Archivos de la categoría ‘Sentido de la vida’

Una pregunta cómo la del título de esta entrada ha estado siempre consciente o inconscientemente a lo largo de mi vida.

Desde qué nacemos nuestros padres, los sacerdotes y los maestros nos indican que somos ignorantes y que el conocimiento nos permitirá muchas cosas.

Más adelante nos llenan de órdenes y nos indican que debemos hacer. Nos muestran cuales son las consecuencias de portarnos mal según lo que ellos han inventado que es el mal o de creer algo diferente a lo que nos enseñan.

El sufrimiento es un castigo y el placer es un premio por violar u obedecer las ordenes recibidas.

Como si fuera poco nos dicen que tendremos mala suerte si nos portamos mal y buena si nos ajustamos a los modelos de perfección y de moral. Un doble castigo aquí en la tierra primero y en el infierno después.

Luego nos llenan la cabeza de datos, frecuentemente inútiles y de una visión del mundo inventada y no verificada. Es el reinado de las ideologías que constituyen la mayoría del contenido de la Educacion.

Las ideologías religiosas, políticas y económicas son conjuntos de ideas que los poderosos han inventado para que los trabajadores y los pobres sean consolados de su opresión, explotación y escasez.

La mayor parte de los seres humanos nacen pobres o son hijos de trabajadores de salarios bajos o de desempleados. Ellos creen que sí logran educación van a salir de estas condiciones, pero eso es fuente de inagotables frustraciones.

La Educacion Superior no cambia ese destino porque  está dirigida a satisfacer las necesidades de las empresas y los  patronos y  depende de lo que valorice el trabajo como mercancía cuando el alumno termine su proceso académico. Si hay muchos egresados que saben lo mismo y pocos puestos de trabajo, los salarios de los postgraduados, de los  profesionales, tecnólogos y técnicos  no se van a diferenciar mucho del salario mínimo del que no ha estudiado.  Además con la llegada de la inteligencia artificial al mercado, tanto el  trabajo manual como mental del hombre ha dejado de necesitarse en muchos procesos productivos.

Queda todavía campo de trabajo para grupos muy pequeños y selectos de profesionales independientes y creativos que pueden inventar nuevos medios de producción o trabajan como artistas; pero eso no resuelve el futuro del valor del trabajo  para la inmensa mayoría.

El saber que se recomienda aquí da un sentido individual e interior a la vida, no contiene ideología ni está destinado a venderse en un futuro mercado de trabajo. Es como el cariño verdadero que ni se compra ni se vende.

Este saber está destinado a utilizarse en la evolución del ser humano para que sea consciente y mejore sus cuerpos sutiles hasta llegar a crear un ser espiritual independiente llamado alma.

Este saber se fundamenta en comprender las leyes que rigen la creación y la evolución de todo lo existente: la ley de tres y la ley de siete simbolizadas en el sagrado Eneagrama , sobre las cuales se ha venido tratando en otras entradas. Por ello Gurdjieff dice: “saber es saberlo todo. No saberlo todo es no saber. Pero para saberlo todo es necesario saber muy poco”. Es todo lo contrario de lo que dice Sócrates: “sólo sé que nada sé”

Anuncios

(más…)


Querido Hernando:

Hace 8 años partió tu cuerpo astral de este mundo físico.  Repaso con el recuerdo todas las enseñanzas que encontré contigo y quiero hacerte una confesión y un homenaje  donde te encuentres. Antes de morir me pediste que leyera en tu funeral la ” Plegaria a la Reina del Silencio” tomada de la  novela ” El cromosoma de Calcuta” del escritor indio Amitav Ghosh. He aquí algunos pasajes:

” El silencio furtivo y a veces inesperado de la ciudad,  ha sido mi sustento a lo largo de mi vida de escritor, me ha mantenido vivo en la esperanza de que a mí también me reclamaría cuando se me secara la tinta. Durante más años de los que alcanzó a recordar  he vagado por la oscuridad de las calles, buscando la invisible presencia que reina sobre ese silencio, intentando que me aceptara, rogando que me llevará al otro lado cuando exhale mi último suspiro. Sé que ha llegado el momento de la travesía y por eso estoy aquí y ahora delante de vosotros para rogar , para suplicar a la dueña de ese silencio, a la más oculta de las diosas, que me conceda lo que durante tanto tiempo me ha negado: que se aparezca ante mí…. cada palabra que he escrito siempre ha estado dedicada a ella. La he buscado en palabras, la he buscado en hechos, a la siempre esquiva señora de lo callado,  pero sobre todo la he buscado en la defensa de su fe.”

Compartimos el oficio de escribir y la fe en una presencia divina que reina sobre el silencio y el caos de la gran ciudad en que pasamos gran parte de nuestras vidas. Esa fe tuvo desasosiegos temblorosos como el de la oración que acabo de revelar. Esa creencia fue una conquista después de muchos años de ateísmo, de materialismo burdo y de los mitos e ideologías decadentes del siglo XX como la utopia revolucionaria y el sentido  marxista de la historia.

Al final fuimos construyendo nuestra vía espiritual porque como dijo Malreaux “podemos errar el camino durante mucho tiempo pero la vida tarde o temprano nos lleva a aquello para lo que nacimos”

Fuiste ante todo un interlocutor inigualable que siempre aportaba algo nuevo y más valioso a cada  una de las miles de  charlas que tuvimos. Dividíamos la humanidad entre despiertos y dormidos según el sentido que Gurdjieff y Castaneda le habían dado a los dos términos. Mucho antes de tu muerte alcanzamos el despertar de la conciencia que es lo único que vale la pena.

Todavía hoy te busco en cada una de las calles del centro de Bogotá  que fueron testigos mudos de aquellos diálogos iluminados y profundos que lograron abrir la semilla de nuestras Almas.  Todavía me falta cumplir el compromiso de imprimir tu novela póstuma: ” El argumento oculto”,  para poder yo también exhalar tranquilamente mi último suspiro antes de encontrarte al lado de la “Reina del Silencio”.


La diferencia entre esas dos clases de sufrimientos se hace desde el punto de vista del Cuarto Camino. En esta enseñanza se consideran como útiles aquellos actos, comprensiones o emociones que sirven para activar nuestra relación con los centros emocional  y mental superiores en una primera etapa, completar dichos centros después y por último construir el Alma. Esta distinción no tiene que ver con ninguna ideología religiosa ni con  el karma,  que es otra forma de ideología cuando se trabaja a niveles subjetivos de consciencia o con un bajo desarrollo de los centros superiores.

Lo dicho anteriormente se aplica a los sacrificios ofrecidos a los dioses o a Dios, a la renuncia a algún deseo o placer para ofrendarlo a la divinidad y obtener favores en esta vida física o en la vida astral posterior a la muerte física. Todo eso es inútil y no sirve para la realización de nuestros sueños o deseos. También se aplica lo anterior a la eficacia de conseguir un premio kármico consistente en reencarnar con suerte y riquezas en una vida futura con el costo de aguantar el sufrimiento en esta. Dios no castiga a los verdugos ni premia a  las victimas que soportan su frustración y sufrimiento injustos con abnegación y resignación.  Esto a primera vista parece inaceptable y repulsivo, pero los que hemos podido recordar las miles o millones de veces que hemos muerto y fuimos a reclamar el premio a nuestras acciones generosas y a nuestros sacrificios  ofrecidos a Dios nadie nos atendió  ni  nos pago por estas obras. Lo que sucedió entonces fue un encuentro con parientes y amigos que nos dijeron que no era cierto lo que ellos y nosotros creíamos y que vieramos si algunos de esos fantoches que se autodenominaban “Representantes de Dios” podrían seguir engañando a los ingenuos y crédulos con falsas promesas de reencarnaciones felices en los próximos cuerpos físicos.  Estos mentirosos contaban a su favor con el  olvido de cualquier promesa hecha por ellos antes de encarnar y por eso nadie les pedía cuentas. Pero los que habían desarrollado sus centros superiores y avanzado en la construcción de su alma eran capaces de recordar esas vivencias del período entre vidas y demostrar la farsa.

El sufrimiento útil  forma parte del choque consciente en el aspecto emocional y nos permite construir las conexiones con los centros superiores y mover el centro de gravedad de nuestro ser hacia la parte espiritual  en cambio del centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.

Al principio el sufrimiento útil, llamado por Gurdjieff:”Sufrimiento intencional” es el dolor del desapego del centro sexual que es  transitorio y es sustituido por el placer de las emociones conscientes y de la comprensión que desarrolla los centros superiores primero y el alma después.  Por ello  no debe temerse a este sufrimiento  liberador que nos produce la verdadera y única evolución.

IMG_1771

Entre 1965 y 1992 fui seducido por el materialismo marxista y la aparición de las enseñanzas de Gurdjieff que daban un sentido interior muy confuso y poco firme a mi vida. Mis creencias inconscientes oscilaban entre la ideología marxista y la experiencia fracasada y psicologísta del trabajo sobre mí mismo inspirada en una versión errada del Cuarto Camino.

Durante 1992 tuve una serie de regresiones a vidas anteriores  con un famoso psicólogo colombiano: Giovanni Ciardelli Fadul. Esas experiencias me permitieron  revivir 9 vidas anteriores y estallaron una revolución interior muy grande. Quedaba fuera de toda duda para mi  la existencia de vida antes de nacer y después de morir.  Al fin conocía lo que es la fe consciente  y esa emoción superior me permitió empezar el camino para construir mi alma y modificar profundamente la versión falsa de la enseñanza de Gurdjieff y la comprensión del Eneagrama.

Casualmente a partir de 1989 empezó la crisis del socialismo con la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética cuando nuevas naciones se independizaron de Rusia. El trasfondo de esa transición era el fracaso económico y político de  una ideología que significo un sentido de mi vida. Ello ayudo a preparar el terreno para ese cambio interior producto de las regresiones

Desde entonces comprendí que los fenómenos  analizados en el primer capítulo de esta serie prueban con total certeza la existencia de una realidad sutil donde habitan seres que no son afectados por el nacimiento ni la muerte.

En general el Catolicismo y el Cristianismo que conocemos han  sostenido siempre la existencia de un Alma creada por Dios en el momento del nacimiento y que no termina con la muerte.

Para estas ideologías religiosas el alma humana es un don gratuito. Fruto de algo arbitrario de la divinidad y que según sea su comportamiento en una efímera vida se gana el Cielo o un castigo eterno.

No parece existir ninguna proporción entre el comportamiento y el premio o el castigo. Aunque sólo sea en términos de tiempo, la duración de uno u otro no guarda ninguna correspondencia con el exiguo periodo de la vida humana. Esto sólo bastaría para cuestionar la justicia de ese Dios que según nos dicen es infinitamente misericordioso pero que actúa con un sadismo también infinito cuando envía un alma al Infierno. O con generosidad desproporcionada al mérito cuando otorga un premio eterno a su actuación en una corta existencia.

A lo anterior la religión Católica añade otra injusticia divina derivada de lo que se ha llamado el Pecado Original con el cual todos nacemos y que fue cometido por la primera pareja de seres humanos. De esta forma los hijos de la enésima generación nacen responsables de una falta que no cometieron y destinados al castigo eterno sino profesan el credo cristiano.

Esta situación se complica cuando pensamos en  la casi segura existencia de vida igual o superior a la humana en otros planetas porque aparece la pregunta de si hubo o no hubo pecado original en otros planetas. Si entendemos que el pecado original es fruto de las tendencias  egoístas del hombre, porque el creador de Adán y Eva los hizo así en todos los planetas habitados. El Creador seria el responsable del pecado Original y no sus criaturas.

Lo que hoy parece más probable es que la creación es un deseo divino para conocerse a sí mismo porque antes de ese proceso él estaba solo y no tenía con quien compararse. Las posibilidades de evolucionar son fruto de un acto de amor consciente del creador para que sus criaturas  puedan mejorarse y llegar a ser algún día iguales a él, además de poder conocer y probar su propia omnipotencia.

La creación es un proceso que parte de Dios que va manifestándose en formas más densas con menor conciencia de sí, pero que guardan en su inconsciente el impulso de atracción que los lleva de retorno a su morada original por medio del proceso inverso a la creación llamado evolución. La consciencia de si es el medio y el metro del nivel evolutivo. A mayor conciencia de sí, mayor altura en la inmensa escala de la perfección, hasta unirse con la consciencia absoluta de Dios.

image

Este es el primer capítulo del testimonio de mi vida. Lo que voy a hacer no se parece a ningún testamento. Porque no voy a distribuir mis bienes materiales que son muy poco valiosos. Apenas como toca para un economista pequeño burgués aficionado a la filosofía esotérica.

Lo que intento es más un recuento de mi paso por esta fiesta de la vida. En este momento pienso que tengo más razones para la nostalgia que que para la ilusión. No fui invitado o no me acuerdo de haber aceptado con alegría la venida a esta tierra; que no siempre ha sido fiesta, sino un arduo y árido desierto y un campo de batalla donde se lucha y a veces se muere por causas idiotas.

Me asombra y me aterra tanto tiempo transcurrido en la más completa inconsciencia, aún más me conmueve la fragilidad de todos los sueños y las utopías que me impulsaron a continuar viviendo. Tanto ellas como ellos, que tanto ame, han venido desvaneciéndose  como fantasmas hastiados de la noche. Por eso me pregunto hoy sino eran fruto también de la inconsciencia de mis hermanos humanos.

Hoy me encuentro con el desagradable sabor de la enajenación y la melancolía  cuando examino mis recuerdos más queridos.

Más de la mitad de los años pasados tuve que gastarlos tratando de adquirir un sentido de la vida que no me dieron ni mis padres ni la mayoría de mis maestros.

Mis padres cumplieron con lo que creyeron que era su deber: Crear hijos para el Cielo y para autocomplacerse: alimentarlos, vestirlos, darles educación en una de las universidades donde estudien los hijos de los ricos y botarlos al mundo para que consigan dinero y poder. Ellos creían, como casi todo el mundo, que el objetivo de la vida es tener “Salud, dinero y amor”, mientras llega la muerte.

Las inquietudes al respecto del sentido de la vida se relacionan con lo que sucede después de la muerte. Este tema había sido campo vedado para ciencias o concepciones diferentes a la religión. Ahora es objeto de estudio por la ciencia que ha mostrado una actitud escéptica ante las interpretaciones religiosas. La psicología transpersonal, considerada poco “ortodoxa” por la psicología experimental, ha venido presentando las experiencias, cercanas a la muerte a veces por hipnosis regresiva y otras por simple recuerdo. También  se han  recordado experiencias anteriores a la formación del feto o del cerebro. Todo lo expuesto tiende a probar alguna forma de supervivencia de la conciencia después de la muerte y antes del nacimiento.

El paradigma materialista ha venido negando apresuradamente esa posibilidad y las experiencias anteriores las explica como  alucinaciones producidas por los cambios bioquímicos  provocados por los traumas que acompañan esos choques accidentales de grave daño cerebral y que adicionalmente acaban la  actividad eléctrica neuronal.

El tema de las regresiones se ha interpretado como alteraciones, producto de la hipnosis, que producen confusiones en la memoria con la tendencia a interpretar recuerdos de esta vida como si fueran de otra vida o transferencias de recuerdos y experiencias del hipnotizador al hipnotizado o confundir lecturas cuentos o historias como, si fueran recuerdos personales.

Como la ciencia positivista y materialista en el sentido físico no cree ni puede investigar la realidad sutil, usa sus recursos mentales para imaginarse que todo tiene una explicación sensitiva y experimental.

.

La educación religiosa durante esta y otras vidas ha  grabado en nuestro cuerpo astral órdenes y conceptos morales acerca de lo que es bueno o malo y de lo que es perfecto o imperfecto. También lo han llenado de miedos a los castigos después de la muerte. Según todas esas morales  nuestro sentido de la vida esta escrito y definido desde que nacemos por los inventores de religiones. Somos victimas de lo que han establecido otros como la”Perfección”.

Todas estas normas han formado  una especie de “super ego” social y cultural y al considerarlos verdaderas entramos en la celda de una prisión inconsciente e invisible que se prolonga y repite perpetuamente hasta que no despertemos a nuestra real condición.

Las normas anteriores actúan sobre la personalidad que se ocupa de elaborar apariencias obligando a fingir que se es perfecto, que se es bueno y que no se es pecador ni se tiene ningún defecto.  Este proceso empieza desde la infancia y produce un disfraz y una mascara etéricas falsas. Es el responsable de la mentira.

Cuando  esa necesidad de aparentar perfección  se ha repetido en muchas vidas, contamina a la esencia que pierde cualquier noción de valor propio  y solo busca cumplir con esa actuación vida tras vida, olvidando su propia naturaleza espiritual  y los objetivos que le corresponden.

Contra esta esclavitud interior la humanidad ha creado un mecanismo de defensa que actúa como un muro grueso y burdo: El materialismo físico y el ateísmo. Este mecanismo se vuelve una contra-ideología. que tiene el grave defecto de negar la realidad superior a la física y explicar todo por elementos y factores de este plano sensorial. Entramos en otro sueño mecánico y nuestro mundo interior es simplemente consecuencia de la interacción y reacción interior física a estímulos venidos de afuera del mismo carácter. La vida tiene el objetivo de gozar y construir algo material mientras nos llega la muerte que es el final de nuestra única y corta historia. En el terreno moral esta  ideología plantea la conveniencia de una ética humanista destinada a defender la vida física, la propiedad  y la libertad para realizar lo que uno quiera siempre y cuando no perjudique los derechos de los demás.

Los creyentes en esta ideología,  encuentran un vacío interior que los tortura cada vez que piensan en la muerte, prefieren huir con una tremenda obsesión por nuevos y originales placeres  y experiencias. La vejez les plantea retos imposibles por la falta de significado de sus vidas. Todo ello los acerca cada vez al suicidio o a la eutanasia cuando padecen enfermedades incurables y terminales.  No son víctimas de la ” perfección” como los creyentes religiosos, pero sufren mucho por la falta de salud, dinero, éxito y aprobación de los demás Y se sienten muy mal con todo lo que les impide satisfacer sus inmediatos anhelos.

En donde encontrar la verdad? El autor de este blog cree,  de acuerdo a su versión de la enseñanza de  Gurdjieff  que existen tres tipos de realidades: una subjetiva y dos objetivas. La realidad imaginaria y las realidades física y sutil.

En cuanto a la moral solo existe un criterio:  lo que favorece la creación y  desarrollo del Alma  es bueno y lo que lo impide es malo.  El alma es la hija interior del desenvolvimiento espiritual y del trabajo sobre sí mismo en innumerables vidas con éxitos, fracasos y retrocesos en lograr este producto supremo del proceso evolutivo a nivel humano.