Archivos de la categoría ‘sistemas económicos’


Cuando Chávez creó el bolívar fuerte a principios de 2008 este valía $46 centavos de dólar  (por un dólar daban 2,15  bolívares Fuertes) o $ 1380 pesos colombianos, ahora vale 24 centavos de peso y en términos de dólar, un dólar vale 14.840 bolívares fuertes. Es decir que ha perdido 6.902 veces su valor. Esta es la peor foto del empobrecimiento del vecino en 9 años del socialismo del siglo XXI. 

Como siempre lo hemos mostrado la economía no es sino la relación entre escasez y necesidades.  Las necesidades en Venezuela son más o menos las mismas que había cuando se  estableció el  bolívar fuerte; pero la escasez de dólares ha aumentado 6.902 veces.  Por estar acostumbrada a recibir abundantes dólares del petróleo, Venezuela no se preocupo por desarrollar su industria local sino que consumía lo que importaba.  Tan solo una pequeña porción de los bienes de consumo y servicios se producían y se producen localmente.

En ese aspecto la construcción del socialismo bolivariano estuvo asegurada y el gobierno no sólo podía usar los petrodólares para gastarlos en los pobres sino para regalar petróleo a Cuba.  Pero el derrumbe llego con la caída de precios del petróleo a más de la mitad.

Ante esa condición el gobernante Maduro ignorante de la teoría económica,   fue asesorado por cubanos que le recomendaron políticas que han fracasado en su propio país para situaciones geográficas y políticas muy diferentes.

Como ya no se podía mantener los subsidios a los precios de los artículos de primera necesidad los quitaron, y pasaron al sistema de la cédula para usarla como tarjeta de racionamiento. Como si fuera poco organizaron un monopolio en manos de los militares para distribuir los artículos más necesarios y con ello crearon privilegios abusivos por la posibilidad de especular de esa nueva mafia que además recibe dólares a precios privilegiados de 6 bolívares fuertes por dólar  para mandarlos a sus cuentas personales en el exterior. Es decir que a la escasez de dolares se le sumo la escasez producida por los militares para enriquecerse y mantenerse en el poder. Los responsables de controlar la especulación de alimentos y drogas son los que la producen. Todo eso lleva la situación a límites insoportables

Obvia consecuencia de lo anterior fue la gran derrota política de la elección de la asamblea legislativa donde la oposición controla las dos terceras partes.

Probablemente sus famosos asesores cubanos le recomendaron a Maduro que debía hacer lo que hicieron en Cuba: Acabar la democracia burguesa y llevar el país a un régimen de partido único: El partido socialista unido de Venezuela. Para ello debiera aprobar una nueva constitución redactada por los miembros de ese partido por medio de una asamblea constituyente.  Una constitución igual a la de Cuba. Todo lo demás es contrarrevolucionario.

Aplicar  eso a Venezuela es  una locura cuando se sabe que el gobierno ya era  impopular en un  75%,   demostrado por la elección de la Asamblea,  con una terrible escasez de alimentos, drogas y de todo lo esencial, con un aparato productivo desmantelado por la escasez de dólares y de materias primas importadas lo que aumenta mucho el desempleo. Como puede hacerse eso? Con una terrible represión. Además geográficamente Venezuela no es Cuba y cualquier venezolano puede salir sin necesidad de balsas ni de arriesgar su vida por cualquiera de los puntos de la frontera con Colombia. El país se está desocupando.

Me duele ese fracaso por una nostalgia del sueño socialista y porque está catástrofe le ha caído en forma muy injusta a toda la izquierda latinoamericana y mundial. Muchos partidos y movimientos de izquierda son desacreditados cotidianamente mostrándoles  a los potenciales votantes el gran fracaso venezolano. Excelentes propuestas como Podemos en España están bloqueadas porque, según sus enemigos, quieren imponer ese modelo.

Es muy difícil predecir lo que pueda pasar en el inmediato futuro y casi se puede afirmar que los peores días están por venir por la complicidad con el régimen de un ejército comprado con prebendas y privilegios y dispuesto a mantenerlos a toda costa. Tal vez las sanciones económicas de Estados Unidos y la Unión Europea y el aislamiento internacional puedan llevar a una solución negociada. Pero el daño producido por el desprestigio de la izquierda no se puede recuperar.

Anuncios

img_2165

El famoso economista Krugman, ha propuesto llamar a Estados Unidos Trumpistan desde el 20 de Enero porque va convertirse en el reino de Donald Trumpt y por la similitud con el nombre de varias de las republicas de la antigua Unión Soviética dominadas o bajo la influencia de Rusia.

Hasta ahora nadie ha caído en cuenta o no lo ha expresado, el extraordinario poder de Donald Trump al tener en sus manos la fabricación de dólares por medio de la Reserva Federal. Va a ser como un niño jugando con ametralladoras. Estados Unidos es el único país del mundo que puede pagar sus importaciones, su deuda externa y  realizar inversiones externas fabricando su moneda nacional.

Desde 1971 el presidente Nixon decidió suprimir el respaldo en oro del dólar y la cantidad de dólares no está limitada sino por las decisiones de la junta directiva de la Reserva Federal. Si el Presidente de los Estados Unidos tiene poder en dicha junta puede dirigir la producción de billetes de acuerdo a sus intereses.

El presidente de Trumpistan, por ejemplo,  puede comprarse una empresa nacional o extranjera, con un crédito a tasa de interés 0% hecho a uno de sus bancos por la Reserva Federal.  Puede producir una inflación mundial regando dólares por el mundo. Puede pagarle a los gobiernos acreedores con dinero emitido por la Reserva Federal.  Puede ayudarle a sus amigos con financiaciones y avales de la Reserva Federal  directa o indirectamente por medio de sus bancos.

La elección de Donald Trump a la presidencia de EEUU significa la llegada de la extrema derecha al poder del estado capitalista más importante del mundo.  Los estados capitalistas han sido gobernados por versiones más o menos moderadas de la derecha. Ahora la globalización ha terminado agravando la crisis económica, tanto en el capitalismo como en el socialismo. Este  escenario vuelve muy factible el éxito de la mas cruda y salvaje tendencia neoliberal.
Que busca la extrema derecha  en lo económico cuando llega al poder? Sobre todo aumentar sus ganancias. Cómo lo busca?

  1. Disminuyendo los salarios
  2. Disminuyendo los impuestos
  3. Remplazando trabajo humano por trabajo mecánico
  4. Quebrándo  o  desplazando a los competidores  externos.
  5. Apoderándose de la empresa que fabrica el dinero y usando las entidades financieras en provecho propio.

A continuación se presenta una lista de las futuras “Trumpadas”:

  • Para  desplazar o quebrar a los competidores externos el Sr Trump renegociara el tratado NAFTA con México dejando aquellas concesiones que perjudican a los mexicanos y favorecen a  Estados Unidos. Como México no aceptará, ese acuerdo se volverá inexistente.
  • El próximo presidente de EEUU disminuirá los impuestos a las empresas norteamericanas y en general a los ricos y gravará o pondrá impuestos a las empresas que compiten con las americanas.
  • Acabará o debilitará a los sindicatos que defienden el salario de los trabajadores.
  • Disminuirá o evitará las campañas dedicadas a preservar el medio ambiente que aumenten de alguna manera los costos de las  empresas.
  • Pondrá impuestos al giro de dólares a México para financiar la muralla que será más grande que la muralla china y se podrá ver desde el planeta Marte.
  • El presidente Trump entrará en conflicto con sus propios intereses al obligar a las empresas a contratar trabajadores formales que cuestan más y en compensación les rebajará los impuestos.
  • Para compensar la catastrófica situación fiscal rebajará el gasto público en salud , educación y medio ambiente exponiendo a los americanos a una disminución en los servicios públicos y a un grave riesgo ambiental.
  • El  futuro presidente intentará  apoderarse de la Reserva Federal, que es al fin y al cabo una sociedad privada responsable de fabricar los dólares y  utilizará esa empresa en su  beneficio propio  para enriquecerse, comprarse lo que quiere y premiar a sus socios y amigos. Además manipulara el sector financiero para debilitar la economía europea y el euro.

Pero no sólo habrá medidas económicas sino “trumpadas” políticas:

  • Trump tratará de quebrar la economía cubana y la venezolana que representan el enemigo político. Para ello tiene listo un pacto con Rusia para echar abajo los precios de los combustibles por medio de una superproducción de petróleo.
  • Con Cuba, romperá relaciones y  echara para atrás lo logrado por su antecesor. Además fortalecerá a los paises vecinos para que desvíen el turismo del Caribe hacia  ellos. Con lo cual Cuba quedará mucho peor que cuando se acabo la Revolución Rusa en la era de Yeltsin.
  • Donald Trumpt parece que tiene un pacto con Rusia, contra China que es no solo un enemigo político sino el país más fuerte competidor de EEUU en el comercio mundial. Ya ha dado muestras de poca amistad con China al reconocer a Taiwán como la “otra China”. Todo ello indica que hará lo posible por debilitar a China, económica y políticamente.


Los economistas fuimos educados con la idea de que para acabar con la pobreza se debieran ofrecer puestos de trabajo  con una remuneración mínima equivalente al costo de las mercancías que una familia necesita para vivir.

Cada vez es menos cierto lo que nos enseñaron,  porque el desarrollo tecnológico ha venido produciendo máquinas que sustituyen el trabajo manual y mental del hombre y eso estaría muy bien si no se produjera la pérdida de puestos de trabajo con las consecuencias conocidas. Sin embargo este es un problema fácil de resolver si se acaba con el mito de que el empleo es lo único importante y no la capacidad productiva de otros medios diferentes aunque creados con el trabajo humano.

Cuando se acabe el mito del empleo el Estado capitalista creará subsidios  financiados con impuestos o con fabricación de dinero para comprar lo que produzcan las máquinas y se podrá terminar con la escasez si  los empresarios permiten  que sus ganancias se realicen  por ventas en volumen y no por reducciones en la oferta para mantener los precios altos de acuerdo a lo que en otra entrada de este blog se denomina  La paradoja del Valor Económico.

En esta situación se promoverá y tendrá un valor económico muy alto el  trabajo creativo e inventivo del hombre para seguir produciendo medios que ahorren trabajo en todos los procesos productivos.

Este futuro puede estar a 20 o treinta años y  el desempleo se verá como algo fruto del progreso  de la sociedad y no como la peor de las enfermedades económicas al lado de la inflación.


El dinero en cualquier economía debiera reflejar el valor de los bienes que se pagan con él.  En el socialismo  que asigna lo que se puede comprar con el trabajo humano  el dinero pierde todo el significado que le da el mercado de bienes y servicios de consumo.  Los bienes para cada persona se asignan de acuerdo a la cantidad producida disponible por persona al mes  calculada con una división simple: el total disponible de cada bien se dividen entre todos los habitantes que lo necesitan y el resultado se pone en la libreta de racionamiento.  El dinero no se necesita para nada en la operación anterior que no define ningún precio. Donde no hay precios no se necesita el dinero. Tampoco  intervienen  las horas, la calidad y la eficacia del trabajo aportado. Basta con presentar la libreta y se reciben las cantidades.  Si todos reciben lo mismo, ello es injusto y muy desestimulante para los trabajadores.  Este argumento hizo establecer diferentes libretas de racionamiento y utilizar el dinero para pagar las diferentes clases  de trabajo además de estímulos no monetarios para premiar en especie  a los trabajadores.

La situación anterior es  imposible de sostener en una economía socialista que dependa de lo que exporta o vende al exterior. Aquí se depende del precio externo de lo que exporta. Este precio y los costos de producción deben ser competitivos o el país socialista no vende. Además lo que se importa tiene un precio y debe pagarse con dinero internacional. Frecuentemente dólares o euros del odiado y corrompido mundo “burgues”. Ahora se ven muchas razones para necesitar el dinero.  El caso cubano es un ejemplo típico:

Cuando no se dependía del turismo se usaba el peso cubano equivalente al dólar, después aparecieron los pesos convertibles en dólares cuando el turista sale del país y quiere cambiar por dólares o euros los pesos que no gasto. Simultáneamente se emiten los pesos no convertibles (CUP) para las transacciones diferentes a las que se realizan con los turistas. En ese país circulan entonces dos monedas.  Las personas tienden a guardar los pesos  convertibles y usar los otros que valen menos.

Una situación en Cuba es que el mercado interno es reducido y las transacciones tienen impuestos y son controladas por el Estado . El dinero no mide el valor real de los bienes y servicios porque los precios no indican la escasez real ni la necesidad real de las mercancías y servicios que no se venden a los turistas.  Los precios se determinan artificialmente para que los salarios correspondan con lo que se puede adquirir con la libreta de racionamiento o, cuando algunos artículos están fuera de ella en la red minorista de tiendas del estado.

En conclusión el dinero nacional en los paises socialistas no cumple sino una función simbólica  porque el mercado libre no opera y no asigna precios reales a los bienes y servicios. Sin embargo el dinero internacional es muy necesario porque se requiere para abastecer la economía de bienes de consumo y de bienes de producción que no se producen localmente.


Haciendo una recopilación histórica de la economica socialista puede verse un total fracaso de este sistema económico en diferentes versiones que se han caracterizado por ser formas de capitalismo de estado con planes de producción más o menos descentralizados. El origen de esos fracasos se ha explicado en otra entrada.  Aquí intento encontrar soluciones, si las hay. Todas las posibles soluciones parten de establecer un mercado libre, competido y competitivo para fijar los precios y los estímulos individuales para producir. Sin embargo no se debe entronizar el mercado ni considerarlo el medio fundamental para el funcionamiento del modo de producción  como pasa en el Capitalismo. Simplemente debe considerarse como un medio para medir la escasez y las necesidades reales de las mercancías y nada más. Hay algunas situaciones que el mercado resuelve mal o no resuelve y una de esas es el aporte de los inventos que disminuyen la necesidad de comprar trabajo

Por ello hay que modificar el lema famoso de “a cada quien según su trabajo y a cada quien según sus necesidades” por “a cada quien según su trabajo y los beneficios sociales que aporta y a cada quien según sus necesidades”. La inclusión de la parte: beneficios sociales que aporta, se refiere al aporte creativo en innovaciones  y tecnología que disminuye la cantidad de trabajo socialmente  necesario para mantener el nivel y la capacidad productiva de la economía. Para producir mucho más con mucho menos trabajo

Por poner un ejemplo: las impresoras 3D pueden reducir en un 90% la cantidad de trabajo socialmente necesario para producir una vivienda. El inventor de esas impresoras debe recibir una bonificación especial por ahorrar ese trabajo.  El modo de producción socialista al no aceptar ciegamente las indicaciones del mercado tiene la ventaja de poder evitar que el desempleo tecnológico se convierta en una catástrofe social,  porque los medios de pago pueden repartirse a los consumidores de acuerdo con los incrementos en la capacidad productiva de la economía y no sólo por el mercado de trabajo.  En el capitalismo, cuando el trabajo humano no se necesita se produce desempleo y nada más.

El socialismo se necesita porque el capitalismo no puede establecer un sistema tributario progresivo, o sea que los ricos paguen más impuestos y los pobres menos.  Debido a que los ricos mandan y los pobres les toca obedecer,  los ricos se inventan la forma de pagar menos impuestos y obligar a los pobres a pagar más. En cuanto al gasto de los impuestos en el capitalismo también es regresivo. El dinero del gobierno se gasta en los contratistas ricos y en pagar las pérdidas de los bancos o de las empresas de los ricos. Además una parte importante de ese dinero se va en combatir los intentos de rebelión de los trabajadores y de los campesinos pobres, oponiendo soldados pobres contra ellos y comprando armas sofisticadas para usarlas contra los revoltosos y ni hablar de la corrupcion que produce nuevos ricos que se roban los fondos del Estado. Claro que en el socialismo puede pasar lo mismo y debe existir algún control social contra los corruptos.

Estas reflexiones no agotan el tema y espero los comentarios a estos pensamientos y  que no terminen por proponer para el socialismo el viejo modelo del capitalismo de estado burocrático, corrompido e ineficaz que ya ha fracasado.

IMG_1833

 

En este blog se vino pronosticando el colapso económico de Venezuela y del socialismo del siglo XXI. Ahora eso es una realidad dolorosa para el país vecino.

Pasó lo que se preveía y se produjo una catástrofe electoral para el socialismo venezolano que por ahora no parece resolver el problema.  Los precios del petróleo siguen bajando y el país vive de lo que importa y que ahora no tiene conqué pagar. El socialismo y el capitalismo anterior no crearon una industria nacional que sustituyera las importaciones y ese es un proceso lento y largo que no se hace de la noche a la mañana.  La Asamblea Nacional, ahora en manos de los “contrarrevolucionarios”, debe crear un modelo de fuentes alternativas de ingresos externos que financie el proceso de establecer una industria nacional mediante un modo capitalista de producción con intervención estatal que sustituya las importaciones con producción nativa. Pueden tomar como ejemplo al vecino Colombia que pasó un coyuntura parecida de grande escasez de dólares entre 1966 y 1990 y le tocó controlar e intervenir las importaciones para dirigirlas a los medios de producción y las materias primas necesarias para fundar una industria nacional.  Por eso el final del socialismo de principios de los 90 y la reciente bonanza petrolera no llevaron  a una desaparición de la industria local sino a su fortalecimiento para afrontar la crisis causada por la baja de precios del petróleo.  Algo parecido le corresponde a Venezuela que no puede esperar el “milagro” de hallar una fuente de ingresos de medios de pago internacionales que instantáneamente remplacen los ingresos petroleros.

Por un tiempo, mientras se reorienta la inversión a los nuevos objetivos, la situación económica de Venezuela se verá como un callejón sin salida.