Posts etiquetados ‘paradoja del valor’


Los economistas fuimos educados con la idea de que para acabar con la pobreza se debieran ofrecer puestos de trabajo  con una remuneración mínima equivalente al costo de las mercancías que una familia necesita para vivir.

Cada vez es menos cierto lo que nos enseñaron,  porque el desarrollo tecnológico ha venido produciendo máquinas que sustituyen el trabajo manual y mental del hombre y eso estaría muy bien si no se produjera la pérdida de puestos de trabajo con las consecuencias conocidas. Sin embargo este es un problema fácil de resolver si se acaba con el mito de que el empleo es lo único importante y no la capacidad productiva de otros medios diferentes aunque creados con el trabajo humano.

Cuando se acabe el mito del empleo el Estado capitalista creará subsidios  financiados con impuestos o con fabricación de dinero para comprar lo que produzcan las máquinas y se podrá terminar con la escasez si  los empresarios permiten  que sus ganancias se realicen  por ventas en volumen y no por reducciones en la oferta para mantener los precios altos de acuerdo a lo que en otra entrada de este blog se denomina  La paradoja del Valor Económico.

En esta situación se promoverá y tendrá un valor económico muy alto el  trabajo creativo e inventivo del hombre para seguir produciendo medios que ahorren trabajo en todos los procesos productivos.

Este futuro puede estar a 20 o treinta años y  el desempleo se verá como algo fruto del progreso  de la sociedad y no como la peor de las enfermedades económicas al lado de la inflación.

Anuncios

La maldición de una buena cosecha

En la foto se explica lo que pasa cuando a un campesino le toca una buena cosecha, que terminan pagándosela a un precio tan bajo que no compensa el costo de producción y termina empobreciéndolo.

Las plagas biológicas se unieron a las del modo de producción capitalista para arruinar a los campesinos de mi querido país.

En el capitalismo, la abundancia de una mercancía es una especie de maldición que termina perjudicando al productor y ni siquiera beneficia al consumidor. Eso es lo que pasa con la comida en Colombia.

Para colmo de males, se negoció un tratado de libre comercio con Estados Unidos y otro con la Unión Europea que les permite a ellos invadir el mercado Colombiano con alimentos subsidiados que compiten en forma desleal con la producción local. Ello es así porque porque cuando el Estado me paga los costos de producción cualquier precio es pura ganancia para mi.

Para el campesino colombiano se suman tres plagas: las buenas cosechas que bajan los precios, el subsidio legalizado en los tratados de libre comercio y la explotación de su trabajo por los intermediarios que comercializan su producción. Difícil imaginar una peor situación.

No parece haber esperanza de solucionar esos problemas, porque el gobierno no tiene dinero para repetir con los campesinos el subsidio que les dio a los cafeteros y la oligarquía  no quiere perder las ganancias que tiene explotando como intermediaria a los campesinos e importando de los países europeos y de Estados Unidos los alimentos para quebrarlos.  Ademas todo esto es favorecido con un dolar relativamente barato, que aunque perjudica a los exportadores  favorece a los importadores.

La teoría económica tiene un tema que no ha logrado dilucidar plenamente y es el relativo a las características del valor económico.

Están disputándose varias escuelas económicas las definiciones del valor: Por un lado están los de la teoría del valor trabajo que sostienen que el valor de un bien o servicio depende de la cantidad y calidad del trabajo incorporado en él. El economista más famoso de esta escuela es Carlos Marx aunque no su fundador. Ese titulo le pertenece a David Ricardo. Carlos Marx llevo esta teoría hasta sus últimas consecuencias y justifico de esta manera el movimiento revolucionario de los trabajadores.

Por el lado de las necesidades y del deseo en el campo de lo que se llama en Economía la demanda, se considera que el valor depende de la capacidad de un bien para satisfacer necesidades humanas. Es la escuela subjetiva del valor, que puede llamarse utilitarista .

Por último esta la escuela de la cantidad disponible en relación a las necesidades del consumidor la cual puede ser relativamente escasa o abundante. En este enfoque el valor depende tanto de la utilidad del bien como de su escasez o abundancia relativa a la necesidad o utilidad. Es esta teoría la que parece dar cuenta en forma mas completa de la naturaleza del valor económico.

En que consiste la paradoja del valor? Si el valor de los bienes depende de su escasez y de su capacidad para satisfacer necesidades, entonces los ricos acumulan la escasez de bienes valiosos y los pobres la abundancia de bienes con escaso o ningún valor económico. Los pobres solo pueden vender su trabajo que por ser una mercancía abundante vale poco. Ademas con su propio trabajo creativo han diseñado medios de producción que ahorran trabajo mental y manual y ya no se necesita que los contraten.

En otras palabras, los pobres, son pobres, no solo porque carecen de lo necesario, sino porque son dueños de algo muy abundante, con lo cual pueden comprar muy poco de lo necesario.

Otra forma de ver la paradoja del valor es que los que producen los alimentos son precisamente los campesinos pobres que venden algo muy necesario pero muy abundante.

Por esta paradoja del valor, los ricos que son los que dirigen la economía y compran trabajo humano, nunca terminarán con la pobreza porque ello significaría acabar con la escasez generando abundancia para todos lo cual traería una desvalorización de sus propios bienes. Ademas como el trabajo humano es un costo de producción al pagar mejores salarios para aliviar la pobreza, se disminuirían sus ganancias que precisamente es lo que aumenta su riqueza.

Otra manifestación de la paradoja del valor se da en el Comercio Internacional, donde los países que producen alimentos son los padecen hambre y enfermedades derivadas de la desnutrición.