Posts etiquetados ‘Espíritu’


Una de las formas más importantes del choque consciente es la  comprensión de las verdades relacionadas con las leyes generales de tres y de siete.

En el choque consciente se asimilan o digieren las substancias sutiles espirituales que nos permiten desarrollar los centros superiores emocional y mental primero y el alma después.

El choque consciente puede darse en el cuerpo astral desencarnado o  en este cuerpo incluido en el cuerpo físico. En el primer caso, se realiza exclusivamente por las emociones conscientes y la comprensión de las verdades relativas a las leyes cósmicas.  En el segundo caso puede ser fuertemente apoyado por la respiración consciente.

No todos los datos ciertos y reales tienen el poder de convertirse en sustancias que contribuyen a la construcción y crecimiento del alma considerada como un ser espiritual independiente. Los que tienen ese poder son las certezas derivadas de la comprensión de las leyes fundamentales.

Las verdades básicas tiene un grado mayor de sutileza y un peso muy leve y por ello su percepción y comprensión se realiza en los niveles objetivos de consciencia.

La llamada consciencia de “vigilia” tiene la capacidad de percibir la realidad física pero no la realidad sutil. Las verdades que puede percibir pertenecen a ese nivel de la realidad y  son muy dispersas y  referentes a múltiples objetos.

Por lo anterior es imposible percibir con la consciencia ordinaria la realidad astral y mucho menos la espiritual.  Por las mismas razones no se comprenden las verdades relativas al principio de unidad en la diversidad  y las estructuras que descienden del Absoluto y en las cuales actúa el principio de relatividad.

Anuncios

Desde hace tiempo quería escribir esta entrada para dejar clara mi posición acerca del Cuarto Camino y mi particular forma de verlo.

En otras entradas he planteado mis discrepancias con la enseñanza de Gurdjieff y con lo que quedó de ella y este artículo es un resumen de ellas y una interpretación nueva nacida de mi comprensión madurada en 43 años. A  continuación pasó un apretado resumen de  mis diferencias presentando lo fundamental

  • No creo en la existencia de más de un choque consciente. Creo en dos choques únicamente : uno consciente y otro inconsciente  o mecánico. Al choque consciente se le podría llamar choque espiritual porque es la actividad del cuerpo espiritual sobre el cuerpo astral. Al choque inconsciente o subjetivo se lo puede llamar choque astral y representa la actuación del cuerpo astral sobre el  cuerpo físico.
  • Creo que la numeración del eneagrama debe cambiarse. Si representa el número uno y re el 8.  Ello vuelve inversa la relación entre el  espíritu y el cuerpo físico en la octava evolutiva.   Es decir que la evolución humana es un proceso que depende del choque o interacción del espíritu sobre el cuerpo astral realizada por los choques conscientes sucesivos hasta crear el Alma.
  • Creo en la reencarnación en cuerpo físico  como un proceso evolutivo que puede ser más o menos largo  según sea la frecuencia e intensidad de  los choques conscientes o espirituales sobre el cuerpo astral en cada vida física.  Si se alcanza a crear un alma ya no se renace en el  mundo físico sino en las regiones superiores del mundo astral o en el cosmos espiritual.
  • Por razones desconocidas, Gurdjieff no presentó la información que tenía y contó con discípulos  que tenían poca capacidad crítica para aclarar o sugerir soluciones a las contradicciones de sus enseñanzas.
  • Como consecuencia de lo anterior,  el cuarto camino se volvió una vía meramente psicológica donde no se conoce ni se comprende la operación de la realidad sutil y de los mundos astral y espiritual sobre el ser humano. Todo se halla incluido en un burdo materialismo físico.

En mi cuarto camino se asciende en el nivel de ser y de consciencia mediante la práctica del choque consciente  que comprende la respiración consciente,  la identificación con las emociones superiores y la no identificación con las negativas, el recuerdo y la observación de si mismo y la comprensión de las leyes de tres y de siete en el sagrado eneagrama. La práctica de lo anterior va fortaleciendo los centros emocional y mental  superiores hasta llegar al punto crítico de la creación del Alma.

He aceptado el nombre del cuarto camino  para la senda espiritual propuesta por las enseñanzas de Gurdjieff aunque opino que debe añadirse que esa propuesta se realiza en la realidad sutil y más concretamente en el cuerpo astral con el apoyo de la parte espiritual presente en los centros superiores mental y emocional y la intervención específica del centro sexual.

Lo anterior es mi versión personal de lo que yo creo que es el Cuarto Camino y que no coincide en varios aspectos con la presentación oficial y la práctica ordinaria de esta vía espiritual.

(más…)


Esta entrada es fruto de mi experiencia personal y por lo tanto es subjetiva sobre todo en lo que se relaciona con mis impresiones y emociones en los periodos entre vidas.

La situación que ilustra la foto es la de la esencia y la personalidad del hombre víctima de religiones y de normas morales inventadas que lo mantienen engañado y enajenado porque le han ocultado realidades fundamentales

Quiero presentar una lista de las verdades prohibidas que he hallado a lo largo de mi vida y las razones de su prohibición:

  • La reencarnación y la inmortalidad del cuerpo astral
  • Después de la muerte física no hay ni cielo ni infierno, ni juicio, ni condena.
  • El Karma no existe. Algunos hombres evolucionados pueden escoger el cuerpo físico de la vida siguiente para poder seguir creciendo espiritualmente pero son una muy pequeña minoría.
  • Las religiones y las normas morales son inventadas por los sacerdotes.

Una de las realidades más importantes que había que prohibir y ocultar es la reencarnación y la supervivencia del cuerpo astral después de la muerte física, debido a que si se reconocía,  la única forma de mantener la construcción de la ideología religiosa  es el Karma  como es el caso del Hinduismo y del Budismo.  La reencarnación supone que lo que suceda después de la muerte física es transitorio y se interrumpe al nacer a una nueva vida y por lo tanto el Cielo eterno y el Infierno eterno no existen.  Tampoco existe el alma inmortal que comienza  con el nacimiento en el cuerpo físico, sino cuerpos astrales que fueron creados hace miles o millones de años.

Para el método científico experimental en boga, hay más de 3 mil casos  investigados en donde la reencarnación es la única o la mejor explicación.  Él investigador más destacado ha sido el Dr Ian Stevenson   de la Universidad de Virginia.  También se ha investigado el periodo entre vidas por el Dr Michael Newton.   En esta entrada consideró como la mejor prueba mis propios recuerdos tanto de mis vidas pasadas como de los periodos entre vidas. Esos recuerdos vinieron a mi mente con el desarrollo de mi Alma que ya se encuentra totalmente formada y es el núcleo invisible y sutil de mi ser.

Mi alma  tuvo acceso a  los archivos sutiles con los registros de más de 2 y medio millones de vidas de mi cuerpo astral.

El Karma como un sistema de premios y castigos en una misma  vida o en la siguiente forma parte de lo mas profundo del pensamiento religioso de la India, pero constituye otra ideología religiosa que se ha presentado con un andamiaje burocrático de guardianes y contadores de las malas y de las buenas acciones de cada una de las vidas  para con su balance o juicio definitivo un consejo de “sabios” decida el destino de una u otras vidas futuras. Como las otras ideologías religiosas no existe sino en la imaginación de la casta sacerdotal que la invento y en la de aquellos que creen en ella.

Se ha vivido tanto tiempo con estas ideologías y realidades imaginarias que tienen la función de placebos y nos dan la sensación de que Dios está pendiente de nosotros y vive dándonos lo conveniente y necesario para nuestro bienestar y santificación por toda la eternidad. Según esa ideología somos libres para escoger nuestro destino celestial o infernal pero nuestros ángeles de la guárda y nuestros santos amigos nos preservan de todo mal y peligro en esta única e irrepetible existencia

El materialismo físico es una ideología atea que ignora la realidad sutil y no admite más jerarquías que los logros de dinero o poder para acceder a los privilegios. Rechaza la existencia de niveles superiores de ser y de conciencia que no sean producto de la  casualidad. Para ella no hay nada antes de nacer que no sean  las propiedades genéticas del ADN de los padres en el  ovulo y el espermatozoide y no habrá nada después de la muerte física. Todo en esta única vida es individual y transitorio. Como alguien de esta corriente afirmó: “La concepción de la vida es el accidente de tránsito de un ovulo con un espermatozoide”.  Debido al criterio empírico para demostrar la verdad de la ciencia experimental, se califica como Seudociencia todo lo que se refiera a los cuerpos sutiles y al espíritu.

El verdadero camino de la evolución es el trabajo sobre sí mismo  para desarrollar los centros superiores primero y el Alma después con el fin de acceder a los niveles objetivos de conciencia y a la consciencia absoluta como el estado supremo. Si no  se trabaja en esta forma nos encontramos después de la muerte con una vida aburrida en el mundo astral en compañía de los parientes y amigos que han muerto antes y no han encarnado todavía. Además nos enfrentamos a la frustración porque no encontramos el paraíso celestial que merecíamos por portarnos bien y sacrificarnos aguantando innumerables dolores en la vida anterior.


La diferencia entre esas dos clases de sufrimientos se hace desde el punto de vista del Cuarto Camino. En esta enseñanza se consideran como útiles aquellos actos, comprensiones o emociones que sirven para activar nuestra relación con los centros emocional  y mental superiores en una primera etapa, completar dichos centros después y por último construir el Alma. Esta distinción no tiene que ver con ninguna ideología religiosa ni con  el karma,  que es otra forma de ideología cuando se trabaja a niveles subjetivos de consciencia o con un bajo desarrollo de los centros superiores.

Lo dicho anteriormente se aplica a los sacrificios ofrecidos a los dioses o a Dios, a la renuncia a algún deseo o placer para ofrendarlo a la divinidad y obtener favores en esta vida física o en la vida astral posterior a la muerte física. Todo eso es inútil y no sirve para la realización de nuestros sueños o deseos. También se aplica lo anterior a la eficacia de conseguir un premio kármico consistente en reencarnar con suerte y riquezas en una vida futura con el costo de aguantar el sufrimiento en esta. Dios no castiga a los verdugos ni premia a  las victimas que soportan su frustración y sufrimiento injustos con abnegación y resignación.  Esto a primera vista parece inaceptable y repulsivo, pero los que hemos podido recordar las miles o millones de veces que hemos muerto y fuimos a reclamar el premio a nuestras acciones generosas y a nuestros sacrificios  ofrecidos a Dios nadie nos atendió  ni  nos pago por estas obras. Lo que sucedió entonces fue un encuentro con parientes y amigos que nos dijeron que no era cierto lo que ellos y nosotros creíamos y que vieramos si algunos de esos fantoches que se autodenominaban “Representantes de Dios” podrían seguir engañando a los ingenuos y crédulos con falsas promesas de reencarnaciones felices en los próximos cuerpos físicos.  Estos mentirosos contaban a su favor con el  olvido de cualquier promesa hecha por ellos antes de encarnar y por eso nadie les pedía cuentas. Pero los que habían desarrollado sus centros superiores y avanzado en la construcción de su alma eran capaces de recordar esas vivencias del período entre vidas y demostrar la farsa.

El sufrimiento útil  forma parte del choque consciente en el aspecto emocional y nos permite construir las conexiones con los centros superiores y mover el centro de gravedad de nuestro ser hacia la parte espiritual  en cambio del centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.

Al principio el sufrimiento útil, llamado por Gurdjieff:”Sufrimiento intencional” es el dolor del desapego del centro sexual que es  transitorio y es sustituido por el placer de las emociones conscientes y de la comprensión que desarrolla los centros superiores primero y el alma después.  Por ello  no debe temerse a este sufrimiento  liberador que nos produce la verdadera y única evolución.

image

Unos momentos antes de condenar a Jesucristo, Pilatos le pregunto: “Que es la verdad?. El futuro crucificado prefirió no responder nada. Tal vez porque le pareció que había cierto cinismo en el que  hizo la pregunta o quizás porque no tenía los méritos suficientes ni el nivel de ser y de conciencia para comprender la respuesta. De todos modos Jesucristo si era el único capaz de contestarla.

“Yo soy el camino, la verdad y la vida y quien cree en mi aunque este muerto vivirá”

Esta frase como la frase: “Dejad a los muertos que entierren a los muertos” tienen desde el punto de vista de la Iglesia Cristiana del Cuarto Camino significados relacionados pero que no pueden ser comprendidos sin conocer las enseñanzas de esta Iglesia.

La verdad a la cual se refiere Cristo no es nada menos que la que diferencia la muerte de la vida en lo que se refiere al cuerpo físico y al cuerpo astral del hombre. Puede existir una verdad más importante?

Las Iglesias cristiana y católica le dan a estas frases el significado de haber o no recibido la Gracia Bautismal  y el perdón de sus pecados para estar vivos en la fe de Jesucristo. Ello equivale a que los pecadores, los ateos o los incrédulos están muertos  cuando van a un cementerio a enterrar  a sus seres queridos; son muertos espirituales enterrando a muertos físicos. Ademas si alguien muere físicamente  en estado de Gracia, obtiene la vida eterna.

En  el Cuarto Camino tenemos una interpretación diferente de ambas frases:  Creemos en la existencia de tres cuerpos en el ser humano: Espiritual, astral y físico.  Los dos primeros son sutiles e inmortales. En contraste con el último que es denso y mortal.  No obstante el cuerpo astral puede morir para que nazca el Alma.  Cuando Cristo, afirma que es “El camino, la verdad y la vida” y que “quien cree en mi, aunque este muerto,  vivirá” se refiere a la fe consciente necesaria para engendrar el Alma. Esa es la percepción de la consciencia objetiva y la comprensión de la Verdad del Espíritu   necesaria para desarrollar el embrión de Alma.  Cuando esto sucede el antiguo cuerpo astral desaparece y el hombre se libera del ciclo de reencarnaciones que parecía interminable.

Cuando Cristo afirma que “hay que dejar que los muertos entierren a los muertos” en la Iglesia Cristiana del Cuarto Camino creemos conscientemente que se refiere a todos los seres humanos que no han despertado a la posibilidad de lograr la conciencia objetiva de si mismos y de construir su propia Alma. Ellos nacen y mueren físicamente una y otra vez y renacen muertos o dormidos a la vida del Espíritu. El verdadero y último nacimiento es el del  Alma. Ese nacimiento no se relaciona con la Gracia ni con el Bautizo, ni con la redención del Pecado original ni con el perdón de los pecados mortales.

ciencia experimental

Ante el letrero que encabeza esta entrada cabe preguntar:  Sin ciencia no hay futuro, pero si la ciencia no tiene futuro que hacer?

Desde que se inició la ciencia experimental, a finales del siglo , los esoteristas sabían que llegaría un momento en que no podría progresar más. Se demoró siglo y medio en cumplirse la profecía. Además la medicina alopática fundamentada en esta ciencia tendría que tener el mismo destino.

Por ello Aurobindo señala: ” La ciencia moderna no se muestra muy eficiente en lo que a encontrar la verdad de las cosas se refiere. En cuanto traspasa el ámbito de la realidad física inmediata se encuentra prácticamente desvalida”.

Porque no podría avanzar la ciencia? porque ignora o no tiene en cuenta la realidad sutil. La de las substancias con una densidad inferior a la de la luz. El mundo etérico, astral y espiritual. La ciencia niega el éter  y las substancias mas finas que interáctuan con el mundo sensible y físico. Además por el aforismo esotérico: ” El saber depende del ser” y el nivel de ser de los científicos actuales no les permite ser conscientes de realidades que trascienden sus sentidos.

La construcción del saber basada en la materia física, tiene los límites de esta materia. Donde termina lo físico empieza lo sutil.

Este preconcepto  de negar la existencia de lo que no es empírico, nació con la rebeldía intelectual del Renacimiento  y culmino señalando como idealistas o imaginarias las ideologías y los dogmas religiosos.  Ahora tenemos sus consecuencias: al meter en el mismo saco todas las manifestaciones visibles de lo  invisible y negar sus causas, se buscan explicaciones  experimentales a lo que no es susceptible de comprobación sensible.

Para no aceptar la existencia del éter, se acudió al concepto de campo de fuerzas, mucho mas ambiguo y confuso que el de esta substancia sutil. Sin embargo el  éter siguió operando sobre lo físico.

Cual es la solución a este problema?  Admitir como hipotética la existencia del mundo sutil.  Pero como percibirlo para verificar esa hipótesis ? mediante la transformación espiritual del observador o investigador que le permita percibir la realidad objetiva de lo sutil y su acción sobre lo físico.

Sin ese cambio en el nivel de conciencia,  el saber construido sobre la experiencia empírica no saldrá del estancamiento.