Posts etiquetados ‘cuerpo físico’

 

IMG_0025

Esta entrada trata un tema supremamente importante: cómo es la percepción de la realidad por el cuerpo astral y el cuerpo espiritual en los diferentes niveles de consciencia.

En los niveles subjetivos y pasivos de consciencia, el sueño y la vigilia la sensación de realidad y la certeza se hallan mezcladas  con la imaginación. En la vigilia se percibe la realidad física en forma objetiva. En el sueño puede afirmarse que no se percibe la realidad física y que en general se percibe un mundo imaginario, resultado de la capacidad inventiva de la mente.  En lo relativo al mundo interior de emociones, sensaciones y pensamientos nuestra percepción en el nivel de vigilia está contaminada por nuestra imaginación puesta al servicio de nuestros deseos y nuestros miedos que pueden actuar en forma consciente o inconsciente.

Los niveles activos y objetivos de consciencia tienen siempre la presencia de hidrógenos espirituales que van desde h48 hasta h3. La consciencia de sí objetiva, donde puede percibirse el propio cuerpo astral opera con h12 y la consciencia objetiva general donde puedes percibirse toda la realidad sutil astral opera con h6.

La certeza y la sensación de realidad tienen un sabor distinto de acuerdo al objeto que se percibe. Si es un objeto físico es diferente y es sentida en la consciencia de vigilia. Si es un ser astral esa certeza y esa sensación de realidad objetiva es percibida por el cuerpo espiritual independiente llamado Alma o por la parte espiritual del cuerpo astral llamada centro mental superior en el caso del propio cuerpo astral.

Un factor muy importante a considerar para distinguir los niveles de consciencia es la respiración consciente. Cuando permanece la percepción de la respiración junto con la percepción del  objeto o ser astral se puede estar seguro que nuestro nivel de consciencia es objetivo: consciencia de sí o consciencia externa

El trabajo sobre sí mismo realizado con perseverancia va desplazando poco a poco el centro de gravedad del ser: primero de la personalidad a la esencia y luego hacia los centros superiores. Aquí opera el impulso sagrado de auto perfección y el apoyo dado por el espíritu al centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.  Esta corrida del centro de gravedad produce las sensaciones de certeza y de realidad objetivas del mundo astral y del mundo espiritual.

Es necesario enfatizar en la existencia de una masa crítica de hidrógenos superiores o espirituales para producir esas certezas o sensaciones de la realidad sutil.  O sea por ejemplo,  que sino se ha asimilado cierta cantidad mínima de h12, no se produce el nivel de consciencia objetiva de sí mismo y la sensación de realidad y certeza del propio cuerpo astral que corresponde a dicho nivel.  Como el agua que no hierve a temperaturas inferiores a los 100 grados centígrados. El objetivo general del trabajo sobre sí mismo es asimilar esa cantidad crítica de sustancias sutiles para producir los niveles superiores de ser y de consciencia. Esa es la evolución humana

Anuncios


La imagen de entrada es una representación aproximada de los cuerpos del hombre con la aclaración de que el cuerpo astral comprende el cuerpo etérico, el cuerpo emocional y el cuerpo mental. El cuerpo espiritual es el alma y el cuerpo divino o causal no está representado.

En una charla introductoria  a su enseñanza, Gurdjieff habló de los siguientes cuerpos del hombre:

Según la Teosofía

  • Cuerpo físico
  • Cuerpo astral
  • Cuerpo mental superior o Alma
  • Cuerpo causal

Según la Iglesia Cristiana del Cuarto Camino o Cristianismo esotérico  hay estos:

  • Cuerpo Carnal
  • Cuerpo Natural
  • Cuerpo Espiritual o Alma
  • Cuerpo Divino

En un lenguaje metafórico estos cuerpos se comparan con los  componentes de una carroza (carta 8 del Tarot) así :

  • El cuerpo carnal o físico es la carreta
  • El cuerpo natural o astral es el caballo
  • El cuerpo espiritual, alma o mental es asimilado al conductor o chofer de la carroza
  • El cuerpo divino o causal es asimilado al amo  o dueño de la carroza

Es conveniente para los efectos de esta enseñanza definir las clases de funciones de cada uno de estos cuerpos. El cuerpo físico  o cuerpo carnal en el Cristianismo Esotérico, tiene  como función principal reproducirse. Este vehículo tiene una duración limitada y etapas de infancia, adolescencia, juventud, madurez, vejez y muerte.  El cuerpo astral es inmortal en los límites del sistema solar y tiene como función crear, con ayuda de los cuerpos etéricos de la pareja que elige como padres un cuerpo físico nuevo,  para satisfacer sus deseos de experiencias físicas. Este cuerpo puede tener, además de dirigir esa función reproductiva, un porcentaje variable de substancias sutiles correspondientes al cuerpo espiritual, llamados centros superiores: emocional y mental. En la terminología del Cristianismo Esotérico se llama cuerpo natural porque es el cuerpo que traemos antes de nacer y que según la enseñanza de Gurdjieff es la esencia. El centro de gravedad o núcleo de este cuerpo es el centro sexual. Este cuerpo es el origen de los pensamientos,  sentimientos y sensaciones  ordinarias del hombre, cuando se inician en la esencia o en la personalidad. La personalidad es producida por el cuerpo astral como un aparato formatorio para interactuar y satisfacer sus deseos cuando dichos deseos chocan con las ideologías externas que son introducidas por la educación. La personalidad es el origen de la mentira y el engaño y pone la mente a su servicio. Los niveles de conciencia del cuerpo astral son subjetivos: el sueño y la vigilia.

El cuerpo espiritual o alma  es mucho,más sutil que el cuerpo astral y constituye para el 97% de los seres humanos apenas una posibilidad que solo se puede volver realidad con el desarrollo de los centros superiores del cuerpo astral al llegar las substancias que  los conforman  a un 30% de participación  en el total de dicho cuerpo astral.

La trayectoria evolutiva del hombre y el crecimiento de los centros superiores y  la concepción del alma son fruto del choque consciente  que se asemeja a un acto sexual sagrado entre el espíritu creador y el cuerpo astral. En dicho coito el centro sexual  del cuerpo astral entra en contacto con el ser superior llamado espíritu creador y como fruto de esta relación van creciendo los centros superiores  y  aparece el alma como hija sutil suprema.

El cuerpo divino o causal es el de mayor nivel posible de sutileza y de conciencia: vive  en permanente consciencia absoluta. Aparece en las almas plenamente desarrolladas  como una manifestación directa del Absoluto.

La educación religiosa durante esta y otras vidas ha  grabado en nuestro cuerpo astral órdenes y conceptos morales acerca de lo que es bueno o malo y de lo que es perfecto o imperfecto. También lo han llenado de miedos a los castigos después de la muerte. Según todas esas morales  nuestro sentido de la vida esta escrito y definido desde que nacemos por los inventores de religiones. Somos victimas de lo que han establecido otros como la”Perfección”.

Todas estas normas han formado  una especie de “super ego” social y cultural y al considerarlos verdaderas entramos en la celda de una prisión inconsciente e invisible que se prolonga y repite perpetuamente hasta que no despertemos a nuestra real condición.

Las normas anteriores actúan sobre la personalidad que se ocupa de elaborar apariencias obligando a fingir que se es perfecto, que se es bueno y que no se es pecador ni se tiene ningún defecto.  Este proceso empieza desde la infancia y produce un disfraz y una mascara etéricas falsas. Es el responsable de la mentira.

Cuando  esa necesidad de aparentar perfección  se ha repetido en muchas vidas, contamina a la esencia que pierde cualquier noción de valor propio  y solo busca cumplir con esa actuación vida tras vida, olvidando su propia naturaleza espiritual  y los objetivos que le corresponden.

Contra esta esclavitud interior la humanidad ha creado un mecanismo de defensa que actúa como un muro grueso y burdo: El materialismo físico y el ateísmo. Este mecanismo se vuelve una contra-ideología. que tiene el grave defecto de negar la realidad superior a la física y explicar todo por elementos y factores de este plano sensorial. Entramos en otro sueño mecánico y nuestro mundo interior es simplemente consecuencia de la interacción y reacción interior física a estímulos venidos de afuera del mismo carácter. La vida tiene el objetivo de gozar y construir algo material mientras nos llega la muerte que es el final de nuestra única y corta historia. En el terreno moral esta  ideología plantea la conveniencia de una ética humanista destinada a defender la vida física, la propiedad  y la libertad para realizar lo que uno quiera siempre y cuando no perjudique los derechos de los demás.

Los creyentes en esta ideología,  encuentran un vacío interior que los tortura cada vez que piensan en la muerte, prefieren huir con una tremenda obsesión por nuevos y originales placeres  y experiencias. La vejez les plantea retos imposibles por la falta de significado de sus vidas. Todo ello los acerca cada vez al suicidio o a la eutanasia cuando padecen enfermedades incurables y terminales.  No son víctimas de la ” perfección” como los creyentes religiosos, pero sufren mucho por la falta de salud, dinero, éxito y aprobación de los demás Y se sienten muy mal con todo lo que les impide satisfacer sus inmediatos anhelos.

En donde encontrar la verdad? El autor de este blog cree,  de acuerdo a su versión de la enseñanza de  Gurdjieff  que existen tres tipos de realidades: una subjetiva y dos objetivas. La realidad imaginaria y las realidades física y sutil.

En cuanto a la moral solo existe un criterio:  lo que favorece la creación y  desarrollo del Alma  es bueno y lo que lo impide es malo.  El alma es la hija interior del desenvolvimiento espiritual y del trabajo sobre sí mismo en innumerables vidas con éxitos, fracasos y retrocesos en lograr este producto supremo del proceso evolutivo a nivel humano.