Archivos de la categoría ‘moral’

Mi desilusión del socialismo y las fallas para encontrar el significado de mi vida en la ideologia marxista y en la cosmovisión que aportaba y aporta la esencia del conocimiento y el metodo científico, me llevaron de vuelta a lo que me angustiaba en mi juventud.

En mi juventud leí un libro que me fascino y aun hoy lo considero muy valioso: “El retorno de los brujos”, ese libro me llevo a otro crucial en mi vida: ” Gurdjieff”, ambos de Luis Pauwels.

Como se analizaba en la primera parte de este tema, estas preguntas fundamentales son contestadas por la religión o por las ideologías no religiosas. Las respuestas de la religión satisfacen a una parte importante de los hombres. hasta que algunos al llegar a la edad adulta dejan de creer en ellas pero se refugian en la ideologia agnostica o atea del éxito en la sociedad capitalista o en la ideologia marxista que les da un sentido social e histórico a sus vidas, siempre y cuando sean inconscientes o niegen el fracaso del socialismo real.

En el Capitalismo se vende la idea de que hay que gozar lo mas que se pueda y ser el mejor en alguna actividad que produzca mucho dinero para comprar mas y mas placeres y la sensación de seguridad que da la riqueza material y la fama. Ese es el opio de moda. En cuanto nos venga la muerte podemos decir que “nadie nos quita lo bailado” .

Esas comodidades nos hacen olvidar que cuando morimos no nos trasteamos con nada físico. Aquel cuerpo y aquella apariencia juvenil que luchamos por mantener, queda como alimento para los gusanos y se descompone como cualquier fruto podrido.

Mi problema era que aquello que satisfacía a muchos de mis contemporáneos a mi me parecía pobre e insuficiente.

Cuando me sobrevino aquella ansiedad por el significado de la existencia; repase algunos pensamientos sobre el tema que ahora quisiera repetir: ” Una vida lograda es un sueño de adolescente, realizado en la edad madura” ( El retorno de los brujos) y aquel pensamiento de Andre Malreaux en la “Condición Humana”: “Puede uno errar su camino durante mucho tiempo pero la vida tarde o temprano termina por convertirnos en aquello para lo que nacimos”.

En medio de la desesperación se me presento la experiencia de las regresiones a vidas anteriores, algunos viajes astrales y llego por accidente el libro ” Fragmentos de una enseñanza desconocida” de P.D Ouspensky que desarrolla el pensamiento de ese ser misterioso y profundo a quien Luis Pauwels me había introducido: G. I. Gurdjieff.

Cuando uno se pregunta por el sentido de la vida en realidad esta haciéndose por lo menos dos preguntas: Porque nací? y para que nací? A la primera puede contestarse en forma materialista: Nací porque entre los millones de espermatozoides que aporto mi padre en el momento de la concepción, uno de ellos se gano la lotería de fecundar un ovulo de mi madre. Esa respuesta, si es cierta, convierte en cuentos y mitos las doctrinas de todas las religiones y los fundamentos de todas las normas morales en cuanto se basan en premios y castigos después de la muerte. No hay nada antes de la vida ni después de ella. A la otra pregunta hay varias respuestas dependiendo de si hay o no hay algo diferente al retorno a la nada cuando morimos. Si no hay nada, entonces debemos gozar, enriquecernos y destacarnos para que nos recuerden por un tiempo largo; aunque aqui se aplica una frase de Wilde: “Hagas lo que hagas siempre te recordaran por una anécdota tonta”. Por si acaso, los que vengan despues, recordarán tus aportes a una causa histórica y social o tus triunfos en competencias deportivas o políticas. No importa si violamos las normas morales, porque no hay castigo, ni juez, ni pecado. Importan las normas jurídicas, por la posibilidad del castigo a los delitos. Pero todos sabemos las fallas de la justicia penal que facilitan la impunidad mediante la corrupción.

Las regresiones a vidas anteriores y unos pocos viajes astrales, me convencieron con total certeza que no solo hay vida antes de nacer, sino después de morir. que existe algo invisible independiente del cuerpo físico que entra al utero o matriz de la madre en el momento de la concepción y que sale después de morir. En vista de esa evidencia y del recuerdo de la vida entre la muerte y el siguiente renacimiento se aclaran muchas cosas. Aparece un argumento oculto para la vida, programado en el proyecto prenatal que se convierte en el sentido o finalidad de nacer y vivir en un cuerpo fisico y que es evaluado poco después de morir con la ayuda de los guías espirituales, considerando también el Karma personal.

El contenido de todo lo que acabo de escribir es muy amplio y sera objeto de otra entrada, ya que esta se volvió muy larga.

image

Los fieles al cuarto camino, por lo general son incrédulos  respecto a la religión. Por ello puede parecer extraña esta propuesta religiosa.  Se olvidan de que Gurdjieff llamo a sus enseñanzas: Cristianismo esotérico.

Como todas las religiones tenemos un Credo, la diferencia es que nuestra fe es consciente y no es la ingenua credulidad sin revisar ni verificar si es real o no lo que se profesa.

Creemos en la ley de tres y la ley de siete de acuerdo a la enseñanza de Gurdjieff,  incluidas  en el Eneagrama.   En el signo de la Cruz vemos una expresión de la ley de tres  que se presenta en el llamado misterio de la Santísima Trinidad.

En esta religión,  creemos. no solo en el cuerpo físico, sino en  seres y substancias sutiles que incluyen: el cuerpo etérico, el cuerpo astral, el espíritu  y el  Uno Absoluto.

Creemos que las funciones de la conciencia subjetiva ordinaria, tales como los pensamientos, las emociones, y las sensaciones ligadas a funciones instintivas, tienen asiento en el cuerpo astral y usan como medio para manifestarse al cuerpo etérico y al cuerpo físico.

Creemos en la reencarnación y en el karma  y por tanto hay vida antes del nacimiento y después de la muerte. Creemos en diferentes niveles de Karma de acuerdo al nivel de ser y de conciencia.

No creemos en el infierno y pensamos que el planeta en que vivimos es un purgatorio para nuestro Karma que podemos transformar en el reino de los cielos por nuestra propia evolución.

Creemos que el  reino de los cielos se encuentra aquí y ahora en el fondo del corazón de todos los seres humanos y no tenemos que esperar a morirnos  para alcanzarlo.

El sentido de nuestra vida es comprender y amar conscientemente, de acuerdo a la enseñanzas de Cristo y  adquirir  mediante el trabajo interior una consciencia objetiva e imparcial de si mismos y de todo lo que nos rodea; mejorar la calidad y cobertura de nuestra atención  y encontrar  por medio de la oración, la meditación y la respiración conscientes todo lo que necesitamos para construir nuestra alma, que nos permitirá la consciencia la plena consciencia objetiva, la consciencia absoluta  y completar definitivamente la octava del aire.

No necesitamos  la redención, ni la salvación, porque no hubo ningún pecado original.

Entendemos por moral la identificación con la  mejor parte de nosotros mismos y a medida que progresamos en nuestro trabajo espiritual, la practica de la  fe consciente, del amor consciente  y de la esperanza consciente.

Creemos  que en  la moral se incluyen aquellas conductas basadas en no hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros.

Incluimos en el sentido de nuestra vida las recomendaciones de Gurjdieff a todos los seres humanos :

  1. “Tener en el transcurso de su existencia eseral ordinaria todo lo que es realmente indispensable y satisfactorio para su cuerpo planetario.
  2. Tener constantemente en si mismo una necesidad instintiva inextinguible de perfeccionamiento en el sentido de Ser.
  3. Esforzarse conscientemente por conocer siempre más a fondo las leyes de la creación y de la existencia del mundo.
  4. Pagar desde el comienzo y cuanto antes por su llegada al mundo y por su individualidad a fin de ser libre luego para aliviar en toda la medida de lo posible la aflicción de Nuestro Padre Común.
  5. Ayudar siempre a sus semejantes así como a los seres de otras formas con miras a su perfeccionamiento acelerado”.</


Este video de Osho Rajneesh con el cual se encabeza esta entrada sirve muy bien para explicar el significado de las religiones y de la única religión

Es un tema muy discutido y es difícil encontrar la forma de empezar a tratarlo.  En mi concepto las religiones se dividen en dos grupos: las que usan  su moral para indicar las maneras de evolucionar ampliando los niveles de conciencia y ayudan a que alguien produzca un alma y las que son aparatos ideológicos para garantizar el dominio de una casta sacerdotal, aliada con la burguesía y los ricos capitjalistas para mantener su dominio económico y político. Son esas últimas las que Marx llamó ” El opio del pueblo”. Las religiones del segundo grupo son vendedoras de lo invisible y lo imponderable, se aprovechan del miedo del hombre a lo desconocido y a lo que pase o no pase después de la muerte, para proponer paraísos e infiernos imaginarios.  A los cielos eternos van los que obedecen su moral  y mueren agradando a su Dios  o sin pecado.  Al  infierno eterno van los que mueren en pecado, sin haber tenido tiempo a que Dios los perdonara.

Cada religión de las del segundo grupo tiene su moral y los fieles se enteran por ella de lo que esta bien o mal hecho, de lo que constituye  pecado grave o leve a los ojos de su Dios.  Estas ideologías religiosas, tienen también una concepción  de todo lo existente y de lo que sucede después de morir.  Llaman educación a las actividades de incluir en lo mas profundo de las mentes y de la conciencia, su moral, su concepto del  hombre y su cosmovisión.   Por medio de la “educación” inculcan normas, deseos y miedos  que crean y dirigen la personalidad  durante toda la vida. Al final las religiones de esta categoría, satisfacen, como  cualquier ideología, los intereses egoístas y soberbios de quienes las dirigen y forman parte de los que mandan en la sociedad y en el mundo.

Queda de lado un punto que sería materia de otra entrada: Es necesaria la moral?. Si, es indispensable para la convivencia entre los seres humanos pero existiría siempre así hubiera o no religiones. Estas religiones han inventado al Diablo que es el enemigo de Dios y de la “Salvación” del hombre del infierno imaginario y ante todo el director de la mansión o lugar del “fuego eterno”, donde llegan después de la muerte los pecadores para recibir su castigo si la muerte ” no los coge confesados”. Les queda por explicar como los cuerpos no físicos pueden quemarse y además como pueden sentir calor eternamente. De donde sale ese combustible inagotable que produce este ” fuego eterno” ?

Las religiones de este segundo grupo cumplen una función mental de explicar para sus fieles cosas y eventos desconocidos, cumplen una función emocional de placebo o amortiguador del miedo a la desintegración y destrucción definitiva con la muerte. Aunque a cambio de ese miedo han instalado otros igualmente fuertes como el miedo a la ira de su Dios, el miedo al infierno y el miedo a un destino pobre y doloroso para los pecadores en esta vida por aquello de que “Dios no castiga ni con palo ni con rejo sino con tu propio pellejo”. Claro que tanto esos miedos como el  placebo han sido explotados muy bien por los  sacerdotes  (“los secretarios de Dios”) para enriquecerse.  Realmente como decía Neruda ” Han vendido muy bien el Cielo”

En las religiones del primer grupo  se parte de la existencia del espíritu y del Absoluto y de un Dios que se ocupa de todo lo existente y que ha incluido en el espíritu las leyes tanto para evolucionar como para involucionar. Los preceptos Morales son recomendaciones o consejos que actúan como medios para el auto perfeccionamiento.  Sino se practican los seres humanos permanecen en el mismo nivel en que nacieron.

Existe el Karma, apenas como causa y efecto. Es otra forma de decir que uno debe afrontar las consecuencias de lo que hace. Una extensión del Karma es aquella norma sencilla de no hacer a los demás lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros. Dios no actúa como un maestro de escuela repartiendo dulces y premiando con dinero a cada uno de los que obedecen sus  “deseos” y castigando con sucesos desafortunados y dolorosos a los desobedientes y pecadores. En estas religiones se considera un hecho  el renacimiento y hay por lo tanto vida antes de nacer y despues de morir. Como estas religiones tienen las leyes para evolucionar ofrecen experiencias de estados de conciencia superiores si se practican las técnicas de meditación y las emociones conscientes.

En estas religiones, una vez pagado el karma se puede usar la energía sexual  en forma consciente para construir un alma que se convierte en el puente invisible que nos une con nuestro propio ser espiritual. En mi concepto esas religiones abarcan desde el hinduismo  de los Upanishads,  el Yoga integral,  el  Budismo  y en especial el Budismo zen y el Sufismo, para nombrar las mas antiguas.  En tiempos modernos el cristianismo esotérico,  que rescata datos y aspectos desconocidos de Cristo y en especial  el “La iglesia cristiana del cuarto camino” basada en la enseñanza de Gurdjieff que usa como símbolo sagrado, no solo la Cruz sino el Eneagrama

En esta entrada espero dejar muy claro lo que se entiende en el cuarto camino por alma.

El alma es resultado de la aplicación de la ley de tres porque proviene de las relaciones del centro sexual con el espíritu, donde el espíritu actúa como elemento activo que ha dejado su papel supraconsciente y el centro sexual representa el factor pasivo para que en la fusión de ambos se forme una hija interna llamada alma.

El proceso empieza  por  distinguir entre la personalidad y la esencia.  La personalidad  se forma después del nacimiento como efecto en el cuerpo astral de las relaciones sociales con las personas de las cuales depende la satisfacción de nuestros deseos instintivos y necesidades básicas.  Al nacer la memoria inconsciente de nuestro cuerpo astral tiene grabadas las experiencias  e informaciones de vidas pasadas que se registran con un nivel  de atención lo suficientemente intenso para  grabarse en el cuerpo astral.  Ademas esa memoria incluye el proyecto prenatal o deseos a materializar en esta vida.

Todo ese conjunto grabado en la esencia ademas de los deseos  de  salud  y sexo  se enfrenta a las ordenes y condiciones que impone la sociedad y sus representantes mas destacados que nos dicen que es bueno y que es malo.  que se debe hacer y que no se debe hacer,  que es lo verdadero y que es lo falso. En ese choque se enfrenta  a las normas sociales y encuentra que algunos de sus deseos no son permitidos y otros solo pueden realizarse en ciertas condiciones . Su proyecto prenatal va siendo sustituido poco a poco por el programa social  y solo sale a su consciencia en unos pocos momentos cuando emerge el tema de su vocación y de lo que quiere hacer con su vida.

Como resultado de todas esa vivencias se va formando la personalidad y fabricando sus propios gustos y planes vitales.

El trabajo sobre sí mismo para construir un alma empieza por reconocer que  pertenece a la personalidad y que  a la esencia de los múltiples estímulos que llegan a su conciencia  subjetiva ordinaria,

El paso siguiente es la identificación con la esencia y el desapego y subordinación  de la personalidad   a los intereses de la esencia . Se trata de empezar a vivir en forma autentica. Este es un camino largo , árido y arduo que tiene saltos y caídas. Puede avanzarse en una vida y retrocederse en otra.

En esta nota intento empezar el tema de aquello que tenemos que abandonar para apropiarnos de lo que realmente nos pertenece y ha sido ocultado o vuelto inconsciente por la educación.

La buena deseducación consiste en primero en percibir toda esa capa sutil que oculta todo nuestro potencial innato  y que se ha venido formando por las ordenes que recibimos de nuestros padres, de nuestros sacerdotes predicadores y confesores  que nos dijeron lo que era bueno y malo en nuestros actos, en nuestras emociones  y en nuestros pensamientos. Ademas parte de esas ordenes las acepto la sociedad en la forma de leyes y codigos penales que significan un refuerzo al miedo a desobedecer esos mandatos.

Lo anterior no significa que este bien hecho matar, robar o violar la libertad sexual de las personas, sino que en todo momento debemos analizar el origen de aquello que nos motiva a pensar,  actuar y sentir, Esta tendencia que me mueve es aprendida o es innata?

El objetivo de la buena deseducación es más dificil de lograr entre más tarde se empieze  y depende de  la calidad de nuestra memoria.  Por eso el primer paso es el ejercicio del recuerdo de si mismo sin vetos ni condenas, ni sentimientos de culpa.  No olvidemos que la fuerza de esa capa que nos impide percibir nuestra esencia innata es el temor al castigo que nos obligo a olvidar aquello que hicimos, pensamos o sentimos en contra de las normas impuestas. El ejercicio del recuerdo de si mismo va debilitando esa costra pausada  pero firmemente hasta que somos capaces de recordar lo que estaba bien guardado en nuestro inconsciente. Durante poco tiempo despues de nacer actuamos de acuerdo a lo que deseaba nuestra esencia, despues simplemente obedecimos lo que nos ordenaban los mayores en “edad, dignidad y gobierno”  Apartir de ese momento se fue creando el inconsciente y nacio la necesidad de mentir para aparentar que estamos actuando de acuerdo a  lo ordenado  para terminar olvidando  tanto lo malo como lo bueno que realmente nos pertenece.

La inmensa y dura máscara llamada “Personalidad”  o  ” ego ” formada   por la educación se sostiene en el autoengaño y la mentira y se refuerza con todos los miedos imaginarios que nos enseñaron.

Significa esto que la educación en sí es mala? No, claro que no, pero debiera respetar todas las virtudes y poderes de la esencia y no usar como instrumentos la creación de miedos imaginarios para ir modificando y disolviendo los defectos innatos. La educación debiera estar al servicio del desarrollo de lo innato en cada ser humano, entendiendo como innato el deseo de autoperfección  y  de amar y comprender el mundo en que nacemos y vivimos. No debieran condenarse las manifestaciones del instinto, sino en aquellos casos que producen daños y perjuicios a los demás o violan sus derechos humanos básicos a la vida y a la libertad de ser lo que realmente son.

El camino de la buena deseducación es una via que nos lleva a conocer y aceptar lo auténtico en nosotros y a partir de ahí a desarrollar lo mejor de nuestra esencia para poder algún dia unirnos a lo Absoluto que mora en su núcleo.

La Conciencia Moral según Gurdjieff

Publicado: octubre 14, 2010 en Educación, moral
Etiquetas:,

La conciencia moral ha sido objeto de múltiples confusiones y tergiversaciones. Las religiones cristianas la han presentado como una especie de archivo latente que contiene las normas de sus morales y que cuando se violan se manifiesta mediante remordimientos. Hasta antes de Gurdjieff se consideraba como si fuera otra forma de conciencia distinta a la facultad de darse cuenta de algo.

Como se sabe Gurdjieff  establecio cuatro niveles de conciencia: El sueño, la  vigilia, la consciencia objetiva de si mismo y la consciencia objetiva. Además le dió un significado diferente a la moral y a la consciencia moral.

A la moral Gurdjieff le resto importancia  y la denominó una simple sugestión o autohipnosis. En su particular forma de ver las cosas,  la moral termino siendo subjetiva  y con un contenido de topes= amortiguadores= mecanismos de defensa que son como sugestiones hipnóticas producto de la educación tomada en el sentido de imponer reglas a los niños que se vuelven mandatos inconscientes y los inducen al sueño con el mecanismo automático de sentirse al principio incómodos cuando las violan y después generar mecanismos de autojustificación que les impiden darse cuenta de su responsabilidad en los actos realizados violando dichas normas. Todo lo anterior forma parte del sueño hipnótico del hombre.

La verdadera moral es evolutiva y para esa moral es bueno lo que favorece el desarrollo de la esencia,  la construcción del alma y el despertar y,  es malo todo aquello que los impide.

Como despertar de ese sueño hipnótico en que han dejado al hombre las distintas clases de moral?  Mediante una lucha permanente y despiadada para quitar las máscaras  que nos engañan y los mecanismos de defensa que nos impiden sentir las contradicciones entre nuestros deseos y lo que nos exigen las sugestiones hipnóticas de la moral.

Esa lucha nos debe llevar, según Gurdjieff, al estado de conciencia moral. En este estado conocemos todo aquello que nos conduce a la percepción de nuestra esencia  y de la verdadera moral aplicable a todos los hombres.

La conciencia moral  es  otro rostro de   la conciencia objetiva de sí mismo.