Posts etiquetados ‘crisis del capitalismo’

La elección de Donald Trump a la presidencia de EEUU significa la llegada de la extrema derecha al poder del estado capitalista más importante del mundo.  Los estados capitalistas han sido gobernados por versiones más o menos moderadas de la derecha. Ahora la globalización ha terminado agravando la crisis económica, tanto en el capitalismo como en el socialismo. Este  escenario vuelve muy factible el éxito de la mas cruda y salvaje tendencia neoliberal.
Que busca la extrema derecha  en lo económico cuando llega al poder? Sobre todo aumentar sus ganancias. Cómo lo busca?

  1. Disminuyendo los salarios
  2. Disminuyendo los impuestos
  3. Remplazando trabajo humano por trabajo mecánico
  4. Quebrándo  o  desplazando a los competidores  externos.
  5. Apoderándose de la empresa que fabrica el dinero y usando las entidades financieras en provecho propio.

A continuación se presenta una lista de las futuras “Trumpadas”:

  • Para  desplazar o quebrar a los competidores externos el Sr Trump renegociara el tratado NAFTA con México dejando aquellas concesiones que perjudican a los mexicanos y favorecen a  Estados Unidos. Como México no aceptará, ese acuerdo se volverá inexistente.
  • El próximo presidente de EEUU disminuirá los impuestos a las empresas norteamericanas y en general a los ricos y gravará o pondrá impuestos a las empresas que compiten con las americanas.
  • Acabará o debilitará a los sindicatos que defienden el salario de los trabajadores.
  • Disminuirá o evitará las campañas dedicadas a preservar el medio ambiente que aumenten de alguna manera los costos de las  empresas.
  • Pondrá impuestos al giro de dólares a México para financiar la muralla que será más grande que la muralla china y se podrá ver desde el planeta Marte.
  • El presidente Trump entrará en conflicto con sus propios intereses al obligar a las empresas a contratar trabajadores formales que cuestan más y en compensación les rebajará los impuestos.
  • Para compensar la catastrófica situación fiscal rebajará el gasto público en salud , educación y medio ambiente exponiendo a los americanos a una disminución en los servicios públicos y a un grave riesgo ambiental.
  • El  futuro presidente intentará  apoderarse de la Reserva Federal, que es al fin y al cabo una sociedad privada responsable de fabricar los dólares y  utilizará esa empresa en su  beneficio propio  para enriquecerse, comprarse lo que quiere y premiar a sus socios y amigos. Además manipulara el sector financiero para debilitar la economía europea y el euro.

Pero no sólo habrá medidas económicas sino “trumpadas” políticas:

  • Trump tratará de quebrar la economía cubana y la venezolana que representan el enemigo político. Para ello tiene listo un pacto con Rusia para echar abajo los precios de los combustibles por medio de una superproducción de petróleo.
  • Con Cuba, romperá relaciones y  echara para atrás lo logrado por su antecesor. Además fortalecerá a los paises vecinos para que desvíen el turismo del Caribe hacia  ellos. Con lo cual Cuba quedará mucho peor que cuando se acabo la Revolución Rusa en la era de Yeltsin.
  • Donald Trumpt parece que tiene un pacto con Rusia, contra China que es no solo un enemigo político sino el país más fuerte competidor de EEUU en el comercio mundial. Ya ha dado muestras de poca amistad con China al reconocer a Taiwán como la “otra China”. Todo ello indica que hará lo posible por debilitar a China, económica y políticamente.


Los economistas fuimos educados con la idea de que para acabar con la pobreza se debieran ofrecer puestos de trabajo  con una remuneración mínima equivalente al costo de las mercancías que una familia necesita para vivir.

Cada vez es menos cierto lo que nos enseñaron,  porque el desarrollo tecnológico ha venido produciendo máquinas que sustituyen el trabajo manual y mental del hombre y eso estaría muy bien si no se produjera la pérdida de puestos de trabajo con las consecuencias conocidas. Sin embargo este es un problema fácil de resolver si se acaba con el mito de que el empleo es lo único importante y no la capacidad productiva de otros medios diferentes aunque creados con el trabajo humano.

Cuando se acabe el mito del empleo el Estado capitalista creará subsidios  financiados con impuestos o con fabricación de dinero para comprar lo que produzcan las máquinas y se podrá terminar con la escasez si  los empresarios permiten  que sus ganancias se realicen  por ventas en volumen y no por reducciones en la oferta para mantener los precios altos de acuerdo a lo que en otra entrada de este blog se denomina  La paradoja del Valor Económico.

En esta situación se promoverá y tendrá un valor económico muy alto el  trabajo creativo e inventivo del hombre para seguir produciendo medios que ahorren trabajo en todos los procesos productivos.

Este futuro puede estar a 20 o treinta años y  el desempleo se verá como algo fruto del progreso  de la sociedad y no como la peor de las enfermedades económicas al lado de la inflación.


Haciendo una recopilación histórica de la economica socialista puede verse un total fracaso de este sistema económico en diferentes versiones que se han caracterizado por ser formas de capitalismo de estado con planes de producción más o menos descentralizados. El origen de esos fracasos se ha explicado en otra entrada.  Aquí intento encontrar soluciones, si las hay. Todas las posibles soluciones parten de establecer un mercado libre, competido y competitivo para fijar los precios y los estímulos individuales para producir. Sin embargo no se debe entronizar el mercado ni considerarlo el medio fundamental para el funcionamiento del modo de producción  como pasa en el Capitalismo. Simplemente debe considerarse como un medio para medir la escasez y las necesidades reales de las mercancías y nada más. Hay algunas situaciones que el mercado resuelve mal o no resuelve y una de esas es el aporte de los inventos que disminuyen la necesidad de comprar trabajo

Por ello hay que modificar el lema famoso de “a cada quien según su trabajo y a cada quien según sus necesidades” por “a cada quien según su trabajo y los beneficios sociales que aporta y a cada quien según sus necesidades”. La inclusión de la parte: beneficios sociales que aporta, se refiere al aporte creativo en innovaciones  y tecnología que disminuye la cantidad de trabajo socialmente  necesario para mantener el nivel y la capacidad productiva de la economía. Para producir mucho más con mucho menos trabajo

Por poner un ejemplo: las impresoras 3D pueden reducir en un 90% la cantidad de trabajo socialmente necesario para producir una vivienda. El inventor de esas impresoras debe recibir una bonificación especial por ahorrar ese trabajo.  El modo de producción socialista al no aceptar ciegamente las indicaciones del mercado tiene la ventaja de poder evitar que el desempleo tecnológico se convierta en una catástrofe social,  porque los medios de pago pueden repartirse a los consumidores de acuerdo con los incrementos en la capacidad productiva de la economía y no sólo por el mercado de trabajo.  En el capitalismo, cuando el trabajo humano no se necesita se produce desempleo y nada más.

El socialismo se necesita porque el capitalismo no puede establecer un sistema tributario progresivo, o sea que los ricos paguen más impuestos y los pobres menos.  Debido a que los ricos mandan y los pobres les toca obedecer,  los ricos se inventan la forma de pagar menos impuestos y obligar a los pobres a pagar más. En cuanto al gasto de los impuestos en el capitalismo también es regresivo. El dinero del gobierno se gasta en los contratistas ricos y en pagar las pérdidas de los bancos o de las empresas de los ricos. Además una parte importante de ese dinero se va en combatir los intentos de rebelión de los trabajadores y de los campesinos pobres, oponiendo soldados pobres contra ellos y comprando armas sofisticadas para usarlas contra los revoltosos y ni hablar de la corrupcion que produce nuevos ricos que se roban los fondos del Estado. Claro que en el socialismo puede pasar lo mismo y debe existir algún control social contra los corruptos.

Estas reflexiones no agotan el tema y espero los comentarios a estos pensamientos y  que no terminen por proponer para el socialismo el viejo modelo del capitalismo de estado burocrático, corrompido e ineficaz que ya ha fracasado.

20130514-025906-a.m..jpg

Los remedios recomendados contra la crisis económica han sido inocuos o incluso inconvenientes porque se basan en dos presupuestos equivocados:

  • Las ganancias privadas son el único estímulo para la inversión.
  • Solo la inversión privada aumenta el empleo.

Empecemos por el primer supuesto. Es falso en el sentido de que el Estado puede invertir sus ingresos en diferentes obras y otras inversiones físicas y por lo tanto los empresarios privados no son los únicos que pueden aumentar la capacidad productiva.

El segundo supuesto también es falso por las mismas razones del primero. El Estado deliberadamente puede invertir y crear empleo.

Recientemente ha surgido la versión de que las ayudas para superar la crisis eran una cortina de humo para dirigir dinero hacia los bancos que se encontraban en malas condiciones financieras y estas políticas se dirigían a salvar a esas instituciones con el dinero de los gobiernos.

Para garantizar el pago de los créditos se le exigían a los gobiernos recortes del gasto en servicios públicos y en subsidios y se les prometía que así el sector privado podría crear empleo porque sus ganancias no eran disminuidas con impuestos para tener que pagar el “Rescate”.

Si es cierta esta historia, tenemos un fraude neoliberal que sólo sirvió para pagar las pérdidas de los Bancos y nada más.

Las ganancias del sector privado pueden ser un incentivo para crear empleo pero dependen de que lo que se produzca se venda y ello a su vez depende de la forma como se gastan los ingresos del proceso productivo anterior. Si dichos ingresos se gastan en bienes importados  con costos y precios muy inferiores a los de la industria local, las mercancías y servicios nacionales no se venden y ello disminuye o acaba con las ganancias y produce desempleo. Si esos ingresos se gastan en economizar el trabajo humano, comprando medios de producción que lo reemplazan, esto también aumenta el desempleo y los ingresos que pueden gastarse en bienes y servicios locales. Por lo tanto no es efectivo disminuir los impuestos a los patronos para que ofrezcan puestos de trabajo si por el lado de la demanda no se dan las condiciones para que se mantengan o crezcan las ganancias.

Ademas si no se mantiene o crece el poder de compra externo con exportaciones nacionales es imposible pagar la deuda externa e importar lo que no se produce internamente.  Ademas al caer las ganancias locales por exportaciones producen desempleo, sino son sustituidas por el crecimiento de ventas internas.

Las razones anteriores son suficientes para explicar el fracaso de las políticas basadas en proteger las ganancias de los patronos para superar la crisis a costa de sacrificar los servicios públicos esenciales y el empleo en el gobierno.

El video que acompaña a esta entrada  presenta un análisis interesante de cuando apareció  la crisis en el 2008 en Estados Unidos y sus efectos en Europa. David Harvey es un pensador de la escuela Marxista y es una verdadera lección de Economía la que expone al final del video cuando muestra como opera en general el sistema capitalista.

Al abordar el tema Harvey presenta las diferentes formas de explicar la crisis. La que atribuye a la debilidad de la naturaleza humana. tan obsesionada por la codicia y por enriquecerse rápido especulando en la Bolsa. La que explica la crisis por fallas en las instituciones financieras que que no fueron controladas  en su momento y deben ser reglamentadas. La que la considera como resultado del apego a una teoría  Económica equivocada de la mano invisible de las fuerzas del mercado para prevenir la crisis sostenida por Hayek. Para remediarlo se debe resucitar a Keynes o tomar en serio a Hyman Mynsky cuando habla de la inestabilidad inherente a las instituciones financieras. Esta la que culpa a factores culturales propios del mundo anglo sajón y de Estados Unidos como sería una cierta sobre valoración del hecho de ser propietario de la casa o apartamento donde  se vive. Esto último se relaciona con las deducciones al impuesto sobre la renta  de intereses y de cuotas de los créditos hipotecarios. Se pensaba que los que tenían la responsabilidad de pagar sus casas no se atreverían a entrar en huelgas, por miedo a que los desalojaran. El último factor  causal serian las fallas de política que obligaban al sector financiero a cumplir con normas y regulaciones que  los llevarían al colapso.

Según Harvey  todos esos enfoques aportan algo de verdad  para entender la crisis, pero el observador especializado  debe ir mas allá y preguntarse que otro tipo de análisis plausible puede hacerse sobre este fenómeno. No es difícil  encontrar la respuesta: Debe verse todo desde una perspectiva marxista. Harvey se encamino hacia esa explicación por la pregunta que dirigió la Reina de Inglaterra a unos profesores de la London School of Economics y al Director del Banco de Inglaterra: Porque ustedes no previeron esta crisis? aunque no lo dijo con esas palabras su sentido era ese.  Los interrogados se dedicaron a buscar las posibles formas de contestar y coincidieron en decir que aunque se habían hecho muchos estudios  profundos todos tenían una debilidad: No incluyeron el riesgo sistémico. !! Que?!!!, Exclamo  la Reina y siguieron hablando de otros temas.

Harvey plantea su tesis de que los factores que produjeron la crisis del 2008 se derivan de los factores con los cuales se resolvió la de 1970: Represión salarial y disminución de impuestos y de gastos del gobierno con Ms Tatcher en  Inglaterra y Mr Reagan en Estados Unidos,  Al disminuirse los salarios se cayó la demanda agregada. Para solucionar ese problema el sector financiero endeudo a las personas dándoles tarjetas de crédito y créditos hipotecarios. ello precipitaría el colapso del sistema  porque los endeudados asalariados no pudieron pagar sus deudas y los Bancos empezaron a perder dinero y a quebrar en el 2008. Sin embargo ya en 1985 se empezaron a realizar otros movimientos que servían de causas para la crisis de 2008. Ellos eran el enriquecimiento del sector financiero en EU a expensas de el deterioro de la deuda y la venta de esta deuda hipotecaria (activos “toxicos”) a los bancos europeos y el traslado a China  e India de muchos procesos productivos. de las grandes empresas norteamericanas.

En estas condiciones: deterioro de las empresas que no entraron en estos procesos y enriquecimiento del sector financiero en actividades especulativas y no productivas, empieza a gestarse, Según Harvey,  una crisis de acumulación que estallaría en el 2008.

Mi opinión sobre el análisis marxista de Harvey es que su forma de abordar el tema de la crisis es muy lucida y profunda aunque oculta la influencia del desempleo  tecnológico y el que se origino como consecuencia del traslado de procesos productivos a China e India como los grandes detonadores de la crisis primero en EU y luego en Europa. Claro que dentro de un enfoque Marxista estos fenómenos forman parte del escenario normal del capitalismo.

 

20130514-025906 a.m..jpg

La crisis europea no parece ceder ni terminar. Es necesario volver a repasarla. Que fue lo que origino esta situación?. En algún momento los países peninsulares dejaron de exportar como lo hacían antes y las ventas locales también decayeron. Ahí empezó todo y ahora se ha vuelto como una bola de nieve que crece y se alimenta de si misma.

No tiene sentido examinar que fue primero: El huevo o la gallina. La disminución de las ventas o el aumento del desempleo. Lo urgente es romper el círculo vicioso de más desempleo que baja las ventas por la disminución del ingreso personal y esas menores ventas aumentan el desempleo.

Para romper ese círculo vicioso debe mantenerse y si es posible aumentarse la capacidad de compra del ingreso de todas las personas y si esa capacidad de compra o valor de cambio del dinero que reciben depende del empleo; hay que analizar de que depende el empleo o la compra de esa mercancía, denominada trabajo humano.

Como cualquier mercancía el valor económico del trabajo humano depende de su abundancia y de la necesidad de comprarlo. La abundancia o escasez, a su vez depende en forma positiva del crecimiento de la población en edad de trabajar, de la cantidad de personas con el nivel calificación requerido por los procesos productivos y de la existencia y capacidad de negociación de los sindicatos.

La necesidad del trabajo depende de la necesidad de lo que produce el trabajador y de la existencia o empleo de medios de producción que lo sustituyen a menor costo.

En estas condiciones, en Europa se presentaron factores negativos para el empleo: Por los costos y precios de las mercancías sustitutas producidas en la República Popular China y la India resulta más conveniente importarlas de allá que producirlas localmente. Además es más conveniente usar en los procesos productivos trabajadores chinos o indios. Ambas condiciones conspiran contra el el empleo europeo. Además la capacidad importadora de cada país depende del poder de compra o valor de cambio de sus exportaciones. Dichas exportaciones no han mantenido el ritmo necesario para importar en los países que han sido más afectados por la crisis. Esos países han visto la caída de sus ingresos externos y de las ventas internas, con efectos dramáticos sobre el empleo, sumados a la salida de capitales para establecerse en la China e India.

El otro factor que no debería ser negativo, si el capitalismo lo manejara, es el desarrollo tecnológico que trae desempleo por sustitución del trabajo humano por máquinas y que tiene efectos presentes y futuros muy graves sobre el empleo juvenil y los ingresos. Es una tendencia del sistema que actualmente se comporta en forma inconsciente.

El proceso de concentración y monopolización de la producción mundial en unas pocas empresas multinacionales es otra tendencia típica de esta etapa del capitalismo y ello disminuye mucho los compradores de trabajo humano.

Que se esta haciendo para remediar esta situación?. Se ha partido de un supuesto equivocado, a mi modo de ver: que la culpa de la crisis se debe a que el trabajo le cuesta mucho a las empresas y al estado y que por eso no puede competirse en el mercado externo con las exportaciones ni con las importaciones, en el interno. Que los impuestos y el déficit del gobierno, disminuyen las ganancias de las empresas y les quitan capacidad competitiva y estímulos para dar empleo.

Curiosamente se han establecido medidas para fomentar el empleo, facilitando y abaratando el despido de los trabajadores. Se disminuyo el déficit del estado, no aumentando los impuestos a los propietarios, sino despidiendo a unos empleados de los servicios públicos básicos de salud y educación, aumentando su explotación o bajando sus ingresos laborales. Los efectos están a la vista: La crisis se ha agravado y el desempleo ha crecido.

Que hacer en este caso? Debe intervenir conscientemente el Estado en la economía de común acuerdo con el Banco Central Europeo para establecer subsidios al desempleo que permitan recuperar los ingresos de los desempleados, establecer la fabricación y distribución del Euro como un servicio publico para promover la innovación tecnológica al servicio del empleo juvenil y compensar con este proceso la falta de competitividad de la economía europea.

Debe negociarse en bloque el acceso a la Unión Económica Europea de las mercancías elaboradas en la China y la India y establecer un sistema tributario mas justo y progresivo que desestimule la salida de capitales a estos países.

Lo anterior es el principio del camino hacia la salida de la crisis, sin agotar el tema.

Para saber como sería una economía consciente, primero tenemos que analizar lo que hay actualmente. Hoy existe una economía que beneficia a los dueños, a costa de los trabajadores que son los que producen los bienes y servicios. Los que compran trabajo no actúan como si fueran conscientes de las consecuencias de esa conducta, a ellos les interesa es ganar dinero, sin importar que para ganarlo remplacen a los trabajadores por maquinas, o les den un salario que no les alcance para satisfacer sus necesidades básicas. Prefieren darle trabajo a los extranjeros que cobran menos o a los inmigrantes ilegales que aceptan cualquier sueldo por necesidad. Los que despiden a los trabajadores, no son conscientes o no les importa dejar a un ser humano sin poder comprar lo esencial ni se dan cuenta de los efectos que ello tendrá sobre las ventas de sus empresas.

En cuanto al Estado, no es consciente de su obligación de atenuar o compensar esas injusticias y considera que toda ayuda a los desocupados, en dinero o en en servicios subsidiados, es inflacionaria porque los desempleados no están produciendo. Ademas  el gobierno actúa como el secretario ejecutivo de los ricos y usualmente el parlamento no legisla a  favor de los pobres.

En ese orden de cosas, la pobreza aumenta por el desempleo y va trayendo más y más depresión y crisis económica.

Todo esto es resultado de la inconsciencia de los que crean las normas para dirigir la economía.

El dinero se fabrica de acuerdo a los intereses de los bancos o más precisamente de acuerdo a los deseos y proyectos de sus dueños y cuando ellos son también los propietarios del banco que produce el dinero internacional;  podría decirse que tienen poder sobre el mundo entero, como es el caso del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Eso es lo que hay e indica  el nivel de  inconsciencia de la economía, donde los que fijan los precios,  los salarios, la cantidad de dinero, los impuestos y el gasto del gobierno en los desempleados y los pobres, no les importan los efectos que tienen sus decisiones sobre los que no tienen ingresos o no pueden subsistir con sus familias con aquello que reciben.

En una economía consciente los derechos y la calidad de vida de todos los hombres  y,  no solo los de la minoría rica, serian el objetivo fundamental de las medidas económicas. Como ya lo hemos visto,  en una entrada anterior: https://fratalaya.com/2013/02/19/la-iglesia-de-los-pobres/  , la sociedad por su gran desarrollo tecnológico, ya ha producido la riqueza para terminar con la pobreza.

Cuando se despierte la consciencia económica del hombre se podrá fácilmente terminar con la pobreza ,y el desempleo no importará  porque con el desarrollo tecnológico se compensara la producción que deja de realizarse y los desocupados recibirán un subsidio que les permita comprar  aquello que produzcan las maquinas y los robots que los desplazaron

En esa economía el dinero internacional será emitido por una entidad imparcial que  ordenará el uso en beneficio de toda la humanidad.

La crisis que se inicio el 2008 y se agravo en el 2011 seguirá creciendo este año por las medidas que se han tomado para superarla. En este caso puede aplicarse aquello del “remedio peor que la enfermedad” .

El capitalismo es un modo de producción donde los dueños tienen poder sobre el resto de los hombres y sobre el gobierno. Ellos compran el trabajo humano cuando necesitan producir algo que no pueda obtenerse de otra forma y que signifique ingresos superiores a lo que pagan por salarios.

Los ingresos de los dueños dependen de las ventas de sus empresas o negocios. El valor de las ventas depende, ademas del dinero disponible por los compradores, de la necesidad que sientan de ese bien o servicio y de su escasez o abundancia relativas.

Para el caso de la crisis económica, el desempleo creciente ha reducido las ventas y esa reducción alimenta a su vez el desempleo.

Los gobiernos de los países afectados han partido del supuesto equivocado de que si aumentan las ganancias de las empresas, estas crearan puestos de trabajo y para ello reducen los impuestos a los dueños o facilitan el despido, o disminuyen el costo de las prestaciones laborales.

Por otro lado el déficit del Estado, inspira desconfianza a sus acreedores que para darle crédito le exigen reducirlo disminuyendo el gasto social.

La disminución en el gasto social disminuye los ingresos de los empleados públicos, suprime puestos de trabajo y baja el subsidio al desempleo.

Todo lo anterior, disminuye las ventas de las empresas empeorando la situación y aumentando el desempleo.

Lo que se ha venido describiendo ya se presento en el 2012 y se desarrollara con mayor intensidad en este año, a menos de que los que diseñan la política económica sean conscientes del circulo vicioso en que se halla el sistema.

Si los responsables de las medidas sobre precios y salarios y de la emisión del dinero internacional no advierten o no creen en la importancia de mantener y aumentar la demanda agregada para invertir la recesión en expansión; los peores días están por venir.

 

20120716-011650 p.m..jpg

La foto que aparece arriba muestra claramente las estructuras de la sociedad capitalista. En el piso superior de la torre aparece el dios dinero representado en la gran Bolsa. En el penúltimo piso están los reyes, los presidentes y los dueños de las empresas, que nos gobiernan a todos. Los que compran el trabajo. En el piso inmediatamente inferior, están los sacerdotes y los maestros encargados de engañarnos por medio de la educación que implanta en el inconsciente la ideología favorable a los dueños de las empresas y a los intereses de los dirigentes.

Toda esa estructura se sostiene también con el ejercito que tiene el oficio de matar a los que se opongan al orden establecido en favor de los de los pisos de arriba. Las fuerzas armadas se hallan por debajo de los que responden por la educación que sostiene y reproduce ese tipo de sociedad.

El orden social se mantiene por los del primer piso, los que tienen que vender su trabajo para sobrevivir, mientras las familias y los amigos de los dueños y los gobernantes se comen o consumen los bienes que logran producir los obreros y los campesinos.

Cuando en su afan de ganar mas, los patronos remplazan los trabajadores por maquinas o prefieren fabricar sus mercancias   en otro país donde los costos son menores porque explotan mas a los trabajadores pagandoles salarios más bajos por el mismo trabajo, aparece el desempleo y las ventas disminuyen entrando la economía en una especie de circulo vicioso, donde las menores ventas disminuyen los empleados  hasta el momento en que baja tanto la producción que empiezan a subir los precios y la economía se recupera. Este es un  trayecto largo y doloroso que puede durar de tres a cinco años.

Aun este pronostico de que la prosperidad vuelve y se recuperan los ingresos y los empleos en la situación actual puede ser optimista, pensando en la gran mecanización de la producción que puede llegar a suprimir la gran mayoría de los puestos de trabajo.  Alguien ha pensado en la cantidad de empleos que suprimen las impresoras 3D cuando sean capaces de trabajar con cualquier materia prima?. El problema es que ellas no van a comprar a los supermercados ni a los centros comerciales. Quien comprara la producción realizada por los dispositivos mecatrónicos? Como solucionara el capitalismo ese problema?

En la entrada anterior planteamos el problema económico  en tiempos de crisis. Ahora corresponde esbozar algunas soluciones sin hacer de este articulo algo incomprensible para los no economistas.

Es conveniente recordar lo expuesto en la entrada anterior:  las crisis se inician cuando disminuyen los ingresos  de un grupo grande de consumidores, por lo general los trabajadores,  debido a que muchos  pierden sus puestos de trabajo, bien sea por una  disminución de las ventas de aquellas empresas donde trabajan que las obliga a prescindir de los servicios de los trabajadores porque no los necesitan para producir algo que no se vende  o debido al proceso de concentración de la producción en unas pocas empresas muy característico de la sociedad  capitalista, que trae como resultado la supresión de puestos de trabajo que cumplen funciones duplicadas o debido a  motivos tecnológicos que ya se han explicado, o, por último a la relocalización  de los empleos en otros países.

El mercado  en la sociedad capitalista distribuye los ingresos de acuerdo la forma como relaciona a los que compran trabajo con los que lo venden según  dos categorías:  las rentas de  la propiedad y los salarios u otros ingresos fruto del trabajo.  Lo que determina la parte de la torta a consumir  son esos dos tipos de ingresos.

El estado depende de la torta porque se adueña del producto obtenido por los particulares por medio de impuestos. Sin embargo cuando ese producto disminuye, por la crisis,  también disminuyen los ingresos por impuestos y se produce el déficit  del gobierno debido a que bajan sus ingresos sin poder disminuir los gastos. Este faltante sólo puede resolverse  aumentando los impuestos, prestando dinero a las instituciones financieras o al banco central mediante títulos de deuda  pública, o reduciendo el gasto.

Por la forma como están las relaciones de poder en el capitalismo, entre los ricos y el estado,  generalmente los que gobiernan son reacios al costo político de aumentar los impuestos a los  patronos; entonces escogen las alternativas de recortar los servicios del estado combinada con endeudarse menos y crear impuestos a los trabajadores. Si ello tiene una escasa factibilidad política, la salida  más frecuente es endeudarse mas con el  Banco central, con los bancos privados o colocando títulos o bonos de deuda pública en la(s)  Bolsa(s)   de valores.

A las opciones anteriores hay que comentar las dificultades que tienen los estados capitalistas para acudir a la simple emisión de dinero para financiar el déficit, que podría ser una salida  cómoda aunque con el riesgo de producir inflación cuando el aparato productivo esta monopolizado o controlado por unos pocos dueños.  No se habla del  evento de una plena utilización de la capacidad  porque parece improbable que se produzca esta situación en la crisis económica cuando baja la demanda total o agregada.  Puede darse la situación de desempleo tecnológico, pero los cambios  que ello produce aumentan la capacidad disponible de la economía aunque caiga el consumo por  la disminución de ingresos de los trabajadores desplazados.

La salida a la crisis se da por un aumento de la demanda agregada y más específicamente por aumento en la inversión y el consumo del gobierno que compense la disminución en el consumo y la inversión de los particulares.  Este aumento del gasto no es posible realizarlo con impuestos a los trabajadores o a la  producción porque ello disminuye sus ingresos y su poder de compra   anulando el efecto de  recuperar la demanda agregada a un nivel anterior a la crisis.

Para concluir es necesario revaluar el concepto de que para superar la crisis es necesario equilibrar el presupuesto recortando gastos del gobierno y/o aumentando impuestos.  El estado debe aumentar el gasto dirigido a los servicios sociales y a los subsidios al desempleo, en especial para aquellos desempleados que han sido desplazados por las maquinas o que han quedado cesantes por fusiones monopolistas de las empresas. Es improbable que el aparato productivo capitalista los reincorpore a sus puestos de trabajo anteriores.

Se considera conveniente una entrada especial dedicada al problema monetario en la crisis.