Posts etiquetados ‘celda sutil de la carcel’


GURDJIEFF3[1]

Pregunta: existe o no existe el segundo choque consciente y en que consiste?

Respuesta: No existe, como no existe un tercero o un cuarto choque consciente. Gurdjieff por razones desconocidas oculto la octava del espíritu y su relación con la octava del alimento físico para iniciar por medio de los centros superiores y el centro sexual  la formación del alma u octava del aire.  El choque consciente que realmente se da entre sol48 , la 24 y si 12  lo ubico al final de si 12 y le atribuyo la formación de la octava del aire y las 3 primeras notas de la octava de impresiones, sin  intervención del espíritu.

Pregunta:Porque es tan importante el centro sexual en la formación del alma, en la producción de la consciencia objetiva y porque es  la principal causa de nuestra esclavitud?  Acaso Gurdjieff es tan pansexualista como Freud o Marcuse?

Respuesta: Su pregunta incluye varias inquietudes y voy a principiar por ubicar el centro sexual en la maquina humana. Para explicarlo mejor tomo prestada una definición del hombre de Arthur Koestler: “El hombre es un robot administrado por un fantasma”. Gurdjieff hubiera aceptado esa definición añadiendole: “el hombre es un robot físico administrado por un robot invisible”. Ese robot sutil que administra la maquina humana es el cuerpo astral o centro sexual. El centro sexual usa dos palancas para manejar el ser humano: El DESEO y EL MIEDO. Estos dos factores al pertenecer al cuerpo astral o centro sexual,  que es el viajero de todas nuestras vidas pasadas y de esta; definen las condiciones de cada reencarnación  y los protagonistas de los argumentos. Mediante ellos escogemos en donde nacemos, quienes son nuestros padres, con quienes nos casamos o convivimos. El cuerpo astral o centro sexual del hombre se diferencia muy poco del de los animales vertebrados. sin embargo esa pequeña diferencia es su posibilidad de liberarse de esa esclavitud al deseo y al miedo: El centro emocional superior, sede de las emociones de amor, fe y esperanza  CONSCIENTES y el centro mental superior, donde reside la consciencia OBJETIVA de si mismo. Los centros superiores son las semillas del Alma y el medio para que el espíritu se relacione con el cuerpo astral o centro sexual para gestar el alma y llevarla hacia su pleno desarrollo. El Hombre cuando construye el Alma se libera de la necesidad de reencarnar en un cuerpo físico y si lo hace es libremente para facilitar ese proceso que el culminó en otros hombres. Renace como Maestro físico.

Volvamos a su pregunta.  El ser ordinario de un hombre es esclavo de sus deseos y de sus miedos y solo tiene escasos momentos de conciencia objetiva de si mismo  y en muy pocos instantes siente las emociones conscientes que hemos mencionado anteriormente. Es movido por impresiones y datos externos que suscitan o activan deseos y miedos inconscientes que el erróneamente juzga fruto de su libertad. Solo cuando despierta la consciencia y la atención objetiva de si mismo puede darse cuenta de la prisión en que vive. En ese momento empieza a sustituir  todos sus deseos por tres: Escaparse de la cárcel invisible, despertar a la conciencia objetiva general  y desarrollar su alma hasta su plenitud. Solo cuando nace su alma, muere su cuerpo astral o centro sexual.

Cuando nace su alma también mueren sus miedos porque ellos eran fruto de la ignorancia acerca de lo que es la muerte física;  de la mala memoria de la vida en el plano astral y de la incapacidad de percibir ese universo sutil  por el alcance limitado de los estados subjetivos de conciencia. El alma supera todo eso con su consciencia objetiva.

En lo del “pansexualismo” de Gurdjieff, comparado con el  de Freud y Marcuse,   tengo que aclarar que ellos se referían a las consecuencias de la represión del instinto sexual  en la conducta humana y en las costumbres sociales. Jamás concibieron un centro sexual como un fantasma robot dirigiendo todas las manifestaciones mentales físicas y emocionales del ser humano.  Aunque en ambos casos se les abonan sus descubrimientos acerca de los efectos de dichas represiones sobre las enfermedades psicológicas, sobre el comportamiento y sobre la cultura humana. También habría que reconocerles  la revelación acerca de la existencia del inconsciente y su influencia  en una época en donde nadie se imaginaba que el hombre pudiera ser esclavo y víctima de algo que no percibía su conciencia de “vigilia”

Anuncios

 

Al nacer traemos órdenes profundamente grabadas en el subconsciente, que se mezclan con las que recibimos por los responsables de nuestra educación.  A veces se repiten las ordenes que vienen de vidas anteriores y las que recibimos en esta vida.

El vídeo al  principio de este artículo nos muestra todas las ordenes que recibimos por la educación y el entorno en que crecemos y que aunque no se basan en algo real y objetivo, forman un mundo de instrucciones que nos mete en una cárcel invisible y sutil, aunque no por ello menos efectiva.

A la enumeración de esa película debe añadirse todo lo que nos condiciona proveniente de existencias anteriores, en las cuales hemos encontrado dirigentes sociales  y personales que nos han repetido una y otra vez  lo que hay que hacer para complacer al Dios que ellos representan para que nos premie en la vida después de la muerte con todo aquello que nos negó esa vida.

Al morir entramos en un mundo invisible y sutil, donde nos salen a recibir los parientes y amigos fallecidos que no han encarnado todavía. Se descubre que no hay ni cielo ni infierno sino un mundo sutil a veces aburrido, poblado de algunos fantasmas fantoches y agresivos.

En compensación, en esa región pueden percibirse sonidos e imágenes armoniosas y  emociones dulces como la ternura. Los placeres de la comida y bebida no existen porque los cuerpos astrales no necesitan comer ni beber. El placer sexual puede tenerse pero en una forma astral diferente a la del cuerpo físico.

La historia se repite en cada encarnación, porque las condiciones económicas y las relaciones sociales de producción son las mismas. A lo largo del tiempo, las sociedades se han dividido entre los que compran trabajo y los que venden trabajo, entre amos y esclavos o entre capitalistas y trabajadores. Los esclavos y los trabajadores ordinariamente son explotados por sus amos, porque son una minoría  que ofrece el salario más bajo para poderse quedar con la mayor parte de la riqueza agregada por el trabajador.

Independiente del  Karma, siempre los pocos dueños de la tierra y/o de los otros medios de producción, son unos pocos privilegiados,  y es muy difícil nacer en una de esas familias,  Lo mas probable es repetir en la próxima vida la pobreza anterior o que no se repitan las condiciones de riqueza actual.

La situación sería desesperante sino hubiera la posibilidad de liberarse de ese ciclo de vidas y de la necesidad de reencarnar.  Aquí viene la pregunta fundamental:  Porque necesitamos nacer y para que?

En uno de los Upanishads  se presenta la causa más común de renacimiento: El deseo insatisfecho de vidas pasadas por personas, por bienes, por importancia personal o por el conocimiento que permita lograr placer, poder y riqueza. Según ese libro sagrado,  esas son las razones de los dormidos e ignorantes.

Para aquellos cuerpos astrales que han recibido datos de la realidad objetiva y están en camino de despertar existen las verdaderas instrucciones de la vida. Esos cuerpos sutiles   saben que para su liberación tienen que adquirir un cuerpo superior al astral, que les permita, aun en cuerpo físico,  ser gobernados por el espíritu, como representante y mediador de lo Absoluto. Este  gran cuerpo sutil es llamado Alma en el Cuarto Camino y es el medio para  liberarse de la prisión, de la ignorancia e inconsciencia en que hemos vivido por miles de vidas.

Este proceso de construcción del alma ha sido objeto de muchas entradas de este Blog a las cuales remito al lector interesado.


He querido transcribir un admirable texto del gran pensador esotérico alemán Gustav Meyrinck,  sobre el despertar de la consciencia, extractado de una novela suya llamada: “El espejo verde”

“La llave que nos hará dueños de la naturaleza interior esta oxidada desde el Diluvio

Se llama: velar.

Velar lo es todo

Los hombres están firmemente  convencidos de que velan, pero en realidad están presos de una red de sueños que han tejido ellos mismos. Cuando más se aprieta la red mejor impera el sueño. Los que están sujetos por sus mallas son durmientes que caminan por la vida como rebaños de ganado, llevados al matadero, indiferentes y sin pensar.

Los soñadores solo ven a través de las mallas, un mundo enrejado, no perciben más que aberturas engañosas, obran en consecuencia y no saben que estos cuadros son los restos insensatos de un todo enorme. Esos soñadores no son, como tal vez tú crees, los fantasiosos y los poetas: son los trabajadores los sin reposo del mundo, los que están roídos por la locura de obrar. Se parecen a los torpes escarabajos laboriosos que suben a lo largo de un tubo liso para hundirse en él cuando han llegado arriba. Dicen que velan, pero lo que creen que es vida no es más que un sueño determinado anticipadamente hasta en sus menores detalles y sustraído a  la influencia de su voluntad.

Ha habido y hay todavía algunos hombres que sabían que soñaban, pioneros que avanzaban hasta las murallas tras de las cuales se oculta el yo eternamente despierto. Videntes como Nietzsche,  Schopenhauer y Gurdjieff, pero no poseían, o no usaron plenamente las armas para el asalto a la fortaleza y su llamada a combate no despertó a los durmientes.

Velar lo es todo.

El primer paso a este fin es tan sencillo que un niño puede darlo. Sólo el que tiene el espíritu falseado ha olvidado como se anda y permanece paralizado sobre sus dos pies, porque no puede prescindir de las muletas que ha heredado de sus predecesores.

Velar lo es todo.

¡Vela en todo lo que hagas! No te creas ya despierto. No, tú duermes y sueñas.

Reúne todas tus fuerzas y haz que, por un instante, resplandezca en todo tu cuerpo esta sensación: ¡ahora estoy en vela!

Si esto te da resultado, reconocerás enseguida que el estado en que te encontrabas te parece ahora un embotamiento y un sueño.

Ese es el primer paso vacilante del largo, larguísimo viaje que conduce de la servidumbre al todo poder.

Avanza de esta manera de despertar en despertar.

No existe idea atormentadora que no puedas rechazar de esta manera. Se queda atrás y ya no puede alcanzarte. Te extiendes por encima de ella como la copa de un árbol sobre las ramas secas.

El dolor se aleja de ti como las hojas muertas cuando esta vela se apodera igualmente de tu cuerpo.

Los baños helados de los brahmanes, las noches de vigilia de los discípulos de Buda y de los ascetas cristianos, los suplicios de los faquires hindúes, no son más que ritos esculpidos que indican que allí se elevaba el templo de los que se esforzaban por velar.

Lee las escrituras santas de todos los pueblos de la Tierra. Por todas ellas se desliza, como un hilo rojo, la ciencia oculta de la vela. Es la escala de Jacob que combate toda la “noche” con el ángel del Señor hasta que llega el “día” y obtiene la victoria.

Tienes que subir uno tras otro los peldaños del despertar, si quieres vencer la muerte.

El escalón inferior se llama ya genio.

¿Cómo debemos llamar los grados superiores? Permanecen ignorados por la mayoría de los hombres y son tenidos por leyendas.

La historia de Troya fue tenida por leyenda, hasta que al fin un hombre tuvo el valor de excavar por sí mismo.

En este camino del despertar el primer enemigo que encontraras será tu propio cuerpo. Lucharas contigo hasta el primer canto del gallo. Pero si percibes el día del despertar eterno que te aleja de los sonámbulos que creen ser hombres y que ignoran que son dioses dormidos, entonces el sueño de tu cuerpo desaparecerá también y dominaras el universo.

Entonces podrás hacer milagros, si así lo quieres, y no tendrás que esperar, como un humilde esclavo que un dios falso y cruel tenga la amabilidad de llenarte de regalos o cortarte la cabeza.

Naturalmente la felicidad de un perro fiel, servir a un dueño no existirá más para ti; pero sé franco contigo: ¿Querrías incluso ahora cambiarte por tu perro?

No te dejes asustar por el miedo de no alcanzar ese fin en esta vida. El que ha encontrado este camino vuelve siempre al mundo con una madurez interior que le hace posible la continuación de su trabajo. Renace como genio.

El sendero que te muestro esta sembrado de acontecimientos extraños:       ¡muertos que has conocido se levantarán y te hablaran! ¡No son más que imágenes!.  Se te aparecerán siluetas luminosas que te  bendecirán. No son más que formas imaginarias exaltadas por tu cuerpo astral, el cual bajo la influencia de la Voluntad, morirá de muerte magnífica y se convertirá en tu alma, hija de tu espíritu, como el hielo alcanzado por el fuego se disuelve en vapor.

Cuando te hayas desprendido de ese cadáver sutil que hay en ti; podrás decir que el sueño se ha alejado de ti para siempre.

Entonces se habrá cumplido el milagro en que los hombres no pueden creer –porque engañados por sus sentidos no comprenden que materia y fuerza son la misma cosa- y el milagro de que, incluso si te entierran, no habrá cadáver en tu ataúd.

Solo entonces podrás diferenciar lo que es realidad de lo que es apariencia. Solo encontraras aquel que ha emprendido este camino antes que tú.

Todos los demás son sombras.

Hasta allí no sabes si eres la criatura más feliz o  la más desgraciada. Pero  no temas nada. Ninguno de los que han tomado el sendero de la vigilia, aunque se haya extraviado,  ha sido abandonado por sus guías.

Quiero darte una señal por la que podrás reconocer si una aparición es realidad o sólo imagen: si se acerca a ti, si tu conciencia se turba, si las cosas del mundo exterior son vagas o desaparecen, desconfía. ¡Mantente en guardia! La aparición no es más que una parte de ti mismo. Sino la comprendes, es sólo un espectro sin consistencia. Un ladrón que consume una parte de tu vida.

Los ladrones que roban la fuerza del alma son peores que los ladrones del mundo.  Te atraen como fuegos fatuos al pantano de una esperanza engañosa, para dejarte solo en las tinieblas y desaparecer para siempre.

No te dejes engañar por algún milagro que parezcan realizar en tu favor, por ningún nombre sagrado que se den, por ninguna profecía que formulen aunque esta se cumpla; son tus enemigos mortales, arrojados del infierno astral, y con los cuales luchas por el dominio.

Sabe que las fuerzas que poseen son las tuyas propias desviadas por ellos para mantenerte en la esclavitud. No pueden vivir  fuera de tu vida, pero si los vences, se hundirán y se convertirán en instrumentos mudos y dóciles que podrás emplear según tus necesidades.

Son innumerables las victimas que han hecho entre los hombres. Lee la historia de los visionarios y de los grandes dementes para aprender que el sendero que sigues está sembrado de cráneos.

Inconscientemente la humanidad ha levantado contra ellos una muralla invisible: El Materialismo. Esta es una defensa infalible; es una imagen del cuerpo físico, pero es también un muro de la prisión que te impide la vista.

Hoy andan dispersos y el fénix  de la vida interior resucita de las cenizas en que ha estado largamente acostado como muerto, pero los buitres del otro mundo empiezan a batir las alas. Por esto te pones en guardia. La balanza en que deposites tu conciencia te mostrará cuando puedes tener confianza en las apariciones. Cuando más despierta esté, tanto más pesara en tu favor.

Si un guía, un hermano de otro mundo espiritual se te quiere aparecer, debe poder hacerlo sin despojar tu conciencia. Puedes acercar tu mano a su costado como Tomas, el incrédulo.

Sería fácil evitar las apariciones y sus peligros, no tendrías que hacer más que comportarte como un hombre corriente. Pero, ¿ qué ganarías con ello? Seguirías siendo un prisionero en la cárcel de tu cuerpo, hasta que el verdugo <<muerte>> te llevase al patíbulo.

El deseo de los mortales de ver a los seres sobrenaturales es un grito que despierta incluso a los fantasmas del infierno, porque este deseo no es puro…; porque es avidez más que deseo, porque quiere “asir” de un modo cualquiera en vez de gritar para aprender a “dar”.

Todos los que consideran la Tierra  como una cárcel, todas las gentes piadosas que imploran la liberación, evocan sin darse cuenta el mundo de los espectros. Hazlo tú también: pero conscientemente.

Para los que lo hacen inconscientemente, ¿existe una mano invisible que pueda sacarlos del pantano que los absorbe? Yo no lo creo así.

Cuando en el camino del despertar, cruces el reino de los fantasmas, comprenderás poco a poco que son sencillamente ideas que puedes ver de pronto con tus ojos. Por esto te son extrañas y parecen ser criaturas, porque el lenguaje del cerebro es diferente del de las formas.

Entonces llega el momento en que se cumple la transformación: los hombres que te rodean se convierten en espectros. Los que has amado se convierten de golpe en larvas. Incluso tu propio cuerpo.

No se puede imaginar soledad más terrible que la del peregrino en el desierto, y quien no sabe encontrar el manantial de agua viva en él, se muere de sed.

Todo lo que te digo se encuentra en los libros de los hombres piadosos de todos los pueblos: El advenimiento de un nuevo pueblo, la vigilia, la victoria sobre el cuerpo y la soledad. Y, sin embargo un abismo infranqueable nos separa de esas gentes piadosas: creen que se acerca el día en que los buenos entrarán en el paraíso y los malos serán arrojados en el infierno. Nosotros sabemos que llegara un tiempo en que muchos se despertarán y serán separados de los durmientes, que no pueden comprender lo que significa la palabra vela. Sabemos que no existe el bueno y el malo sino sólo el sabio y el ignorante. Creen que velar es mantener los sentidos lúcidos y los ojos abiertos durante la noche, de modo que el hombre pueda hacer sus oraciones. Nosotros sabemos que la vigilia es el despertar del yo inmortal y que el insomnio del cuerpo es su consecuencia natural. Creen que el cuerpo debería ser abandonado y despreciado porque es pecador. Nosotros sabemos que no hay pecado; el cuerpo es el principio de nuestra obra y hemos bajado a la Tierra para convertirlo en espíritu. Creen que deberíamos vivir en la soledad con nuestro cuerpo para purificar el espíritu. Nosotros sabemos que nuestro espíritu, debe ante todo ir a la soledad para transmutar el cuerpo.

Tú debes elegir el camino a tomar: el nuestro o el suyo. Debes obrar según tu propia voluntad.

No tengo derecho a  aconsejarte.  Es más saludable coger por propia decisión el fruto amargo de un árbol que ver colgado un fruto dulce aconsejado por otro.

Pero no hagas como muchos que saben  que está escrito: examinad todo y conservad sólo lo mejor. Hay que andar, no examinar nada y retener lo primero que viene.”

En esta nota intento empezar el tema de aquello que tenemos que abandonar para apropiarnos de lo que realmente nos pertenece y ha sido ocultado o vuelto inconsciente por la educación.

La buena deseducación consiste en primero en percibir toda esa capa sutil que oculta todo nuestro potencial innato  y que se ha venido formando por las ordenes que recibimos de nuestros padres, de nuestros sacerdotes predicadores y confesores  que nos dijeron lo que era bueno y malo en nuestros actos, en nuestras emociones  y en nuestros pensamientos. Ademas parte de esas ordenes las acepto la sociedad en la forma de leyes y codigos penales que significan un refuerzo al miedo a desobedecer esos mandatos.

Lo anterior no significa que este bien hecho matar, robar o violar la libertad sexual de las personas, sino que en todo momento debemos analizar el origen de aquello que nos motiva a pensar,  actuar y sentir, Esta tendencia que me mueve es aprendida o es innata?

El objetivo de la buena deseducación es más dificil de lograr entre más tarde se empieze  y depende de  la calidad de nuestra memoria.  Por eso el primer paso es el ejercicio del recuerdo de si mismo sin vetos ni condenas, ni sentimientos de culpa.  No olvidemos que la fuerza de esa capa que nos impide percibir nuestra esencia innata es el temor al castigo que nos obligo a olvidar aquello que hicimos, pensamos o sentimos en contra de las normas impuestas. El ejercicio del recuerdo de si mismo va debilitando esa costra pausada  pero firmemente hasta que somos capaces de recordar lo que estaba bien guardado en nuestro inconsciente. Durante poco tiempo despues de nacer actuamos de acuerdo a lo que deseaba nuestra esencia, despues simplemente obedecimos lo que nos ordenaban los mayores en “edad, dignidad y gobierno”  Apartir de ese momento se fue creando el inconsciente y nacio la necesidad de mentir para aparentar que estamos actuando de acuerdo a  lo ordenado  para terminar olvidando  tanto lo malo como lo bueno que realmente nos pertenece.

La inmensa y dura máscara llamada “Personalidad”  o  ” ego ” formada   por la educación se sostiene en el autoengaño y la mentira y se refuerza con todos los miedos imaginarios que nos enseñaron.

Significa esto que la educación en sí es mala? No, claro que no, pero debiera respetar todas las virtudes y poderes de la esencia y no usar como instrumentos la creación de miedos imaginarios para ir modificando y disolviendo los defectos innatos. La educación debiera estar al servicio del desarrollo de lo innato en cada ser humano, entendiendo como innato el deseo de autoperfección  y  de amar y comprender el mundo en que nacemos y vivimos. No debieran condenarse las manifestaciones del instinto, sino en aquellos casos que producen daños y perjuicios a los demás o violan sus derechos humanos básicos a la vida y a la libertad de ser lo que realmente son.

El camino de la buena deseducación es una via que nos lleva a conocer y aceptar lo auténtico en nosotros y a partir de ahí a desarrollar lo mejor de nuestra esencia para poder algún dia unirnos a lo Absoluto que mora en su núcleo.

Hoy quiero mostrar mis opiniones acerca de algunos puntos fundamentales  de la enseñanza de Gurdjieff  que frecuentemente han sido   subestimados o  pasados por alto.

  • La relación entre los cuerpos y las substancias sutiles  con los cuerpos y substancias físicas
  • La importancia del centro sexual en la evolución del hombre o en la repetición de su ser al mismo nivel.
  • La relación de los factores anteriores con la construcción del alma, la consciencia  objetiva, la voluntad y el  YO.

El aspecto dominante de  lo sutil sobre lo denso, no ha sido suficientemente  valorado en la exposición de los temas de la enseñanza. En muchas de las exposiciones de Gurdjieff aparece este tema y cuando se expone el asunto de la inmortalidad o de la asimilación de las substancias  sutiles  necesarias para los estados objetivos de conciencia, generalmente se olvida el origen espiritual y sagrado de dichos elementos.

En el trabajo sobre sí mismo se desprecia o subestima la importancia del Centro Sexual en la esencia, en la formación de la personalidad, en la dispersión de los deseos y de los “Yoes” y en general en la mecanicidad  inconsciente   en la cual vivimos. Todavía se considera el centro sexual desde el punto de vista de los tabús o “Topes” religiosos, como algo  despreciable y vergonzoso. Esta visión errada y deformada de este centro nos impide darnos cuenta de su función como centro de gravedad de nuestro ser. Tampoco percibimos el “Punto de Libertad”  que es crucial para construir nuestra alma  y salir del dominio mecánico y subconsciente de  los deseos.

Cuando empezamos a observar nuestra dependencia de los deseos y el centro de donde provienen, podemos encontrar el camino evolutivo para lo cual  es muy valiosa la información de la enseñanza que nos señala que para salir de la prisión tenemos que usar las substancias sutiles de nuestro centro sexual en formar un hijo “interior” llamado alma  que representa completar la octava del aire.  En este proceso, salimos de la  ” celda sutil de la cárcel” y la observamos objetiva e imparcialmente.  En este momento adquirimos o mejor logramos restaurar la consciencia objetiva de si mismos que permanecía latente en nuestro centro mental superior. Luego  veremos todo el mundo sutil que  interpenetra y determina el universo físico y tendremos la conciencia objetiva general. Nos liberaremos del deseo y caeremos bajo la influencia de la voluntad de nuestro YO MAYOR en el centro de nuestra  alma.