Posts etiquetados ‘muerte como animal’

Dentro de mi concepción del cuarto camino el ser humano pasa por muchas muertes físicas donde el cuerpo astral encarna en muchos cuerpos físicos para poder cristalizar y desarrollar las partes espiritualizadas de ese cuerpo astral y construir su alma. Cuando completa ese plan evolutivo puede morir sin necesidad de tener que volver a nacer en un cuerpo físico. A esta muerte física puede llamarse la última muerte.

Esta versión se diferencia un poco de la de Gurdjieff que piensa que la gran mayoría de la humanidad no tiene cuerpo astral y al morir se descompone y sus partes alimentan el suelo inerte e inanimado. Para Gurdjieff eso es morir como “perros”. El nacimiento es resultado de procesos químicos derivados de la fecundación. Al trabajo para construir un cuerpo astral Gurdjieff lo denomina transmutación y es resultado del uso adecuado del centro sexual en el trabajo sobre sí mismo conscientemente dirigido y realizado. Dicho trabajo es posible porque el centro sexual además del gasto de energía o substancias finas en las relaciones sexuales produce un excedente que al cristalizarse forma el cuerpo astral. De esta manera la gran mayoría de la humanidad que ignora este proceso y vive en los niveles inferiores y subjetivos de consciencia no tiene sino una sola vida y una sola muerte. Salen de la materia física y vuelven a ella cuando mueren. Es una forma de definir al ser humano igual a la idea existencialista que afirma que somos apenas “un intervalo entre dos nadas”

Mis ideas al respecto de la muerte física y el cuerpo astral, además de basarse en mi propia experiencia personal verificada por medio de regresiones psíquicas, se fundamentan en los casos estudiados y probados de reencarnación además de las regresiones realizadas en el periodo entre vidas físicas.

Por otra parte se presentan algunas contradicciones en esa versión de Gurdjieff que pueden presentarse así:

    Si el cuerpo físico nace con los centros superiores completamente desarrollados como afirma Gurdjieff, parece imposible que dichos centros, constituidos por substancias mucho más sutiles que las del cuerpo físico sean aportadas por una relación físico química de fecundación.
  • Si dichas substancias de los centros superiores son anteriores al nacimiento, entonces pueden constituir las partes superiores del cuerpo astral lo cual parece lo más probable.
  • La versión más ingenua e improbable es la de las religiones que ponen a Dios en el trabajo de crear para cada ser humano sus partes más sutiles cuando nacen.

Todas las consideraciones anteriores demuestran la versión que aparece en el primer párrafo de este artículo y señalan la existencia de la última muerte.

 

GURDJIEFF3[1]

Pregunta: Somos el alimento de la Luna?

Respuesta:  Nosotros ignoramos o para decirlo en otras palabras, nuestra astrofísica, hija del paradigma positivista del Siglo XIX, niega la existencia de substancias sutiles y para ello invento la teoría de los campos electromagnéticos.

Así cómo niega la existencia de materias sutiles, no acepta la idea de que haya una atmósfera alrededor de los planetas formada por los excrementos sutiles de la vida orgánica, cuando mueren los seres vivos y que pueda ser el alimento de un embrión de planeta como la Luna. Claro que no cree que nuestro satélite pueda algún día llegar a ser otro  planeta.  Por todo aquello es repudiado como insólito y absurda este concepto divulgado por Gurdjieff, que no fue una ocurrencia suya, sino algo perteneciente a la Ciencia Objetiva.

Aún discípulos tan destacados como Orage, inventaron la idea de que esta manera de pensar era una metáfora de Gurdjieff para referirse al centro sexual del organismo humano.

Pregunta: Morimos como perros?

Respuesta:  Este tema fue tratado por Gurdjieff con unos aforismos que transcribo enseguida: “El hombre puede nacer, pero para nacer primero debe morir, pero para morir, primero debe despertar ” y ” Cuando el hombre despierta puede morir, cuando muere puede nacer”

La muerte es la desconexión  del cuerpo astral o centro sexual del cuerpo físico o del alma, cuando la tenemos. La desconexión del cuerpo físico o  ruptura del cuerpo etérico, llamado  ” El cordón de Plata” es la muerte que conocemos todos los días y cuyo proceso es igual al de los animales vertebrados. Al desapego o desidentificacion permanente del centro sexual o cuerpo astral, se denomina muerte mística.  Gurdjieff en los aforismos citados, emplea la palabra nacimiento al referirse al ser interno sutil o Alma que creamos con el trabajo espiritual.

Gurdjieff tiene razón en que los hombres que no han originado un alma, mueren como perros. Cuando hemos gestado un alma, morimos como hombres completos. Y nuestra alma queda liberada de la necesidad de reencarnar y puede viajar a las regiones superiores del Espíritu.

Para producir (nacer) su alma el hombre debe antes despertar es decir trabajar espiritualmente para asimilar las substancias invisibles y  poder abandonar (morir) su cuerpo astral o centro sexual para llevar una nueva vida con su alma. En otras palabras: el hombre puede nacer a la vida espiritual, pero para nacer primero debe dejar de identificarse con su centro sexual o cuerpo astral (morir), pero para dejar de identificarse con el centro sexual y construir su alma, debe antes tener una conciencia objetiva de si mismo  o despertar.

Porque no cree en la versión del Eneagrama  propuesta por Gurdjieff?

Respuesta: Porque lleva a un callejón sin salida en el camino evolutivo del ser humano: porque se necesita un indefinido numero de choques conscientes para llegar hasta el Absoluto y si eso fuera así, seria imposible el progreso espiritual después del segundo choque consciente. Gurdjieff evadió el tema o lo dejo tan poco aclarado, que ninguno de sus discípulos ha logrado presentar una versión  plausible de este punto.

Ouspensky, considerado un discípulo notable, no entendió porque hay tres choques en el Eneagrama y solo 2 en la ley de octavas y para aclararlo se imagino que las octava de impresiones empezaba entre sol y la y tenia el choque entre mi y fa (segundo choque consciente) entre si y do. Pero aquí empezaría una cuarta octava, que se ignora cual es, y mas adelante una quinta octava y así  indefinidamente.

Es mas lógico invertir la numeración del eneagrama e imaginar solo un choque consciente entre sol y la de la octava del alimento físico que permitiría desarrollar la octava del aire como el puente de unión con nuestro ser espiritual y formar el alma. El choque entre fa y mi de esa octava representa el acto sexual, por el cual nos reproducimos. La alternativa es entre repetirnos en los hijos y volver al mismo lugar cuando nos llegue la muerte física o formar ese puente con nuestro espíritu para evolucionar y salir del ciclo interminable de reencarnaciones.