Fidel,  el último creyente

Publicado: noviembre 26, 2016 en cosmovisión

image

Sobrevivió a la revolución rusa, a la revolución china,  a 683 intentos de matarlo. A pesar de todo, luchó en forma quijotesca por la ideología marxista que daba sentido a su vida.

Fidel Castro murió demasiado tarde.  Hubiera sido mejor que hubiera muerto antes de soportar el fracaso de lo que más amaba y de lo que creía. Seguramente hubiera pasado a la historia como los otros grandes revolucionarios: Lenin y Mao.

En esta entrada lo presento como el ultimo creyente porque el marxismo-leninismo que definió lo que era una ideología terminó convirtiéndose en una de ellas y tuvo en Fidel uno de sus más más devotos fieles.  Cuando muy pocas personas creían en la revolución socialista mundial  él seguía viéndola como el destino inexorable del hombre. 

Porque pertenezco a una generación de latinoamericanos que vimos en el la esperanza de una redención definitiva de la pobreza y la explotación no puedo sentir ni odio ni desprecio por Fidel. Todos los que lo acompañamos en su sueño revolucionario nos decepcionamos por la tremenda realidad económica que nos despertó de ese mito ideológico.

La muerte de Fidel trae  a la memoria muchos recuerdos amargos y dulces pero que pertenecen  a un pasado irreversible que  nos interroga sobre temas  fundamentales del argumento de nuestra vida y ante todo acerca del nivel de consciencia que tuvimos cuando nosotros también creímos en esta ideología que  consideramos como el verdadero significado de la historia.

Paz en la tumba del último creyente.

Anuncios


En varias conversaciones Gurdjieff se refirió con mucho respeto a los alquimistas, padres de la química. Los consideraba trabajadores sobre sí mismos por medio de la transformación de los metales viles (plomo y mercurio) en oro. Cuando los alquimistas hablaban de extraer lo sutil de lo groseros se referían a los efectos de una forma determinada de oro que es refinado a partir del oro común por procesos sucesivos de fundición y enfriamiento que producen un polvo blanco con propiedades especiales sobre la consciencia del hombre.

En otro significado el oro alquimico comprende los hidrógenos de densidad inferior  a h48 de la tabla general de hidrógenos propuesta por Gurdjieff y que se adquieren con la práctica del único choque consciente situado entre sol 48 y la 24 de la octava del hombre inacabado..  Es decir los hidrógenos 24, 12, 6, 3 y 1. El hidrógeno 24 es el del centro emocional superior , el 12 es el centro mental superior y produce  la consciencia objetiva de sí mismo propia del hombre.  El hidrógeno 6 es exclusivo del Alma y aporta  la consciencia objetiva general. El hidrógeno 3 aporta la consciencia absoluta y el 1 es el Absoluto manifestado. Estas son distintas formas del oro alquimico.

Este sentido de los hidrógenos alquímicos y su absorción era y es el significado de la palabra “oración” usada en las religiones y el simbolismo oculto de lucir objetos de oro en el cuerpo y el de los trajes dorados y blancos de los sacerdotes en las ceremonias religiosas.  Se considera que la construcción del alma es un proceso dirigido a formar un cuerpo nuevo hecho con el oro alquimico.

La permanencia de estas ideas en el inconsciente colectivo de la humanidad llevo, junto con otros motivos, a establecer el oro como elemento que sirve para acumular valor económico y durante mucho tiempo fue considerado como medio de cambio o de pago universal y primera forma del dinero antes del dinero de papel y ahora el dinero electrónico.

La gran obra que  era el objetivo  de los alquimistas era algo muy diferente de enriquecerse fabricando oro.  Esa era una prueba muy dura que si no pasaban se estancaban ahí, como el elixir de la inmortalidad. El fin del proceso era producir su propia alma y acceder a los niveles superiores de ser y de consciencia  por la introducción de los hidrógenos más sutiles que ya se han descrito. Para ello la codicia y el deseo de inmortalidad o de la eterna juventud eran obstáculos definitivos  en el camino.

En conclusión el oro metálico representa la riqueza económica y el oro alquimico asimilado por el cuerpo astral,  el valor espiritual del hombre.


Los economistas fuimos educados con la idea de que para acabar con la pobreza se debieran ofrecer puestos de trabajo  con una remuneración mínima equivalente al costo de las mercancías que una familia necesita para vivir.

Cada vez es menos cierto lo que nos enseñaron,  porque el desarrollo tecnológico ha venido produciendo máquinas que sustituyen el trabajo manual y mental del hombre y eso estaría muy bien si no se produjera la pérdida de puestos de trabajo con las consecuencias conocidas. Sin embargo este es un problema fácil de resolver si se acaba con el mito de que el empleo es lo único importante y no la capacidad productiva de otros medios diferentes aunque creados con el trabajo humano.

Cuando se acabe el mito del empleo el Estado capitalista creará subsidios  financiados con impuestos o con fabricación de dinero para comprar lo que produzcan las máquinas y se podrá terminar con la escasez si  los empresarios permiten  que sus ganancias se realicen  por ventas en volumen y no por reducciones en la oferta para mantener los precios altos de acuerdo a lo que en otra entrada de este blog se denomina  La paradoja del Valor Económico.

En esta situación se promoverá y tendrá un valor económico muy alto el  trabajo creativo e inventivo del hombre para seguir produciendo medios que ahorren trabajo en todos los procesos productivos.

Este futuro puede estar a 20 o treinta años y  el desempleo se verá como algo fruto del progreso  de la sociedad y no como la peor de las enfermedades económicas al lado de la inflación.

 

IMG_0025

Esta entrada trata un tema supremamente importante: cómo es la percepción de la realidad por el cuerpo astral y el cuerpo espiritual en los diferentes niveles de consciencia.

En los niveles subjetivos y pasivos de consciencia, el sueño y la vigilia la sensación de realidad y la certeza se hallan mezcladas  con la imaginación. En la vigilia se percibe la realidad física en forma objetiva. En el sueño puede afirmarse que no se percibe la realidad física y que en general se percibe un mundo imaginario, resultado de la capacidad inventiva de la mente.  En lo relativo al mundo interior de emociones, sensaciones y pensamientos nuestra percepción en el nivel de vigilia está contaminada por nuestra imaginación puesta al servicio de nuestros deseos y nuestros miedos que pueden actuar en forma consciente o inconsciente.

Los niveles activos y objetivos de consciencia tienen siempre la presencia de hidrógenos espirituales que van desde h48 hasta h3. La consciencia de sí objetiva, donde puede percibirse el propio cuerpo astral opera con h12 y la consciencia objetiva general donde puedes percibirse toda la realidad sutil astral opera con h6.

La certeza y la sensación de realidad tienen un sabor distinto de acuerdo al objeto que se percibe. Si es un objeto físico es diferente y es sentida en la consciencia de vigilia. Si es un ser astral esa certeza y esa sensación de realidad objetiva es percibida por el cuerpo espiritual independiente llamado Alma o por la parte espiritual del cuerpo astral llamada centro mental superior en el caso del propio cuerpo astral.

Un factor muy importante a considerar para distinguir los niveles de consciencia es la respiración consciente. Cuando permanece la percepción de la respiración junto con la percepción del  objeto o ser astral se puede estar seguro que nuestro nivel de consciencia es objetivo: consciencia de sí o consciencia externa

El trabajo sobre sí mismo realizado con perseverancia va desplazando poco a poco el centro de gravedad del ser: primero de la personalidad a la esencia y luego hacia los centros superiores. Aquí opera el impulso sagrado de auto perfección y el apoyo dado por el espíritu al centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.  Esta corrida del centro de gravedad produce las sensaciones de certeza y de realidad objetivas del mundo astral y del mundo espiritual.

Es necesario enfatizar en la existencia de una masa crítica de hidrógenos superiores o espirituales para producir esas certezas o sensaciones de la realidad sutil.  O sea por ejemplo,  que sino se ha asimilado cierta cantidad mínima de h12, no se produce el nivel de consciencia objetiva de sí mismo y la sensación de realidad y certeza del propio cuerpo astral que corresponde a dicho nivel.  Como el agua que no hierve a temperaturas inferiores a los 100 grados centígrados. El objetivo general del trabajo sobre sí mismo es asimilar esa cantidad crítica de sustancias sutiles para producir los niveles superiores de ser y de consciencia. Esa es la evolución humana

Desde hace tiempo quería escribir esta entrada para dejar clara mi posición acerca del Cuarto Camino y mi particular forma de verlo.

En otras entradas he planteado mis discrepancias con la enseñanza de Gurdjieff y con lo que quedó de ella y este artículo es un resumen de ellas y una interpretación nueva nacida de mi comprensión madurada en 43 años. A  continuación pasó un apretado resumen de  mis diferencias presentando lo fundamental

  • No creo en la existencia de más de un choque consciente. Creo en dos choques únicamente : uno consciente y otro inconsciente  o mecánico. Al choque consciente se le podría llamar choque espiritual porque es la actividad del cuerpo espiritual sobre el cuerpo astral. Al choque inconsciente o subjetivo se lo puede llamar choque astral y representa la actuación del cuerpo astral sobre el  cuerpo físico.
  • Creo que la numeración del eneagrama debe cambiarse. Si representa el número uno y re el 8.  Ello vuelve inversa la relación entre el  espíritu y el cuerpo físico en la octava evolutiva.   Es decir que la evolución humana es un proceso que depende del choque o interacción del espíritu sobre el cuerpo astral realizada por los choques conscientes sucesivos hasta crear el Alma.
  • Creo en la reencarnación en cuerpo físico  como un proceso evolutivo que puede ser más o menos largo  según sea la frecuencia e intensidad de  los choques conscientes o espirituales sobre el cuerpo astral en cada vida física.  Si se alcanza a crear un alma ya no se renace en el  mundo físico sino en las regiones superiores del mundo astral o en el cosmos espiritual.
  • Por razones desconocidas, Gurdjieff no presentó la información que tenía y contó con discípulos  que tenían poca capacidad crítica para aclarar o sugerir soluciones a las contradicciones de sus enseñanzas.
  • Como consecuencia de lo anterior,  el cuarto camino se volvió una vía meramente psicológica donde no se conoce ni se comprende la operación de la realidad sutil y de los mundos astral y espiritual sobre el ser humano. Todo se halla incluido en un burdo materialismo físico.

En mi cuarto camino se asciende en el nivel de ser y de consciencia mediante la práctica del choque consciente  que comprende la respiración consciente,  la identificación con las emociones superiores y la no identificación con las negativas, el recuerdo y la observación de si mismo y la comprensión de las leyes de tres y de siete en el sagrado eneagrama. La práctica de lo anterior va fortaleciendo los centros emocional y mental  superiores hasta llegar al punto crítico de la creación del Alma.

He aceptado el nombre del cuarto camino  para la senda espiritual propuesta por las enseñanzas de Gurdjieff aunque opino que debe añadirse que esa propuesta se realiza en la realidad sutil y más concretamente en el cuerpo astral con el apoyo de la parte espiritual presente en los centros superiores mental y emocional y la intervención específica del centro sexual.

Lo anterior es mi versión personal de lo que yo creo que es el Cuarto Camino y que no coincide en varios aspectos con la presentación oficial y la práctica ordinaria de esta vía espiritual.

Leer el resto de esta entrada »


El dinero en cualquier economía debiera reflejar el valor de los bienes que se pagan con él.  En el socialismo  que asigna lo que se puede comprar con el trabajo humano  el dinero pierde todo el significado que le da el mercado de bienes y servicios de consumo.  Los bienes para cada persona se asignan de acuerdo a la cantidad producida disponible por persona al mes  calculada con una división simple: el total disponible de cada bien se dividen entre todos los habitantes que lo necesitan y el resultado se pone en la libreta de racionamiento.  El dinero no se necesita para nada en la operación anterior que no define ningún precio. Donde no hay precios no se necesita el dinero. Tampoco  intervienen  las horas, la calidad y la eficacia del trabajo aportado. Basta con presentar la libreta y se reciben las cantidades.  Si todos reciben lo mismo, ello es injusto y muy desestimulante para los trabajadores.  Este argumento hizo establecer diferentes libretas de racionamiento y utilizar el dinero para pagar las diferentes clases  de trabajo además de estímulos no monetarios para premiar en especie  a los trabajadores.

La situación anterior es  imposible de sostener en una economía socialista que dependa de lo que exporta o vende al exterior. Aquí se depende del precio externo de lo que exporta. Este precio y los costos de producción deben ser competitivos o el país socialista no vende. Además lo que se importa tiene un precio y debe pagarse con dinero internacional. Frecuentemente dólares o euros del odiado y corrompido mundo “burgues”. Ahora se ven muchas razones para necesitar el dinero.  El caso cubano es un ejemplo típico:

Cuando no se dependía del turismo se usaba el peso cubano equivalente al dólar, después aparecieron los pesos convertibles en dólares cuando el turista sale del país y quiere cambiar por dólares o euros los pesos que no gasto. Simultáneamente se emiten los pesos no convertibles (CUP) para las transacciones diferentes a las que se realizan con los turistas. En ese país circulan entonces dos monedas.  Las personas tienden a guardar los pesos  convertibles y usar los otros que valen menos.

Una situación en Cuba es que el mercado interno es reducido y las transacciones tienen impuestos y son controladas por el Estado . El dinero no mide el valor real de los bienes y servicios porque los precios no indican la escasez real ni la necesidad real de las mercancías y servicios que no se venden a los turistas.  Los precios se determinan artificialmente para que los salarios correspondan con lo que se puede adquirir con la libreta de racionamiento o, cuando algunos artículos están fuera de ella en la red minorista de tiendas del estado.

En conclusión el dinero nacional en los paises socialistas no cumple sino una función simbólica  porque el mercado libre no opera y no asigna precios reales a los bienes y servicios. Sin embargo el dinero internacional es muy necesario porque se requiere para abastecer la economía de bienes de consumo y de bienes de producción que no se producen localmente.