Posts etiquetados ‘Conocimiento como mercancia’

Perspectivas de la Educ Superior

Nos educaron en el mito de que el conocimiento era la panacea a todos los males de la humanidad. Nuestro sueño mas querido  ha sido y es  la gran liberación de la ignorancia. Es cierta aquella frase de Cristo: “La verdad os hará libres”

El objetivo fundamental de la educación es adquirir comida sutil y abstracta para alimentar el cerebro y la mente con información y procedimientos que luego nos permitan vender nuestro trabajo mas caro

Algunos conocimientos son  mercancías, otros no. Interesa saber cual categoría  puede considerarse como mercancía.

Por mercancía en general se entiende cualquier objeto o servicio que se compra y se vende en el mercado.

El conocimiento es diferente de acuerdo al uso que puede hacerse de él. El conocimiento básico aporta el terreno para construir el conocimiento aplicado que puede llegar a ser una mercancía muy valiosa. El conocimiento significa una información verídica, verificable y utilizable de varias maneras. No obstante no toda la información es conocimiento porque puede ser apenas un paquete de datos falsos que se usan para promover la venta de un bien o servicio y se venden por su poder de manipular y engañar a la gente para que compre sin importar la verdad de su contenido.

El uso más importante del conocimiento es su poder de nutrir y gestar los cuerpos sutiles superiores del hombre, su poder para el proceso evolutivo humano. Pero ese conocimientos, al que puede llamarse sabiduría,  ni se compra ni se vende, y es distribuido en forma gratuita, para el que pueda encontrarlo y hallar un maestro que lo posea y que quiera enseñarlo.

El conocimiento que se considera como mercancía es aplicable a los procesos productivos de las empresas y de los servicios profesionales independientes, aporta valor agregado al trabajo humano y lo vuelve apreciable ante los que compran trabajo. Ese suele ser el conocimiento que reparten las universidades y las instituciones de educación superior técnicas y tecnológicas y el sector no formal de la educación para el trabajo.

Esta clase de mercancía, desafortunadamente se ha vuelto relativamente abundante y afectada por todo aquello que causa el desempleo técnico y tecnológico. Como lo imagino Marx, el trabajo mental acumulado del hombre o trabajo pasado termina por destruir el trabajo presente. Con su trabajo creativo e investigativo, el ser humano, produce nuevos y mejores medios de producción que disminuyen empleos o puestos de trabajo.

El Capitalismo no ha podido resolver ese problema y termina por aumentar el desempleo y frustrar a los jóvenes que buscan su primer empleo y que hoy alcanzan a 300 millones en todo el planeta

En resumen, el conocimiento como mercancía comprada en el proceso educativo formal o no formal se ha venido devaluando porque le agrega cada vez menos valor al trabajo humano que es sustituido por la inteligencia artificial y no se sabe hasta cuando seguirá esta fase descendente de un ciclo que por ahora forma parte de una economía inconsciente.

Hay otro tipo de conocimiento que produce mercancías nuevas que solucionan necesidades del hombre. En esa categoría están los inventos que han producido nuevos medios de información, comunicación y transporte, energías físicas alternativas y nuevos medios de diagnostico para curar enfermedades o reparar el cuerpo físico. Para este tipo de conocimiento hay todavía mucho mercado pero tiene el defecto de mecanizar aún mas el quehacer humano.

081

El objetivo fundamental de la educación es adquirir comida sutil y abstracta para alimentar el cerebro y la mente con información y procedimientos que luego nos permitan vender nuestro trabajo en mejores condiciones económicas.

Para continuar el tema hay que definir lo que se entiende por mercancía, lo que significa conocimiento y cual categoría del saber puede considerarse como mercancía.

Por mercancía se entiende cualquier objeto o servicio que se compra y se vende en el mercado.

El conocimiento es diferente de acuerdo al uso que puede hacerse de él. El conocimiento básico aporta el terreno para construir el conocimiento aplicado que puede llegar a ser una mercancía muy valiosa. El conocimiento significa una información verídica, verificable y utilizable de varias maneras. No obstante no toda la información es conocimiento porque puede ser apenas unos datos falsos que se usan para promover la venta de un bien o servicio y se venden por su poder de manipular al consumidor, sin importar la verdad de su contenido, de acuerdo con la frase que aparece al principio de este artículo.

El uso más importante del conocimiento es su poder de nutrir y gestar los cuerpos sutiles superiores del hombre, su poder para el proceso evolutivo humano. Pero ese conocimiento ni se compra ni se vende, y es distribuido en forma gratuita, para el que pueda encontrarlo y hallar un maestro que lo posea y que quiera enseñarlo.

El conocimiento que se considera como mercancía es aplicable a los procesos productivos de las empresas y de los servicios profesionales independientes, aporta valor agregado al trabajo humano y lo vuelve apreciable ante los que compran trabajo. Ese suele ser el conocimiento que reparten las universidades y las instituciones de educación superior técnicas y tecnológicas.

Esta clase de mercancía, desafortunadamente se ha vuelto relativamente abundante y afectada por todo aquello que causa el desempleo técnico y tecnológico. Como lo imagino Marx, el trabajo mental acumulado del hombre o trabajo pasado termina por destruir el trabajo presente. Con su trabajo creativo e investigativo, el ser humano, produce nuevos y mejores medios de producción que destruyen empleos porque son sustituidos por maquinas o robots.

Esta es una tendencia profunda del sistema capitalista, que esta provocando gran parte del desempleo de los jóvenes mejor formados en todo el planeta y que hoy alcanza a 300 millones.

En resumen, el conocimiento como mercancía se ha venido devaluando y no se sabe hasta cuando seguirá esta fase descendente de un ciclo que el capitalismo no sabe manejar y que por ahora forma parte de la economía inconsciente.

Perspectivas de la Educ Superior