Posts etiquetados ‘cuerpo eterico’

ciencia experimental

Ante el letrero que encabeza esta entrada cabe preguntar:  Sin ciencia no hay futuro, pero si la ciencia no tiene futuro que hacer?

Desde que se inició la ciencia experimental, a finales del siglo , los esoteristas sabían que llegaría un momento en que no podría progresar más. Se demoró siglo y medio en cumplirse la profecía. Además la medicina alopática fundamentada en esta ciencia tendría que tener el mismo destino.

Por ello Aurobindo señala: ” La ciencia moderna no se muestra muy eficiente en lo que a encontrar la verdad de las cosas se refiere. En cuanto traspasa el ámbito de la realidad física inmediata se encuentra prácticamente desvalida”.

Porque no podría avanzar la ciencia? porque ignora o no tiene en cuenta la realidad sutil. La de las substancias con una densidad inferior a la de la luz. El mundo etérico, astral y espiritual. La ciencia niega el éter  y las substancias mas finas que interáctuan con el mundo sensible y físico. Además por el aforismo esotérico: ” El saber depende del ser” y el nivel de ser de los científicos actuales no les permite ser conscientes de realidades que trascienden sus sentidos.

La construcción del saber basada en la materia física, tiene los límites de esta materia. Donde termina lo físico empieza lo sutil.

Este preconcepto  de negar la existencia de lo que no es empírico, nació con la rebeldía intelectual del Renacimiento  y culmino señalando como idealistas o imaginarias las ideologías y los dogmas religiosos.  Ahora tenemos sus consecuencias: al meter en el mismo saco todas las manifestaciones visibles de lo  invisible y negar sus causas, se buscan explicaciones  experimentales a lo que no es susceptible de comprobación sensible.

Para no aceptar la existencia del éter, se acudió al concepto de campo de fuerzas, mucho mas ambiguo y confuso que el de esta substancia sutil. Sin embargo el  éter siguió operando sobre lo físico.

Cual es la solución a este problema?  Admitir como hipotética la existencia del mundo sutil.  Pero como percibirlo para verificar esa hipótesis ? mediante la transformación espiritual del observador o investigador que le permita percibir la realidad objetiva de lo sutil y su acción sobre lo físico.

Sin ese cambio en el nivel de conciencia,  el saber construido sobre la experiencia empírica no saldrá del estancamiento.

Anuncios

imagen1

 

La psicología ordinaria que se enseña en nuestras universidades, no sabe nada de los niveles superiores de conciencia , ni de la atención, ni tampoco de sus relaciones con la memoria. Nacida de la concepción positivista y preñada de un burdo materialismo, nuestra flamante ciencia experimental no sabe que hacer cuando se enfrenta con los hechos chocantes que se originan en las regiones sutiles de la realidad.

Por esto aquí no hablamos ni siquiera de la psicología del desarrollo, sino de la psicología de la evolución espiritual insinuada por la enseñanza de Gurdjieff.

Cuando se refiere a la consciencia la Psicologia ordinaria ignora los diferentes niveles de consciencia y habla tan solo de estados de consciencia dentro del único nivel que existe para ella.  Puede hablar de aquello que existe en forma inconsciente o de lo que se encuentra en el subconsciente, por debajo del nivel ordinario de consciencia. Aún el inconsciente o el subconsciente son admitidos por unos psicólogos y negados por otros que los consideran en el mejor de los casos entes mentales que no se prestan para una observación experimental.

En lo relativo a la atención, sucede algo similar, aunque se admite diferentes intensidades de la atención, dichas intensidades se dan siempre en un mismo nivel.

Respecto de la memoria, se admite que altas intensidades de atención favorecen el recuerdo de los estados y los sucesos y lo contrario sucede con las bajas intensidades que producen el olvido.

En el cuarto camino que sigue a las enseñanzas de Gurdjieff  se distinguen diferentes niveles de consciencia y atención.  Ademas se supone  que también existen diferentes niveles de memoria, asociados con los distintos niveles de atención y de consciencia.

El eje organizador de los distintos niveles de atención y de memoria es el nivel de consciencia que corresponde a los cuerpos sutiles que tienen su propio nivel de consciencia.

La consciencia ordinaria o subjetiva corresponde al cuerpo astral y eterico que usan el cerebro como un equipo periférico  para las manifestaciones físicas. Al igual que el computador usa una impresora para imprimir o un parlante para producir música y sonidos.

La consciencia Objetiva, que se ha definido en otra entrada, tiene dos manifestaciones, una es la consciencia objetiva de si mismo y otra la consciencia objetiva general.

En el nivel supremo se halla la consciencia Absoluta que es la experiencia superior del Alma y del Espíritu.

La consciencia objetiva de si mismo es la capacidad de percibir los propios cuerpos sutiles astral, etérico  y la realidad física. Este nivel tiene como sede los centros superiores del hombre emocional y mental, que son como semillas del Espíritu en el interior del cuerpo astral. Estos centros tienen su propio nivel objetivo de atención y de memoria, mucho mas amplio que el de la memoria y atención ordinarias.

Cuando el ser humano ha sido capaz de construir su propia alma, atrayendo, por medio del trabajo sobre si mismo y la respiración consciente, las substancias mas sutiles del espíritu, accede al nivel de consciencia objetiva general y a los niveles objetivos superiores de atención y memoria.

En este nivel percibe toda la realidad sutil y física tanto interna como externa a si mismo. Ha ” Rasgado el velo que oculta la realidad interna de la externa” en palabras de Patanjali. Recuerda todas sus vidas anteriores, trasciende todos sus deseos y sus miedos y su alma se concentra en un único anhelo: llegar a la consciencia absoluta