Archivos de la categoría ‘Cuarto Camino’


En varias conversaciones Gurdjieff se refirió con mucho respeto a los alquimistas, padres de la química. Los consideraba trabajadores sobre sí mismos por medio de la transformación de los metales viles (plomo y mercurio) en oro. Cuando los alquimistas hablaban de extraer lo sutil de lo groseros se referían a los efectos de una forma determinada de oro que es refinado a partir del oro común por procesos sucesivos de fundición y enfriamiento que producen un polvo blanco con propiedades especiales sobre la consciencia del hombre.

En otro significado el oro alquimico comprende los hidrógenos de densidad inferior  a h48 de la tabla general de hidrógenos propuesta por Gurdjieff y que se adquieren con la práctica del único choque consciente situado entre sol 48 y la 24 de la octava del hombre inacabado..  Es decir los hidrógenos 24, 12, 6, 3 y 1. El hidrógeno 24 es el del centro emocional superior , el 12 es el centro mental superior y produce  la consciencia objetiva de sí mismo propia del hombre.  El hidrógeno 6 es exclusivo del Alma y aporta  la consciencia objetiva general. El hidrógeno 3 aporta la consciencia absoluta y el 1 es el Absoluto manifestado. Estas son distintas formas del oro alquimico.

Este sentido de los hidrógenos alquímicos y su absorción era y es el significado de la palabra “oración” usada en las religiones y el simbolismo oculto de lucir objetos de oro en el cuerpo y el de los trajes dorados y blancos de los sacerdotes en las ceremonias religiosas.  Se considera que la construcción del alma es un proceso dirigido a formar un cuerpo nuevo hecho con el oro alquimico.

La permanencia de estas ideas en el inconsciente colectivo de la humanidad llevo, junto con otros motivos, a establecer el oro como elemento que sirve para acumular valor económico y durante mucho tiempo fue considerado como medio de cambio o de pago universal y primera forma del dinero antes del dinero de papel y ahora el dinero electrónico.

La gran obra que  era el objetivo  de los alquimistas era algo muy diferente de enriquecerse fabricando oro.  Esa era una prueba muy dura que si no pasaban se estancaban ahí, como el elixir de la inmortalidad. El fin del proceso era producir su propia alma y acceder a los niveles superiores de ser y de consciencia  por la introducción de los hidrógenos más sutiles que ya se han descrito. Para ello la codicia y el deseo de inmortalidad o de la eterna juventud eran obstáculos definitivos  en el camino.

En conclusión el oro metálico representa la riqueza económica y el oro alquimico asimilado por el cuerpo astral,  el valor espiritual del hombre.

Anuncios

 

IMG_0025

Esta entrada trata un tema supremamente importante: cómo es la percepción de la realidad por el cuerpo astral y el cuerpo espiritual en los diferentes niveles de consciencia.

En los niveles subjetivos y pasivos de consciencia, el sueño y la vigilia la sensación de realidad y la certeza se hallan mezcladas  con la imaginación. En la vigilia se percibe la realidad física en forma objetiva. En el sueño puede afirmarse que no se percibe la realidad física y que en general se percibe un mundo imaginario, resultado de la capacidad inventiva de la mente.  En lo relativo al mundo interior de emociones, sensaciones y pensamientos nuestra percepción en el nivel de vigilia está contaminada por nuestra imaginación puesta al servicio de nuestros deseos y nuestros miedos que pueden actuar en forma consciente o inconsciente.

Los niveles activos y objetivos de consciencia tienen siempre la presencia de hidrógenos espirituales que van desde h48 hasta h3. La consciencia de sí objetiva, donde puede percibirse el propio cuerpo astral opera con h12 y la consciencia objetiva general donde puedes percibirse toda la realidad sutil astral opera con h6.

La certeza y la sensación de realidad tienen un sabor distinto de acuerdo al objeto que se percibe. Si es un objeto físico es diferente y es sentida en la consciencia de vigilia. Si es un ser astral esa certeza y esa sensación de realidad objetiva es percibida por el cuerpo espiritual independiente llamado Alma o por la parte espiritual del cuerpo astral llamada centro mental superior en el caso del propio cuerpo astral.

Un factor muy importante a considerar para distinguir los niveles de consciencia es la respiración consciente. Cuando permanece la percepción de la respiración junto con la percepción del  objeto o ser astral se puede estar seguro que nuestro nivel de consciencia es objetivo: consciencia de sí o consciencia externa

El trabajo sobre sí mismo realizado con perseverancia va desplazando poco a poco el centro de gravedad del ser: primero de la personalidad a la esencia y luego hacia los centros superiores. Aquí opera el impulso sagrado de auto perfección y el apoyo dado por el espíritu al centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.  Esta corrida del centro de gravedad produce las sensaciones de certeza y de realidad objetivas del mundo astral y del mundo espiritual.

Es necesario enfatizar en la existencia de una masa crítica de hidrógenos superiores o espirituales para producir esas certezas o sensaciones de la realidad sutil.  O sea por ejemplo,  que sino se ha asimilado cierta cantidad mínima de h12, no se produce el nivel de consciencia objetiva de sí mismo y la sensación de realidad y certeza del propio cuerpo astral que corresponde a dicho nivel.  Como el agua que no hierve a temperaturas inferiores a los 100 grados centígrados. El objetivo general del trabajo sobre sí mismo es asimilar esa cantidad crítica de sustancias sutiles para producir los niveles superiores de ser y de consciencia. Esa es la evolución humana

Desde hace tiempo quería escribir esta entrada para dejar clara mi posición acerca del Cuarto Camino y mi particular forma de verlo.

En otras entradas he planteado mis discrepancias con la enseñanza de Gurdjieff y con lo que quedó de ella y este artículo es un resumen de ellas y una interpretación nueva nacida de mi comprensión madurada en 43 años. A  continuación pasó un apretado resumen de  mis diferencias presentando lo fundamental

  • No creo en la existencia de más de un choque consciente. Creo en dos choques únicamente : uno consciente y otro inconsciente  o mecánico. Al choque consciente se le podría llamar choque espiritual porque es la actividad del cuerpo espiritual sobre el cuerpo astral. Al choque inconsciente o subjetivo se lo puede llamar choque astral y representa la actuación del cuerpo astral sobre el  cuerpo físico.
  • Creo que la numeración del eneagrama debe cambiarse. Si representa el número uno y re el 8.  Ello vuelve inversa la relación entre el  espíritu y el cuerpo físico en la octava evolutiva.   Es decir que la evolución humana es un proceso que depende del choque o interacción del espíritu sobre el cuerpo astral realizada por los choques conscientes sucesivos hasta crear el Alma.
  • Creo en la reencarnación en cuerpo físico  como un proceso evolutivo que puede ser más o menos largo  según sea la frecuencia e intensidad de  los choques conscientes o espirituales sobre el cuerpo astral en cada vida física.  Si se alcanza a crear un alma ya no se renace en el  mundo físico sino en las regiones del mundo espiritual.
  • Por razones desconocidas, Gurdjieff no presentó la información que tenía y contó con discípulos  que tenían poca capacidad crítica para aclarar o sugerir soluciones a las contradicciones de sus enseñanzas.
  • Como consecuencia de lo anterior,  el cuarto camino se volvió una vía meramente psicológica donde no se conoce ni se comprende la operación de la realidad sutil y de los mundos astral y espiritual sobre el ser humano. Todo se halla incluido en un burdo materialismo físico.

En mi cuarto camino se asciende en el nivel de ser y de consciencia mediante la práctica del choque consciente  que comprende la respiración consciente,  la identificación con las emociones superiores y la no identificación con las negativas, el recuerdo y la observación de si mismo y la comprensión de las leyes de tres y de siete en el sagrado eneagrama. La práctica de lo anterior va fortaleciendo los centros emocional y mental  superiores hasta llegar al punto crítico de la creación del Alma.

He aceptado el nombre del cuarto camino  para la senda espiritual propuesta por las enseñanzas de Gurdjieff aunque opino que debe añadirse que esa propuesta se realiza en la realidad sutil y más concretamente en el cuerpo astral con el apoyo de la parte espiritual presente en los centros superiores mental y emocional y la intervención específica del centro sexual.

Lo anterior es mi versión personal de lo que yo creo que es el Cuarto Camino y que no coincide en varios aspectos con la presentación oficial y la práctica ordinaria de esta vía espiritual.

 

GURDJIEFF3[1]

En la entrada anterior presenté varios problemas y confusiones de la enseñanza de Gurdjieff, que me mantuvieron alejado de ella por algunos intervalos más o menos largos. Ahora quiero empezar a exponer mi propia opinión respecto a temas fundamentales de dicha enseñanza.

La consciencia,  el recuerdo y la observación de si, tienen  su fundamento en la necesidad de desarrollar la atención y la memoria  para evolucionar.  Estamos acostumbrados a no relacionar con el nivel de conciencia ni la atención ni la memoria.  En otras escuelas y débilmente en esta se relaciona el nivel y la calidad de la atención con el nivel de consciencia. Pero las interdependencias entre las tres no se exponen claramente. Como si fuera poco se ignora que los niveles de consciencia, atención y memoria  corresponden a diferentes cuerpos sutiles. Nada puede ser más importante.

Es importante explicar aquí que los niveles de conciencia y atención corresponden a diferentes cuerpos que a su vez interpenetran el cuerpo físico y se interpentran entre sí. Esos cuerpos son  sentidos y percibidos cómo internos al cuerpo físico aunque desbordan sus límites. Así al sueño corresponde un nivel mínimo de atención y de conciencia de acuerdo a los niveles inferiores del cuerpo astral. El nivel ordinario de atención o consciencia ordinaria de vigilia corresponden a niveles medios del cuerpo astral. La consciencia objetiva de sí mismo corresponde al centro mental superior  que es la parte del cuerpo espiritual que interpenetra el cuerpo astral y permite percibir el propio cuerpo astral y el físico como si fueran objetos externos. La conciencia y la atención objetiva general son propias del alma como ser espiritual y no las puede tener el cuerpo astral.

La presentación anterior no figura en ningún texto del Cuarto Camino y por omitirla se comete el grave error de localizar todo en el cuerpo físico y proponer un psicologismo y un programa de superación personal que le quita todos los aspectos sutiles al trabajo y a la evolución espiritual que fueron muy destacados por Gurdjieff.

Lo que se dijo de la atención y la conciencia es aplicable a la memoria: la memoria ordinaria correspondiente a los niveles subjetivos de consciencia como el sueño y la vigilia  tiene una cobertura que no se extiende  sino a la vida actual  y está localizada en el bajo astral. Los ejercicios de recuerdo de sí van dirigidos a ponernos en contacto con una memoria superior que abarca todas las vidas anteriores y los periodos entre vidas en el mundo astral, además es capaz de recordar las experiencias de conciencia objetiva  y discriminar los recuerdos según los diferentes niveles de ser y de consciencia. Esta súper memoria está localizada en el cuerpo espiritual.

Después de lo expuesto deben replantearse los fines del trabajo sobre sí mismo:

  • El trabajo va dirigido a crear el Alma
  • El esfuerzo consciente va produciendo los niveles objetivos de consciencia y la asimilación de los hidrógenos que forman el ser espiritual.

GURDJIEFF3[1]

Me siento en capacidad de hablar en esta forma porque soy heredero del pensamiento de Gurdjieff.  He estado 43 años con la enseñanza del cuarto camino y me encontré con muchos callejones sin salida que me apartaron algunos periodos de la enseñanza. Tuve experiencias de regresión a vidas anteriores y consejos de guías espirituales sobre la verdadera interpretación de la ley de tres y de la ley de siete y sobre todo del eneagrama en su verdadera numeración donde si es 1 y no 8 y re es 8 y no 1.  El choque entre la y sol es 3 y es el único choque consciente.  El choque entre sí y do se da una sola vez en millones de años cuando el absoluto decide concluir la era de absorción y empezar la era de expansión o creación.  El choque mecánico o programado se da entre fa y mi y corresponde al punto 6 del eneagrama.

En cuanto a los callejones sin salida el primero es de tipo lógico y consiste en que el segundo choque consciente supone la iniciación de otra octava que lo llene y  a esa octava como la llamaríamos? Y cuando esa octava necesite otra entre mi y fa que llene su intervalo estaríamos hablando de un tercer choque conscientes y así sucesivamente en forma indefinida tendríamos un número indeterminado de octavas y choques conscientes y nunca se llegaría al Absoluto.

Otro callejón sin salida que dio origen a todo tipo de confusiones fue el concepto de “Esencia”. Gurdjieff solo dijo que era lo innato en el hombre en oposición a la personalidad que es lo adquirido. Posteriormente hablo de “tipo” como sinónimo de esencia y de esta forma aumentó la confusión. Se estableció la idea de que la esencia estaba inactiva y la mayoría de las personas funcionaban con la personalidad.  Como no precisó el término innato y dijo no admitir la reencarnación la mayor parte de los alumnos consideró que ese término se refería a las características genéticas heredadas de los padres. Como tampoco definió los tipos, apareció la escuela que relacionó los tipos con él eneagrama y salieron así los eneatipos. Alguna vez hizo referencia a que los tipos tenían un significado astrológico y no faltó la identificación de ellos con los signos del horóscopo.  En ese sentido el estudio u observación del propio tipo no se sabe adónde debe dirigirse. Ello sin hablar de la ciencia de los “Idiotas” y sus famosos brindis y banquetes en honor a las clases de  “idiotas”. Así por ejemplo Dios es el idiota # 21 y Jesucristo el “18 o Idiota esférico”

Un consejo que fue muy mal interpretado fue el de la “No expresión ni identificación con las emociones negativas”, considerando emociones negativas las que acompañan placeres mecánicos como la sinceridad, la autenticidad, la ternura, la curiosidad, la espontaneidad, el entusiasmo, el disfrute de la amistad, y el amor ordinario, el goce del arte  subjetivo y de la belleza ordinaria, la alegría, el perdón y la tranquilidad  por nombrar algunas. Eso fue fatal para unas personas y para otras la llegada a una especie de autismo. Gurdjieff se dio cuenta de ello y por eso al principio de la tercera serie hablo que para algunos de sus alumnos su enseñanza se había convertido en un camino al manicomio o al cementerio. Realmente hasta el final de su vida no pudo o no quizo hacer nada para resolver esa situación. Ese tipo de emociones deben identificarse como inferiores y ser consciente de ellas, pero al principio, cuando se es incapaz de experimentar las emociones superiores o conscientes,  no es un error expresarlas o identificarse. Es más grave identificarse con el rencor, la ira, la envidia, la tristeza, la ansiedad, la desesperanza, el miedo por causas imaginarias, la melancolía, el sentimiento de culpa, el deseo de venganza, la tendencia mecánica de engañar o engañarse, la depresión, el odio, la codicia y la avaricia porque no sólo producen violencia contra los demás o contra uno mismo, sino que bajan mucho el nivel de conciencia y la atención y son el origen de enfermedades mortales.

(más…)


La diferencia entre esas dos clases de sufrimientos se hace desde el punto de vista del Cuarto Camino. En esta enseñanza se consideran como útiles aquellos actos, comprensiones o emociones que sirven para activar nuestra relación con los centros emocional  y mental superiores en una primera etapa, completar dichos centros después y por último construir el Alma. Esta distinción no tiene que ver con ninguna ideología religiosa ni con  el karma,  que es otra forma de ideología cuando se trabaja a niveles subjetivos de consciencia o con un bajo desarrollo de los centros superiores.

Lo dicho anteriormente se aplica a los sacrificios ofrecidos a los dioses o a Dios, a la renuncia a algún deseo o placer para ofrendarlo a la divinidad y obtener favores en esta vida física o en la vida astral posterior a la muerte física. Todo eso es inútil y no sirve para la realización de nuestros sueños o deseos. También se aplica lo anterior a la eficacia de conseguir un premio kármico consistente en reencarnar con suerte y riquezas en una vida futura con el costo de aguantar el sufrimiento en esta. Dios no castiga a los verdugos ni premia a  las victimas que soportan su frustración y sufrimiento injustos con abnegación y resignación.  Esto a primera vista parece inaceptable y repulsivo, pero los que hemos podido recordar las miles o millones de veces que hemos muerto y fuimos a reclamar el premio a nuestras acciones generosas y a nuestros sacrificios  ofrecidos a Dios nadie nos atendió  ni  nos pago por estas obras. Lo que sucedió entonces fue un encuentro con parientes y amigos que nos dijeron que no era cierto lo que ellos y nosotros creíamos y que vieramos si algunos de esos fantoches que se autodenominaban “Representantes de Dios” podrían seguir engañando a los ingenuos y crédulos con falsas promesas de reencarnaciones felices en los próximos cuerpos físicos.  Estos mentirosos contaban a su favor con el  olvido de cualquier promesa hecha por ellos antes de encarnar y por eso nadie les pedía cuentas. Pero los que habían desarrollado sus centros superiores y avanzado en la construcción de su alma eran capaces de recordar esas vivencias del período entre vidas y demostrar la farsa.

El sufrimiento útil  forma parte del choque consciente en el aspecto emocional y nos permite construir las conexiones con los centros superiores y mover el centro de gravedad de nuestro ser hacia la parte espiritual  en cambio del centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.

Al principio el sufrimiento útil, llamado por Gurdjieff:”Sufrimiento intencional” es el dolor del desapego del centro sexual que es  transitorio y es sustituido por el placer de las emociones conscientes y de la comprensión que desarrolla los centros superiores primero y el alma después.  Por ello  no debe temerse a este sufrimiento  liberador que nos produce la verdadera y única evolución.