Los remedios recomendados contra la crisis económica han sido inocuos o incluso inconvenientes porque se basan en dos presupuestos equivocados:

  • Las ganancias privadas son el único estímulo para la inversión.
  • Solo la inversión privada aumenta el empleo.

Empecemos por el primer supuesto. Es falso en el sentido de que el Estado puede invertir sus ingresos en diferentes obras y otras inversiones físicas y por lo tanto los empresarios privados no son los únicos que pueden aumentar la capacidad productiva.

El segundo supuesto también es falso por las mismas razones del primero. El Estado deliberadamente puede invertir y crear empleo.

Recientemente ha surgido la versión de que las ayudas para superar la crisis eran una cortina de humo para dirigir dinero hacia los bancos que se encontraban en malas condiciones financieras y estas políticas se dirigían a salvar a esas instituciones con el dinero de los gobiernos.

Para garantizar el pago de los créditos se le exigían a los gobiernos recortes del gasto en servicios públicos y en subsidios y se les prometía que así el sector privado podría crear empleo porque sus ganancias no eran disminuidas con impuestos para tener que pagar el “Rescate”.

Si es cierta esta historia, tenemos un fraude neoliberal que sólo sirvió para pagar las pérdidas de los Bancos y nada más.

Las ganancias del sector privado pueden ser un incentivo para crear empleo pero dependen de que lo que se produzca se venda y ello a su vez depende de la forma como se gastan los ingresos del proceso productivo anterior. Si dichos ingresos se gastan en bienes importados  con costos y precios muy inferiores a los de la industria local, las mercancías y servicios nacionales no se venden y ello disminuye o acaba con las ganancias y produce desempleo. Si esos ingresos se gastan en economizar el trabajo humano, comprando medios de producción que lo reemplazan, esto también aumenta el desempleo y los ingresos que pueden gastarse en bienes y servicios locales. Por lo tanto no es efectivo disminuir los impuestos a los patronos para que ofrezcan puestos de trabajo si por el lado de la demanda no se dan las condiciones para que se mantengan o crezcan las ganancias.

Ademas si no se mantiene o crece el poder de compra externo con exportaciones nacionales es imposible pagar la deuda externa e importar lo que no se produce internamente.  Ademas al caer las ganancias locales por exportaciones producen desempleo, sino son sustituidas por el crecimiento de ventas internas.

Las razones anteriores son suficientes para explicar el fracaso de las políticas basadas en proteger las ganancias de los patronos para superar la crisis a costa de sacrificar los servicios públicos esenciales y el empleo en el gobierno.

El video que acompaña a esta entrada  presenta un análisis interesante de cuando apareció  la crisis en el 2008 en Estados Unidos y sus efectos en Europa. David Harvey es un pensador de la escuela Marxista y es una verdadera lección de Economía la que expone al final del video cuando muestra como opera en general el sistema capitalista.

Al abordar el tema Harvey presenta las diferentes formas de explicar la crisis. La que atribuye a la debilidad de la naturaleza humana. tan obsesionada por la codicia y por enriquecerse rápido especulando en la Bolsa. La que explica la crisis por fallas en las instituciones financieras que que no fueron controladas  en su momento y deben ser reglamentadas. La que la considera como resultado del apego a una teoría  Económica equivocada de la mano invisible de las fuerzas del mercado para prevenir la crisis sostenida por Hayek. Para remediarlo se debe resucitar a Keynes o tomar en serio a Hyman Mynsky cuando habla de la inestabilidad inherente a las instituciones financieras. Esta la que culpa a factores culturales propios del mundo anglo sajón y de Estados Unidos como sería una cierta sobre valoración del hecho de ser propietario de la casa o apartamento donde  se vive. Esto último se relaciona con las deducciones al impuesto sobre la renta  de intereses y de cuotas de los créditos hipotecarios. Se pensaba que los que tenían la responsabilidad de pagar sus casas no se atreverían a entrar en huelgas, por miedo a que los desalojaran. El último factor  causal serian las fallas de política que obligaban al sector financiero a cumplir con normas y regulaciones que  los llevarían al colapso.

Según Harvey  todos esos enfoques aportan algo de verdad  para entender la crisis, pero el observador especializado  debe ir mas allá y preguntarse que otro tipo de análisis plausible puede hacerse sobre este fenómeno. No es difícil  encontrar la respuesta: Debe verse todo desde una perspectiva marxista. Harvey se encamino hacia esa explicación por la pregunta que dirigió la Reina de Inglaterra a unos profesores de la London School of Economics y al Director del Banco de Inglaterra: Porque ustedes no previeron esta crisis? aunque no lo dijo con esas palabras su sentido era ese.  Los interrogados se dedicaron a buscar las posibles formas de contestar y coincidieron en decir que aunque se habían hecho muchos estudios  profundos todos tenían una debilidad: No incluyeron el riesgo sistémico. !! Que?!!!, Exclamo  la Reina y siguieron hablando de otros temas.

Harvey plantea su tesis de que los factores que produjeron la crisis del 2008 se derivan de los factores con los cuales se resolvió la de 1970: Represión salarial y disminución de impuestos y de gastos del gobierno con Ms Tatcher en  Inglaterra y Mr Reagan en Estados Unidos,  Al disminuirse los salarios se cayó la demanda agregada. Para solucionar ese problema el sector financiero endeudo a las personas dándoles tarjetas de crédito y créditos hipotecarios. ello precipitaría el colapso del sistema  porque los endeudados asalariados no pudieron pagar sus deudas y los Bancos empezaron a perder dinero y a quebrar en el 2008. Sin embargo ya en 1985 se empezaron a realizar otros movimientos que servían de causas para la crisis de 2008. Ellos eran el enriquecimiento del sector financiero en EU a expensas de el deterioro de la deuda y la venta de esta deuda hipotecaria (activos “toxicos”) a los bancos europeos y el traslado a China  e India de muchos procesos productivos. de las grandes empresas norteamericanas.

En estas condiciones: deterioro de las empresas que no entraron en estos procesos y enriquecimiento del sector financiero en actividades especulativas y no productivas, empieza a gestarse, Según Harvey,  una crisis de acumulación que estallaría en el 2008.

Mi opinión sobre el análisis marxista de Harvey es que su forma de abordar el tema de la crisis es muy lucida y profunda aunque oculta la influencia del desempleo  tecnológico y el que se origino como consecuencia del traslado de procesos productivos a China e India como los grandes detonadores de la crisis primero en EU y luego en Europa. Claro que dentro de un enfoque Marxista estos fenómenos forman parte del escenario normal del capitalismo.

 

Perspectivas de la Educ Superior

Nos educaron en el mito de que el conocimiento era la panacea a todos los males de la humanidad. Nuestro sueño mas querido  ha sido y es  la gran liberación de la ignorancia. Es cierta aquella frase de Cristo: “La verdad os hará libres”

El objetivo fundamental de la educación es adquirir comida sutil y abstracta para alimentar el cerebro y la mente con información y procedimientos que luego nos permitan vender nuestro trabajo mas caro

Algunos conocimientos son  mercancías, otros no. Interesa saber cual categoría  puede considerarse como mercancía.

Por mercancía en general se entiende cualquier objeto o servicio que se compra y se vende en el mercado.

El conocimiento es diferente de acuerdo al uso que puede hacerse de él. El conocimiento básico aporta el terreno para construir el conocimiento aplicado que puede llegar a ser una mercancía muy valiosa. El conocimiento significa una información verídica, verificable y utilizable de varias maneras. No obstante no toda la información es conocimiento porque puede ser apenas un paquete de datos falsos que se usan para promover la venta de un bien o servicio y se venden por su poder de manipular y engañar a la gente para que compre sin importar la verdad de su contenido.

El uso más importante del conocimiento es su poder de nutrir y gestar los cuerpos sutiles superiores del hombre, su poder para el proceso evolutivo humano. Pero ese conocimientos, al que puede llamarse sabiduría,  ni se compra ni se vende, y es distribuido en forma gratuita, para el que pueda encontrarlo y hallar un maestro que lo posea y que quiera enseñarlo.

El conocimiento que se considera como mercancía es aplicable a los procesos productivos de las empresas y de los servicios profesionales independientes, aporta valor agregado al trabajo humano y lo vuelve apreciable ante los que compran trabajo. Ese suele ser el conocimiento que reparten las universidades y las instituciones de educación superior técnicas y tecnológicas y el sector no formal de la educación para el trabajo.

Esta clase de mercancía, desafortunadamente se ha vuelto relativamente abundante y afectada por todo aquello que causa el desempleo técnico y tecnológico. Como lo imagino Marx, el trabajo mental acumulado del hombre o trabajo pasado termina por destruir el trabajo presente. Con su trabajo creativo e investigativo, el ser humano, produce nuevos y mejores medios de producción que disminuyen empleos o puestos de trabajo.

El Capitalismo no ha podido resolver ese problema y termina por aumentar el desempleo y frustrar a los jóvenes que buscan su primer empleo y que hoy alcanzan a 300 millones en todo el planeta

En resumen, el conocimiento como mercancía comprada en el proceso educativo formal o no formal se ha venido devaluando porque le agrega cada vez menos valor al trabajo humano que es sustituido por la inteligencia artificial y no se sabe hasta cuando seguirá esta fase descendente de un ciclo que por ahora forma parte de una economía inconsciente.

Hay otro tipo de conocimiento que produce mercancías nuevas que solucionan necesidades del hombre. En esa categoría están los inventos que han producido nuevos medios de información, comunicación y transporte, energías físicas alternativas y nuevos medios de diagnostico para curar enfermedades o reparar el cuerpo físico. Para este tipo de conocimiento hay todavía mucho mercado pero tiene el defecto de mecanizar aún mas el quehacer humano.

Los economistas nos enfrentamos  a cada momento con el reto de discriminar entre aquello que interpretamos en forma objetiva y experimental  y lo que analizamos con los anteojos de la ideología.

Entiendo por ideologia la concepción  del termino en el sentido marxista: Conjunto de conceptos e ideas formuladas por los grupos poderosos para interpretar la realidad de acuerdo a sus intereses.  Este termino puede aplicarse también al propio marxismo, al socialismo, al pensamiento de la clase  obrera y en especial  constituye el fundamento  para actuar de los dirigentes del  Estado de los trabajadores y del partido comunista o socialista. Este es el caso de Venezuela.

La realidad económica en Venezuela presenta fenómenos propios del capitalismo que no existen en Cuba  y no pueden interpretarse con la ideología  marxista, sino con las herramientas de la teoría económica capitalista.  Venezuela tiene un sistema capitalista intervenido por el Estado, pero capitalista al fin y al cabo.

La inflación y la escasez dentro del capitalismo solo pueden enfrentarse en forma eficaz produciendo y/o importando lo escaso para que los precios dejen de subir y empiecen a bajar y cuando eso se realice intervenir el dinero en circulación para que la capacidad de compra del dinero en poder de los compradores refleje la nueva situación de abundancia  relativa de bienes y  servicios.  Eso lo han hecho todos los países que lograron reducir sus tasas de inflación a  menos del 10%

Estos problemas no pueden atacarse con controles de precios drásticos que terminan sacando las mercancías del mercado o las llevan al mercado negro o paralelo con valores exorbitantes. Tampoco sirve meter a la cárcel a los comerciantes, por especuladores, porque pasa lo mismo.

Los asesores cubanos que miran todos esos hechos económicos con los lentes de su ideología recomiendan copiar el sistema de la libreta de racionamiento. Esto es muy costoso políticamente  y seria establecer unas condiciones donde la escasez se sostiene por represión y los precios no revelan el verdadero poder de compra de las mercancías ni del dinero. Ello traería a Venezuela  el fracaso económico de Cuba.

Empezamos este siglo con nostalgias y mitos heredados del anterior. Uno de ellos es el socialismo que nos llevaría a la sociedad ideal comunista.

En esa sociedad terminaría la escasez y todos los derechos fundamentales del hombre a la salud, a la educación y a la satisfacción de las necesidades alimentarias estarían garantizados desde el nacimiento hasta la tumba. Cada cual al llegar a la edad responsable, podría dedicarse a su vocación en el oficio que escogiera. En esas condiciones de abundancia material, los instintos violentos del hombre desaparecerían. El hombre nacido y criado en ese medio, no tendría motivo para desear los bienes materiales ajenos y si los quería podría tenerlos fácilmente. No se daría el robo sino muy esporádicamente. Permanecerían los motivos de celos sentimentales y la envidia a las virtudes de los demás como únicas causas de violencia, pero los delitos contra la propiedad se reducirían drásticamente.

La obtención del poder de compra mediante el trabajo ajeno o explotación terminaría totalmente y quedaría el estímulo de trabajar como el placer de producir y de crear belleza y utilidad para los demás o de investigar y ampliar las fronteras del conocimiento propio en forma indefinida.

Así pensábamos y creíamos los que empeñamos la vida al ideal socialista. Pero no tardo en aparecer la frustración y la decepción. Nada de eso se logró y en lugar de nuestros sueños apareció la pesadilla de un capitalismo de estado totalitario, administrado y usufructuado en forma exclusiva y excluyente por una burocracia que “representa” al partido comunista o socialista.

Ese modo de producción hizo crisis al terminar el siglo pasado primero con la Revolución Rusa y luego en el resto del bloque socialista europeo. China cambió el modelo económico pero permaneció con el sistema político. Ni Cuba, ni Corea del Norte cambiaron y se mantienen con una gran represión.

En América Latina con el Comandante Chavez apareció un imitador del viejo y fracasado socialismo cubano. El comandante llamo a su modelo el Socialismo del siglo XXI. Para darle unas características propias, respetó tres instituciones que son incompatibles con ese sistema: el pluripartidismo político, la propiedad privada de los medios de producción y la libertad de los mercados y los precios, aunque los dos últimos los cambio por un control de precios y de cambios, una mayor intervención estatal y la nacionalización de la industria petrolera. Seguramente él estimo que su carisma y liderazgo, juntó con los altos precios internacionales del petróleo, le darían al partido socialista que el fundó no sólo la capacidad de compra externa e interna, sino el control político de la nación.

Todo marcho de acuerdo a los deseos y concepciones del Comandante que fue reelecto por tres veces consecutivas. Después de morir, aparecieron los grandes problemas que darán al traste con la Revolución Bolivariana: su sucesor no tiene el carisma ni el nivel para enfrentar lo que se ha presentado: fue elegido por una mayoría muy exigua y cuestionada. El país enfrenta un nivel de escasez de artículos de primera necesidad que puede calificarse de real pobreza.

Los ingresos del petróleo han venido gastándose en evitar el colapso económico de la amada e imitada revolución cubana y no le queda a Venezuela poder de compra para paliar la escasez interna que resulta en la inflación más grande del mundo. Los consultores económicos cubanos ignoran la forma de atacar ese problema y sólo le aconsejan al Presidente Maduro que se decida a copiar el modelo cubano y que reprima a los contrarrevolucionarios que son la mayoría de los jóvenes venezolanos. Al paso que va Venezuela o disminuye su apoyo financiero a Cuba y entra a crear estímulos para sus sectores estratégicos de producción local, como el de alimentos y a importar lo que decide no producir internamente; o se convierte en otra Cuba donde se reprime toda protesta contra la escasez y el estado adquiere el control de la economía.

En ambos casos esto es un fracaso y una frustración para la izquierda Latinoaméricana.

Desde mi juventud soy simpatizante del socialismo, pero mi conciencia objetiva  de economista me dice que estos dos países se precipitan muy pronto a una grave crisis económica.

Venezuela ha caído en una  trampa  que consiste en que los patrones se unieron para crear una escasez en la producción y en la distribución de artículos de primera necesidad y causar un aumento de los precios llamado inflación de ganancias. que puede acabar con la revolución, por sus consecuencias no solo económicas sino políticas. Esta estrategia de los dueños no puede combatirse con medidas de control de precios y castigando a los especuladores. porque simplemente no hay productos puestos a la venta y los vendedores no pueden ofrecerlos porque ni siquiera los tienen escondidos, sino que no se han  producido.  La única alternativa es importarlos por el estado pero los ingresos petroleros se han despilfarrado  regalando gasolina a los  cubanos y a los barrios pobres de algunas grandes ciudades de los Estados Unidos.  Un verdadero callejón sin salida.

El caso de Cuba es terrible. No tuvieron en cuenta el fracaso de la Revolución de Octubre, ni la disolución de la Unión Soviética. Siguieron como Quijotes detrás del espejismo del Comunismo y como en el desierto, la tan anhelada sociedad se corría cada vez mas en el horizonte. Hoy a lo que se enfrentan es a una terrible escasez de capacidad de pago internacional, a pesar de que cuentan con el regalo del petroleo venezolano que les da respiración artificial  gota a gota, como los enfermos sostenidos con  suero. En términos aproximados, los ingresos difícilmente  superan los 5 mil millones de dolares anuales, en un país de un poco menos de 12 millones de habitantes. La situación anterior se ve agravada por la dotación insuficiente de recursos naturales, como para poder tener un  auto-abastecimiento interno o un proceso de sustitución de importaciones básicas. Si Venezuela suspende o disminuye el regalo de petroleo, porque tiene que usar esos dolares para combatir la inflación de ganancias antes descrita;  colocaría la economía cubana al borde del colapso.

Todo lo anterior apunta a un deterioro económico de estos dos países que puede darle un golpe mortal al socialismo bolivariano  y desatar una crisis en Cuba igual  a la que tuvieron cuando se termino la Revolución Rusa.

20130514-025906-a.m..jpg
La palabra que encabeza esta entrada, se la oí a un periodista español y pienso que no podría sintetizarse mejor la política económica española. Los recortes del gasto publico en personal y en servicios, están llevando a una forma de suicidio a la economía española y como en todo crimen, a la hora de la investigación, hay que preguntarse a quien benefician.

En los extremos de la balanza están los empresarios por un lado y los trabajadores y desempleados por el otro.

El “Austericidio” beneficia a los empresarios, a la banca y perjudica a los del otro lado de la balanza. No sólo los perjudica sino que puede matarlos.

Quisiera que lo anterior fuera una exageración, pero lamentablemente no lo es. Que se puede pensar de las consecuencias del desempleo sobre la situación emocional de los que lo sufren, de los que van quedar con su familia en la calle porque no le pueden pagar a un banco la hipoteca?

En América Latina hemos sufrido esta situación y los países que la han superado lo han hecho haciendo lo contrario de lo que recomendaba el Fondo Monetario Internacional, incluso, saliendo del Fondo. Al fin entendimos un axioma fundamental: hay que mantener e incrementar el poder de compra interno y externo de las personas a como de lugar, al costo de una inflación que pueda controlarse usando la capacidad importadora real para nivelarse con los precios internacionales y mediante subsidios al desempleo en aquellos casos en que no se puedan recuperar los puestos de trabajo.

20130514-025906 a.m..jpg

La crisis europea no parece ceder ni terminar. Es necesario volver a repasarla. Que fue lo que origino esta situación?. En algún momento los países peninsulares dejaron de exportar como lo hacían antes y las ventas locales también decayeron. Ahí empezó todo y ahora se ha vuelto como una bola de nieve que crece y se alimenta de si misma.

No tiene sentido examinar que fue primero: El huevo o la gallina. La disminución de las ventas o el aumento del desempleo. Lo urgente es romper el círculo vicioso de más desempleo que baja las ventas por la disminución del ingreso personal y esas menores ventas aumentan el desempleo.

Para romper ese círculo vicioso debe mantenerse y si es posible aumentarse la capacidad de compra del ingreso de todas las personas y si esa capacidad de compra o valor de cambio del dinero que reciben depende del empleo; hay que analizar de que depende el empleo o la compra de esa mercancía, denominada trabajo humano.

Como cualquier mercancía el valor económico del trabajo humano depende de su abundancia y de la necesidad de comprarlo. La abundancia o escasez, a su vez depende en forma positiva del crecimiento de la población en edad de trabajar, de la cantidad de personas con el nivel calificación requerido por los procesos productivos y de la existencia y capacidad de negociación de los sindicatos.

La necesidad del trabajo depende de la necesidad de lo que produce el trabajador y de la existencia o empleo de medios de producción que lo sustituyen a menor costo.

En estas condiciones, en Europa se presentaron factores negativos para el empleo: Por los costos y precios de las mercancías sustitutas producidas en la República Popular China y la India resulta más conveniente importarlas de allá que producirlas localmente. Además es más conveniente usar en los procesos productivos trabajadores chinos o indios. Ambas condiciones conspiran contra el el empleo europeo. Además la capacidad importadora de cada país depende del poder de compra o valor de cambio de sus exportaciones. Dichas exportaciones no han mantenido el ritmo necesario para importar en los países que han sido más afectados por la crisis. Esos países han visto la caída de sus ingresos externos y de las ventas internas, con efectos dramáticos sobre el empleo, sumados a la salida de capitales para establecerse en la China e India.

El otro factor que no debería ser negativo, si el capitalismo lo manejara, es el desarrollo tecnológico que trae desempleo por sustitución del trabajo humano por máquinas y que tiene efectos presentes y futuros muy graves sobre el empleo juvenil y los ingresos. Es una tendencia del sistema que actualmente se comporta en forma inconsciente.

El proceso de concentración y monopolización de la producción mundial en unas pocas empresas multinacionales es otra tendencia típica de esta etapa del capitalismo y ello disminuye mucho los compradores de trabajo humano.

Que se esta haciendo para remediar esta situación?. Se ha partido de un supuesto equivocado, a mi modo de ver: que la culpa de la crisis se debe a que el trabajo le cuesta mucho a las empresas y al estado y que por eso no puede competirse en el mercado externo con las exportaciones ni con las importaciones, en el interno. Que los impuestos y el déficit del gobierno, disminuyen las ganancias de las empresas y les quitan capacidad competitiva y estímulos para dar empleo.

Curiosamente se han establecido medidas para fomentar el empleo, facilitando y abaratando el despido de los trabajadores. Se disminuyo el déficit del estado, no aumentando los impuestos a los propietarios, sino despidiendo a unos empleados de los servicios públicos básicos de salud y educación, aumentando su explotación o bajando sus ingresos laborales. Los efectos están a la vista: La crisis se ha agravado y el desempleo ha crecido.

Que hacer en este caso? Debe intervenir conscientemente el Estado en la economía de común acuerdo con el Banco Central Europeo para establecer subsidios al desempleo que permitan recuperar los ingresos de los desempleados, establecer la fabricación y distribución del Euro como un servicio publico para promover la innovación tecnológica al servicio del empleo juvenil y compensar con este proceso la falta de competitividad de la economía europea.

Debe negociarse en bloque el acceso a la Unión Económica Europea de las mercancías elaboradas en la China y la India y establecer un sistema tributario mas justo y progresivo que desestimule la salida de capitales a estos países.

Lo anterior es el principio del camino hacia la salida de la crisis, sin agotar el tema.