Posts etiquetados ‘Inconsciente’

La educación religiosa durante esta y otras vidas ha  grabado en nuestro cuerpo astral órdenes y conceptos morales acerca de lo que es bueno o malo y de lo que es perfecto o imperfecto. También lo han llenado de miedos a los castigos después de la muerte. Según todas esas morales  nuestro sentido de la vida esta escrito y definido desde que nacemos por los inventores de religiones. Somos victimas de lo que han establecido otros como la”Perfección”.

Todas estas normas han formado  una especie de “super ego” social y cultural y al considerarlos verdaderas entramos en la celda de una prisión inconsciente e invisible que se prolonga y repite perpetuamente hasta que no despertemos a nuestra real condición.

Las normas anteriores actúan sobre la personalidad que se ocupa de elaborar apariencias obligando a fingir que se es perfecto, que se es bueno y que no se es pecador ni se tiene ningún defecto.  Este proceso empieza desde la infancia y produce un disfraz y una mascara etéricas falsas. Es el responsable de la mentira.

Cuando  esa necesidad de aparentar perfección  se ha repetido en muchas vidas, contamina a la esencia que pierde cualquier noción de valor propio  y solo busca cumplir con esa actuación vida tras vida, olvidando su propia naturaleza espiritual  y los objetivos que le corresponden.

Contra esta esclavitud interior la humanidad ha creado un mecanismo de defensa que actúa como un muro grueso y burdo: El materialismo físico y el ateísmo. Este mecanismo se vuelve una contra-ideología. que tiene el grave defecto de negar la realidad superior a la física y explicar todo por elementos y factores de este plano sensorial. Entramos en otro sueño mecánico y nuestro mundo interior es simplemente consecuencia de la interacción y reacción interior física a estímulos venidos de afuera del mismo carácter. La vida tiene el objetivo de gozar y construir algo material mientras nos llega la muerte que es el final de nuestra única y corta historia. En el terreno moral esta  ideología plantea la conveniencia de una ética humanista destinada a defender la vida física, la propiedad  y la libertad para realizar lo que uno quiera siempre y cuando no perjudique los derechos de los demás.

Los creyentes en esta ideología,  encuentran un vacío interior que los tortura cada vez que piensan en la muerte, prefieren huir con una tremenda obsesión por nuevos y originales placeres  y experiencias. La vejez les plantea retos imposibles por la falta de significado de sus vidas. Todo ello los acerca cada vez al suicidio o a la eutanasia cuando padecen enfermedades incurables y terminales.  No son víctimas de la ” perfección” como los creyentes religiosos, pero sufren mucho por la falta de salud, dinero, éxito y aprobación de los demás Y se sienten muy mal con todo lo que les impide satisfacer sus inmediatos anhelos.

En donde encontrar la verdad? El autor de este blog cree,  de acuerdo a su versión de la enseñanza de  Gurdjieff  que existen tres tipos de realidades: una subjetiva y dos objetivas. La realidad imaginaria y las realidades física y sutil.

En cuanto a la moral solo existe un criterio:  lo que favorece la creación y  desarrollo del Alma  es bueno y lo que lo impide es malo.  El alma es la hija interior del desenvolvimiento espiritual y del trabajo sobre sí mismo en innumerables vidas con éxitos, fracasos y retrocesos en lograr este producto supremo del proceso evolutivo a nivel humano.

Anuncios


GURDJIEFF3[1]

Pregunta: existe o no existe el segundo choque consciente y en que consiste?

Respuesta: No existe, como no existe un tercero o un cuarto choque consciente. Gurdjieff por razones desconocidas oculto la octava del espíritu y su relación con la octava del alimento físico para iniciar por medio de los centros superiores y el centro sexual  la formación del alma u octava del aire.  El choque consciente que realmente se da entre sol48 , la 24 y si 12  lo ubico al final de si 12 y le atribuyo la formación de la octava del aire y las 3 primeras notas de la octava de impresiones, sin  intervención del espíritu.

Pregunta:Porque es tan importante el centro sexual en la formación del alma, en la producción de la consciencia objetiva y porque es  la principal causa de nuestra esclavitud?  Acaso Gurdjieff es tan pansexualista como Freud o Marcuse?

Respuesta: Su pregunta incluye varias inquietudes y voy a principiar por ubicar el centro sexual en la maquina humana. Para explicarlo mejor tomo prestada una definición del hombre de Arthur Koestler: “El hombre es un robot administrado por un fantasma”. Gurdjieff hubiera aceptado esa definición añadiendole: “el hombre es un robot físico administrado por un robot invisible”. Ese robot sutil que administra la maquina humana es el cuerpo astral o centro sexual. El centro sexual usa dos palancas para manejar el ser humano: El DESEO y EL MIEDO. Estos dos factores al pertenecer al cuerpo astral o centro sexual,  que es el viajero de todas nuestras vidas pasadas y de esta; definen las condiciones de cada reencarnación  y los protagonistas de los argumentos. Mediante ellos escogemos en donde nacemos, quienes son nuestros padres, con quienes nos casamos o convivimos. El cuerpo astral o centro sexual del hombre se diferencia muy poco del de los animales vertebrados. sin embargo esa pequeña diferencia es su posibilidad de liberarse de esa esclavitud al deseo y al miedo: El centro emocional superior, sede de las emociones de amor, fe y esperanza  CONSCIENTES y el centro mental superior, donde reside la consciencia OBJETIVA de si mismo. Los centros superiores son las semillas del Alma y el medio para que el espíritu se relacione con el cuerpo astral o centro sexual para gestar el alma y llevarla hacia su pleno desarrollo. El Hombre cuando construye el Alma se libera de la necesidad de reencarnar en un cuerpo físico y si lo hace es libremente para facilitar ese proceso que el culminó en otros hombres. Renace como Maestro físico.

Volvamos a su pregunta.  El ser ordinario de un hombre es esclavo de sus deseos y de sus miedos y solo tiene escasos momentos de conciencia objetiva de si mismo  y en muy pocos instantes siente las emociones conscientes que hemos mencionado anteriormente. Es movido por impresiones y datos externos que suscitan o activan deseos y miedos inconscientes que el erróneamente juzga fruto de su libertad. Solo cuando despierta la consciencia y la atención objetiva de si mismo puede darse cuenta de la prisión en que vive. En ese momento empieza a sustituir  todos sus deseos por tres: Escaparse de la cárcel invisible, despertar a la conciencia objetiva general  y desarrollar su alma hasta su plenitud. Solo cuando nace su alma, muere su cuerpo astral o centro sexual.

Cuando nace su alma también mueren sus miedos porque ellos eran fruto de la ignorancia acerca de lo que es la muerte física;  de la mala memoria de la vida en el plano astral y de la incapacidad de percibir ese universo sutil  por el alcance limitado de los estados subjetivos de conciencia. El alma supera todo eso con su consciencia objetiva.

En lo del “pansexualismo” de Gurdjieff, comparado con el  de Freud y Marcuse,   tengo que aclarar que ellos se referían a las consecuencias de la represión del instinto sexual  en la conducta humana y en las costumbres sociales. Jamás concibieron un centro sexual como un fantasma robot dirigiendo todas las manifestaciones mentales físicas y emocionales del ser humano.  Aunque en ambos casos se les abonan sus descubrimientos acerca de los efectos de dichas represiones sobre las enfermedades psicológicas, sobre el comportamiento y sobre la cultura humana. También habría que reconocerles  la revelación acerca de la existencia del inconsciente y su influencia  en una época en donde nadie se imaginaba que el hombre pudiera ser esclavo y víctima de algo que no percibía su conciencia de “vigilia”

 

GURDJIEFF3[1]

Pregunta: En opinión de Francisco Reyes Atalaya: cual es el significado para el hombre actual de Gurdjieff, de su enseñanza y del Cuarto Camino?

Respuesta:  Su pregunta abarca tres preguntas que responderé por separado.

Sobre Gurdjieff: En una profecía acerca de si mismo, Gurdjieff afirmo que en el próximo siglo, o sea en el que vivimos, “Relatos de Belcebú” seria estudiado en el  Vaticano. Tal vez se equivocó, o tal vez no, uno no sabe porque en el Vaticano hay muchas cosas secretas. Lo que si se sabe es que los jesuitas participaron en apoyar la interpretación del eneagrama como un símbolo de los tipos psicológicos, lo cual ha sido la manera de ocultar su verdadero significado. En general la imagen de Gurdjieff, se ha visto de varias maneras: Como un charlatán y farsante, como un extraño maestro espiritual, como un personaje extraordinario y como un mensajero de un conocimiento oculto y olvidado.  Yo creo lo último.  Sin embargo pienso que únicamente desarrolló su alma en embrión y debe seguir trabajando en otra vida para desarrollarla plenamente.

Sobre su enseñanza: persisten los problemas que el mismo Gurdjieff detecto: ante todo una aridez, represión; y a veces, abierta desconexión  emocional, producto de malinterpretar la recomendación de no identificarse con las emociones negativas. Lo anterior tiende a producir trastornos mentales que pueden llevar al manicomio.Se observa una tendencia al  psicólogismo, como si la enseñanza fuera apenas un programa de superación personal en donde no se distingue la presencia de los cuerpos sutiles, ni su relación con los estados objetivos de conciencia. tampoco se han relacionado  los niveles de conciencia con los niveles de atención y dichos niveles de atención con la capacidad para recordarnos a si mismos.

Sobre el cuarto camino: Pienso que existe ignorancia de los objetivos de este camino y, muerto Gurdjieff, como aquel que lo había recorrido, no hay un maestro que se haya encargado de continuar y aclarar lo que Gurdjieff no explico, por las razones que fueran. Persisten los puntos oscuros y las aparentes contradicciones que se plantearon en la primera parte de este reportaje.

Pregunta: Cual es el sentido del sueño en que casi todos vivimos, según Gurdjieff?

Respuesta: 
Según Gurdjieff el ser humano, en los estados subjetivos de conciencia, se halla dormido en el sueño e hipnotizado  o sonámbulo en la “vigilia”. En el sueño depende totalmente del poder de su imaginación, de sus deseos y de sus miedos que elaboran fantásticas historias y cuentos para autocomplacerse y digerir las experiencias del día, El sueño  es lo que queda de la jornada. Cuando despierta y abre los ojos se adquiere conciencia del mundo físico externo pero aún esta percepción se halla contaminada por sus deseos y sus miedos que ocasionalmente lo llevan a ver lo que quiere ver y no lo que es real físicamente.

Respecto del  mundo interior y de la interpretación que le da a la información que recibe de los sentidos no es objetivo sino subjetivo y depende, como en el sueño del cuerpo, de sus deseos , de sus miedos, de lo que le gusta o de lo que no le gusta, de lo que le han ordenado que es bueno o es malo y de lo que le han enseñado que puede ser cierto o falso. Ha sido hipnotizado y así anda por el mundo.

Pregunta: Porque afirma Gurdjieff que nadie hace nada?

Respuesta:
 No existe afirmación mas repulsiva para el hombre moderno que ha construido el sentido de su vida con lo que piensa hacer o producir ahora mismo y en el futuro.  Muchos abandonan las enseñanzas del cuarto camino cuando oyen eso y cuando les dicen que no tienen conciencia de si mismos o que el sentido de la especie humana es ser la comida de la luna.

Gurdjieff le daba un sentido diferente a la palabra “Hacer”: El consideraba que lo que el hombre realiza no lo hace por su propia iniciativa.  Creía que los actos se originan en factores  externos o internos inconscientes que nosotros tomamos, por la  falta de conciencia de si mismos, como si  partieran de nuestras determinaciones libres y autónomas. Solo el que despierta a la consciencia objetiva de si mismo puede realmente hacer por su cuenta y ser responsable de su vida.

En esta entrada espero dejar muy claro lo que se entiende en el cuarto camino por alma.

El alma es resultado de la aplicación de la ley de tres porque proviene de las relaciones del centro sexual con el espíritu, donde el espíritu actúa como elemento activo que ha dejado su papel supraconsciente y el centro sexual representa el factor pasivo para que en la fusión de ambos se forme una hija interna llamada alma.

El proceso empieza  por  distinguir entre la personalidad y la esencia.  La personalidad  se forma después del nacimiento como efecto en el cuerpo astral de las relaciones sociales con las personas de las cuales depende la satisfacción de nuestros deseos instintivos y necesidades básicas.  Al nacer la memoria inconsciente de nuestro cuerpo astral tiene grabadas las experiencias  e informaciones de vidas pasadas que se registran con un nivel  de atención lo suficientemente intenso para  grabarse en el cuerpo astral.  Ademas esa memoria incluye el proyecto prenatal o deseos a materializar en esta vida.

Todo ese conjunto grabado en la esencia ademas de los deseos  de  salud  y sexo  se enfrenta a las ordenes y condiciones que impone la sociedad y sus representantes mas destacados que nos dicen que es bueno y que es malo.  que se debe hacer y que no se debe hacer,  que es lo verdadero y que es lo falso. En ese choque se enfrenta  a las normas sociales y encuentra que algunos de sus deseos no son permitidos y otros solo pueden realizarse en ciertas condiciones . Su proyecto prenatal va siendo sustituido poco a poco por el programa social  y solo sale a su consciencia en unos pocos momentos cuando emerge el tema de su vocación y de lo que quiere hacer con su vida.

Como resultado de todas esa vivencias se va formando la personalidad y fabricando sus propios gustos y planes vitales.

El trabajo sobre sí mismo para construir un alma empieza por reconocer que  pertenece a la personalidad y que  a la esencia de los múltiples estímulos que llegan a su conciencia  subjetiva ordinaria,

El paso siguiente es la identificación con la esencia y el desapego y subordinación  de la personalidad   a los intereses de la esencia . Se trata de empezar a vivir en forma autentica. Este es un camino largo , árido y arduo que tiene saltos y caídas. Puede avanzarse en una vida y retrocederse en otra.

 

Yo Sagrado

Existe un libro escrito por Wayne W  Dyer llamado  “Tu yo Sagrado” que recomiendo leer  a todos y que contiene muchas de las características que intento mostrar en este artículo. Sin embargo paso a dar mi versión acerca de este tema mucho mas influida por la enseñanza de Gurdjieff y del cuarto camino que a sido mi ruta de crecimiento espiritual por 38 años.

De acuerdo a las enseñanzas del 4º camino  el  hombre ordinario se encuentra dormido y en su sueño con los ojos abiertos se halla dominado por dos grandes factores: Sus deseos y sus miedos;  ambos sembrados en su inconsciente. Cada uno de los deseos  y de los miedos asociados a ellos  da origen a un yo que se apodera transitoriamente de nuestra conciencia ordinaria y que muy frecuentemente establece obligaciones y suscribe contratos que pueden ser opuestos a los  contratos que establezcan  los yoes  futuros  que se verán forzados a cumplir muy a regañadientes.

En estas condiciones no podemos afirmar que tenemos un yo, único e indivisible que es el amo de nuestro ser. Eso es apenas una parte del sueño  y de la mentira en que vivimos.  Adicionalmente cada uno de esos yoes  contiene una serie de hábitos y prejuicios  en medio de los cuales se manifiesta.  Muchas veces los hábitos despiertan deseos y miedos afines y al revés. generalmente a este nivel de ser los yoes son meramente reactivos  a las condiciones externas de manera inconsciente. Por todo ello son los protagonistas y antagonistas del argumento de nuestra vida sonámbula.

El Yo Sagrado se encuentra muy lejos de nuestra vida y conciencia ordinarias. Reside en el supraconciente  en un piso muy arriba del sótano oscuro en que se desenvuelve nuestra existencia.

Antes  de que podamos realizar nuestro plan de desarrollo espiritual debemos ser conscientes de esa  situación y no de una forma mental sino vital.  Debemos sentir con todo el ser esta verdad  y no sólo pensarla. Solo así podemos empezar a ejecutar nuestro proyecto de  superación espiritual y ordenar ese  lugar en donde vivimos, designando un yo Mayordomo que establezca unas funciones y categorías entre los distintos yoes y los subordina a cumplir las metas  evolutivas.

Este Mayordomo,  fruto de la incipiente conciencia objetiva de si mismo,  deberá obedecer temporalmente a un Yo externo representado por un maestro  ingeniero que le va a enseñar los nuevos materiales  y la forma de  amoblar  y decorar  la  vivienda  y   le dirá  como construir la escalera  (Alma)  que lo conecta con el piso superior donde lo espera el Yo Sagrado.

El  Yo Sagrado es el verdadero dueño y amo de la casa y  movido por el amor consciente que siente por el mayordomo  se encargará de acabar  el proyecto de reforma y mejora de nuestra casa para que podamos mudarnos a un piso y a un nivel  superior de ser y de conciencia.

El Yo Sagrado nunca duerme ni descansa y divide su tiempo entre la contemplación del Absoluto  y su apoyo a nuestro espíritu y a nuestra alma.

En esta nota intento empezar el tema de aquello que tenemos que abandonar para apropiarnos de lo que realmente nos pertenece y ha sido ocultado o vuelto inconsciente por la educación.

La buena deseducación consiste en primero en percibir toda esa capa sutil que oculta todo nuestro potencial innato  y que se ha venido formando por las ordenes que recibimos de nuestros padres, de nuestros sacerdotes predicadores y confesores  que nos dijeron lo que era bueno y malo en nuestros actos, en nuestras emociones  y en nuestros pensamientos. Ademas parte de esas ordenes las acepto la sociedad en la forma de leyes y codigos penales que significan un refuerzo al miedo a desobedecer esos mandatos.

Lo anterior no significa que este bien hecho matar, robar o violar la libertad sexual de las personas, sino que en todo momento debemos analizar el origen de aquello que nos motiva a pensar,  actuar y sentir, Esta tendencia que me mueve es aprendida o es innata?

El objetivo de la buena deseducación es más dificil de lograr entre más tarde se empieze  y depende de  la calidad de nuestra memoria.  Por eso el primer paso es el ejercicio del recuerdo de si mismo sin vetos ni condenas, ni sentimientos de culpa.  No olvidemos que la fuerza de esa capa que nos impide percibir nuestra esencia innata es el temor al castigo que nos obligo a olvidar aquello que hicimos, pensamos o sentimos en contra de las normas impuestas. El ejercicio del recuerdo de si mismo va debilitando esa costra pausada  pero firmemente hasta que somos capaces de recordar lo que estaba bien guardado en nuestro inconsciente. Durante poco tiempo despues de nacer actuamos de acuerdo a lo que deseaba nuestra esencia, despues simplemente obedecimos lo que nos ordenaban los mayores en “edad, dignidad y gobierno”  Apartir de ese momento se fue creando el inconsciente y nacio la necesidad de mentir para aparentar que estamos actuando de acuerdo a  lo ordenado  para terminar olvidando  tanto lo malo como lo bueno que realmente nos pertenece.

La inmensa y dura máscara llamada “Personalidad”  o  ” ego ” formada   por la educación se sostiene en el autoengaño y la mentira y se refuerza con todos los miedos imaginarios que nos enseñaron.

Significa esto que la educación en sí es mala? No, claro que no, pero debiera respetar todas las virtudes y poderes de la esencia y no usar como instrumentos la creación de miedos imaginarios para ir modificando y disolviendo los defectos innatos. La educación debiera estar al servicio del desarrollo de lo innato en cada ser humano, entendiendo como innato el deseo de autoperfección  y  de amar y comprender el mundo en que nacemos y vivimos. No debieran condenarse las manifestaciones del instinto, sino en aquellos casos que producen daños y perjuicios a los demás o violan sus derechos humanos básicos a la vida y a la libertad de ser lo que realmente son.

El camino de la buena deseducación es una via que nos lleva a conocer y aceptar lo auténtico en nosotros y a partir de ahí a desarrollar lo mejor de nuestra esencia para poder algún dia unirnos a lo Absoluto que mora en su núcleo.