Posts etiquetados ‘centro mental superior’

 

IMG_0025

Esta entrada trata un tema supremamente importante: cómo es la percepción de la realidad por el cuerpo astral y el cuerpo espiritual en los diferentes niveles de consciencia.

En los niveles subjetivos y pasivos de consciencia, el sueño y la vigilia la sensación de realidad y la certeza se hallan mezcladas  con la imaginación. En la vigilia se percibe la realidad física en forma objetiva. En el sueño puede afirmarse que no se percibe la realidad física y que en general se percibe un mundo imaginario, resultado de la capacidad inventiva de la mente.  En lo relativo al mundo interior de emociones, sensaciones y pensamientos nuestra percepción en el nivel de vigilia está contaminada por nuestra imaginación puesta al servicio de nuestros deseos y nuestros miedos que pueden actuar en forma consciente o inconsciente.

Los niveles activos y objetivos de consciencia tienen siempre la presencia de hidrógenos espirituales que van desde h48 hasta h3. La consciencia de sí objetiva, donde puede percibirse el propio cuerpo astral opera con h12 y la consciencia objetiva general donde puedes percibirse toda la realidad sutil astral opera con h6.

La certeza y la sensación de realidad tienen un sabor distinto de acuerdo al objeto que se percibe. Si es un objeto físico es diferente y es sentida en la consciencia de vigilia. Si es un ser astral esa certeza y esa sensación de realidad objetiva es percibida por el cuerpo espiritual independiente llamado Alma o por la parte espiritual del cuerpo astral llamada centro mental superior en el caso del propio cuerpo astral.

Un factor muy importante a considerar para distinguir los niveles de consciencia es la respiración consciente. Cuando permanece la percepción de la respiración junto con la percepción del  objeto o ser astral se puede estar seguro que nuestro nivel de consciencia es objetivo: consciencia de sí o consciencia externa

El trabajo sobre sí mismo realizado con perseverancia va desplazando poco a poco el centro de gravedad del ser: primero de la personalidad a la esencia y luego hacia los centros superiores. Aquí opera el impulso sagrado de auto perfección y el apoyo dado por el espíritu al centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.  Esta corrida del centro de gravedad produce las sensaciones de certeza y de realidad objetivas del mundo astral y del mundo espiritual.

Es necesario enfatizar en la existencia de una masa crítica de hidrógenos superiores o espirituales para producir esas certezas o sensaciones de la realidad sutil.  O sea por ejemplo,  que sino se ha asimilado cierta cantidad mínima de h12, no se produce el nivel de consciencia objetiva de sí mismo y la sensación de realidad y certeza del propio cuerpo astral que corresponde a dicho nivel.  Como el agua que no hierve a temperaturas inferiores a los 100 grados centígrados. El objetivo general del trabajo sobre sí mismo es asimilar esa cantidad crítica de sustancias sutiles para producir los niveles superiores de ser y de consciencia. Esa es la evolución humana

Tengo una gran admiración tanto por G I Gurdjieff, como por su enseñanza aunque siempre he creído que él decidió deliberadamente poner ciertos errores y contradicciones en sus conceptos  para que nosotros trabajando sobre ellos y sobre nosotros mismos  pudiéramos encontrarlos.

Voy a intentar, sin pretender agotar el tema, presentar algunos puntos contradictorios:

  • Gurdjieff siempre hablo de un mundo real diferente al que es percibido por los cinco sentidos. Sinembargo el hombre ordinario, según él, no tiene sino el cuerpo físico y al morir se descompone en sus elementos físicos. Debemos entonces considerar al hombre ordinario como irreal?
  • Lo anterior se vuelve más contradictorio si consideramos que el hombre ordinario tiene 2 centros que no principian con el nacimiento del cuerpo físico y tampoco mueren con él: Los centros emocional e intelectual superiores.
  • Adicionalmente el hombre ordinario esta al servicio del centro sexual que opera con substancias que tampoco se acaban con la muerte  física, ni empiezan con el nacimiento físico, pero a pesar de eso, no tiene cuerpo astral ni etérico.
  • No hay reencarnación aunque existan elementos en el hombre ordinario que la muerte del cuerpo físico no puede destruir  y capaces de ser incluidos en una vida posterior.  Estamos aquí ante la versión ingenua e ilógica del Catolicismo de un Dios que crea de la nada cada uno de los cuerpos sutiles e inmortales del hombre en el momento de nacer.
  • Las impresiones o información representan el alimento superior del hombre ademas del aire y la comida. Sin embargo en el hombre ordinario esa octava se queda sin evolucionar y prácticamente ni siquiera comienza.

Como explicar en forma coherente y lógica todo lo anterior? ello es materia de otro artículo.