Posts etiquetados ‘período entre vidas’


Esta entrada es fruto de mi experiencia personal y por lo tanto es subjetiva sobre todo en lo que se relaciona con mis impresiones y emociones en los periodos entre vidas.

La situación que ilustra la foto es la de la esencia y la personalidad del hombre víctima de religiones y de normas morales inventadas que lo mantienen engañado y enajenado porque le han ocultado realidades fundamentales

Quiero presentar una lista de las verdades prohibidas que he hallado a lo largo de mi vida y las razones de su prohibición:

  • La reencarnación y la inmortalidad del cuerpo astral
  • Después de la muerte física no hay ni cielo ni infierno, ni juicio, ni condena.
  • El Karma no existe. Algunos hombres evolucionados pueden escoger el cuerpo físico de la vida siguiente para poder seguir creciendo espiritualmente pero son una muy pequeña minoría.
  • Las religiones y las normas morales son inventadas por los sacerdotes.

Una de las realidades más importantes que había que prohibir y ocultar es la reencarnación y la supervivencia del cuerpo astral después de la muerte física, debido a que si se reconocía,  la única forma de mantener la construcción de la ideología religiosa  es el Karma  como es el caso del Hinduismo y del Budismo.  La reencarnación supone que lo que suceda después de la muerte física es transitorio y se interrumpe al nacer a una nueva vida y por lo tanto el Cielo eterno y el Infierno eterno no existen.  Tampoco existe el alma inmortal que comienza  con el nacimiento en el cuerpo físico, sino cuerpos astrales que fueron creados hace miles o millones de años.

Para el método científico experimental en boga, hay más de 3 mil casos  investigados en donde la reencarnación es la única o la mejor explicación.  Él investigador más destacado ha sido el Dr Ian Stevenson   de la Universidad de Virginia.  También se ha investigado el periodo entre vidas por el Dr Michael Newton.   En esta entrada consideró como la mejor prueba mis propios recuerdos tanto de mis vidas pasadas como de los periodos entre vidas. Esos recuerdos vinieron a mi mente con el desarrollo de mi Alma que ya se encuentra totalmente formada y es el núcleo invisible y sutil de mi ser.

Mi alma  tuvo acceso a  los archivos sutiles con los registros de más de 2 y medio millones de vidas de mi cuerpo astral.

El Karma como un sistema de premios y castigos en una misma  vida o en la siguiente forma parte de lo mas profundo del pensamiento religioso de la India, pero constituye otra ideología religiosa que se ha presentado con un andamiaje burocrático de guardianes y contadores de las malas y de las buenas acciones de cada una de las vidas  para con su balance o juicio definitivo un consejo de “sabios” decida el destino de una u otras vidas futuras. Como las otras ideologías religiosas no existe sino en la imaginación de la casta sacerdotal que la invento y en la de aquellos que creen en ella.

Se ha vivido tanto tiempo con estas ideologías y realidades imaginarias que tienen la función de placebos y nos dan la sensación de que Dios está pendiente de nosotros y vive dándonos lo conveniente y necesario para nuestro bienestar y santificación por toda la eternidad. Según esa ideología somos libres para escoger nuestro destino celestial o infernal pero nuestros ángeles de la guárda y nuestros santos amigos nos preservan de todo mal y peligro en esta única e irrepetible existencia

El materialismo físico es una ideología atea que ignora la realidad sutil y no admite más jerarquías que los logros de dinero o poder para acceder a los privilegios. Rechaza la existencia de niveles superiores de ser y de conciencia que no sean producto de la  casualidad. Para ella no hay nada antes de nacer que no sean  las propiedades genéticas del ADN de los padres en el  ovulo y el espermatozoide y no habrá nada después de la muerte física. Todo en esta única vida es individual y transitorio. Como alguien de esta corriente afirmó: “La concepción de la vida es el accidente de tránsito de un ovulo con un espermatozoide”.  Debido al criterio empírico para demostrar la verdad de la ciencia experimental, se califica como Seudociencia todo lo que se refiera a los cuerpos sutiles y al espíritu.

El verdadero camino de la evolución es el trabajo sobre sí mismo  para desarrollar los centros superiores primero y el Alma después con el fin de acceder a los niveles objetivos de conciencia y a la consciencia absoluta como el estado supremo. Si no  se trabaja en esta forma nos encontramos después de la muerte con una vida aburrida en el mundo astral en compañía de los parientes y amigos que han muerto antes y no han encarnado todavía. Además nos enfrentamos a la frustración porque no encontramos el paraíso celestial que merecíamos por portarnos bien y sacrificarnos aguantando innumerables dolores en la vida anterior.

Anuncios


En la entrada anterior me ocupe de responder la primera cuestión que había surgido tan pronto verifique la realidad de mis vidas anteriores y de la reencarnación: Como explicar el mal? . Quedo pendiente la segunda inquietud:  existe o no el Karma? Si existe, a quienes y cuando se aplica?

La idea moral del Karma pertenece a lo mas profundo del pensamiento religioso de la India y su concepción se remonta a épocas anteriores a la aparición del Budismo. Parece que nació con la percepción del Renacimiento.

En el remoto pasado, los que eran conscientes de la reencarnación y de lo que pasaba en el intervalo entre una vida y otra produjeron la ideología religiosa del  Karma.

La palabra Karma se descompone  en dos palabras del Sánscrito: Ka que significa deseo y Arma que se traduce como obra, construcción o producto.  Es decir la obra o el producto del deseo.  Como  puede deducirse  nuestras vidas futuras son el resultado de nuestros deseos presentes antes de encarnar.  Esa es la piedra fundamental de la elección de los padres y la familia en la cual se decide nacer en forma física.

Parafraseando un poco a  Freud, hay dos principios  esenciales para proyectar nuestras nuevas vidas : el principio del deseo y el de realidad  entendido este  último como la realidad física y sutil en el momento en que se decidle renacer. Es conveniente aclarar que dentro del deseo se considera el miedo como un deseo negativo o no-deseo.

Despues de morir desaparecen todos los miedos que experimentamos en la vida que acaba de pasar por dos razones: una que se basaban en el miedo a morir  y volver a la nada y otra que no hay ningún infierno ni el cuerpo astral que sobrevive  puede ser torturado o dañado y esta listo para reencarnar, si quiere,  en diferentes cuerpos que son apenas vehículos de carne y hueso.  Esta es la realidad objetiva.

Despues de la muerte física nos encontramos en un mundo mediocre, caótico y aburrido donde estamos a merced de nuestros deseos y hemos verificado la mentira de aquello en que creímos.  Si creímos que no había más vida que la física, nos hallamos en la vida astral, si creímos en el cielo o paraíso y en el infierno de las ideologías religiosas constatamos que no existen ni el uno ni el otro.

Al comprobar estas realidades algunos cuerpos astrales inventaron el Karma y le atribuyeron a Dios procesos judiciales  y sentencias de premios y castigos, no en el intervalo entre las vidas, sino en las encarnaciones futuras.  Así nacieron la justicia y la moral karmicas.  Además se imaginaron un cierto aspecto pedagógico de los castigos karmicos para impedir que se repitieran los “pecados” o acciones negativas que habían producido la condena.

A pesar de este escenario inesperado,  vale la pena preguntar si es posible un proyecto prenatal de vida  que vendría a ser una especie de Karma consciente evolutivo en donde el ser humano transite la senda verdadera de la creación o construcción de su alma para llegar a niveles superiores de ser y de consciencia.  La respuesta es positiva y quien ha encontrado la puerta o la entrada a este camino  en el mundo astral o en el físico, es ayudado por aquellos que  lo han recorrido. Este es el verdadero sentido del hombre.

 

Al nacer traemos órdenes profundamente grabadas en el subconsciente, que se mezclan con las que recibimos por los responsables de nuestra educación.  A veces se repiten las ordenes que vienen de vidas anteriores y las que recibimos en esta vida.

El vídeo al  principio de este artículo nos muestra todas las ordenes que recibimos por la educación y el entorno en que crecemos y que aunque no se basan en algo real y objetivo, forman un mundo de instrucciones que nos mete en una cárcel invisible y sutil, aunque no por ello menos efectiva.

A la enumeración de esa película debe añadirse todo lo que nos condiciona proveniente de existencias anteriores, en las cuales hemos encontrado dirigentes sociales  y personales que nos han repetido una y otra vez  lo que hay que hacer para complacer al Dios que ellos representan para que nos premie en la vida después de la muerte con todo aquello que nos negó esa vida.

Al morir entramos en un mundo invisible y sutil, donde nos salen a recibir los parientes y amigos fallecidos que no han encarnado todavía. Se descubre que no hay ni cielo ni infierno sino un mundo sutil a veces aburrido, poblado de algunos fantasmas fantoches y agresivos.

En compensación, en esa región pueden percibirse sonidos e imágenes armoniosas y  emociones dulces como la ternura. Los placeres de la comida y bebida no existen porque los cuerpos astrales no necesitan comer ni beber. El placer sexual puede tenerse pero en una forma astral diferente a la del cuerpo físico.

La historia se repite en cada encarnación, porque las condiciones económicas y las relaciones sociales de producción son las mismas. A lo largo del tiempo, las sociedades se han dividido entre los que compran trabajo y los que venden trabajo, entre amos y esclavos o entre capitalistas y trabajadores. Los esclavos y los trabajadores ordinariamente son explotados por sus amos, porque son una minoría  que ofrece el salario más bajo para poderse quedar con la mayor parte de la riqueza agregada por el trabajador.

Independiente del  Karma, siempre los pocos dueños de la tierra y/o de los otros medios de producción, son unos pocos privilegiados,  y es muy difícil nacer en una de esas familias,  Lo mas probable es repetir en la próxima vida la pobreza anterior o que no se repitan las condiciones de riqueza actual.

La situación sería desesperante sino hubiera la posibilidad de liberarse de ese ciclo de vidas y de la necesidad de reencarnar.  Aquí viene la pregunta fundamental:  Porque necesitamos nacer y para que?

En uno de los Upanishads  se presenta la causa más común de renacimiento: El deseo insatisfecho de vidas pasadas por personas, por bienes, por importancia personal o por el conocimiento que permita lograr placer, poder y riqueza. Según ese libro sagrado,  esas son las razones de los dormidos e ignorantes.

Para aquellos cuerpos astrales que han recibido datos de la realidad objetiva y están en camino de despertar existen las verdaderas instrucciones de la vida. Esos cuerpos sutiles   saben que para su liberación tienen que adquirir un cuerpo superior al astral, que les permita, aun en cuerpo físico,  ser gobernados por el espíritu, como representante y mediador de lo Absoluto. Este  gran cuerpo sutil es llamado Alma en el Cuarto Camino y es el medio para  liberarse de la prisión, de la ignorancia e inconsciencia en que hemos vivido por miles de vidas.

Este proceso de construcción del alma ha sido objeto de muchas entradas de este Blog a las cuales remito al lector interesado.

En una nota anterior se planteó la existencia de dos tipos de Educación, una que es de afuera hacia adentro y otra que saca al exterior lo que se encuentra en el interior.  Un pensador francés llamado  Jean Jaques  Rousseau estableció que el hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe. En este sentido mi opinión es que el hombre nace con unas determinadas tendencias, una buenas y otras no tan buenas o francamente dañinas pero que el nucleo de esa esencia es bueno y es allí donde tenemos lo mejor de si mismos. Pero tanto la esencia como el núcleo espiritual son avasallados por la educación que va de afuera hacia el interior del hombre.

Demasiado pronto el niño es llenado por ordenes externas: Debes hacer esto, no debes hacer aquello, eso no esta perfecto, esfuerzate más  para hacerlo perfecto. Los padres, los  maestros y los sacerdotes le piden que imite lo que ellos hacen dicen, piensan o sienten. Creen que el niño es algo moldeable como si fuera un pedazo de plastilina o de barro para cerámica.  Mas aun creen que es su responsabilidad moldearlo como  una materia prima para construir su obra. Esa tesis ignora todo el contenido espiritual de los niños y confunde su mente con un depósito vacío en donde los adultos meten su información, supuestamente verdadera, meten la moral, meten lo que ellos creen que es lo bello y lo perfecto.

En este momento me acuerdo, del gran educador brasileño, Paulo Freire, director de extensión cultural de la Universidad de Permambuco cuando hablaba de la “Concepción bancaria de la educación”. Se imaginan que el cerebro del niño es una cuenta corriente o de ahorros donde es deber de los educadores depositar gramos del oro de la verdad. de la virtud y de la belleza. Creo que en este sentido debemos restaurar sus ideas los que aspiramos a fundar una concepción de la educación radicalmente distinta.

Todo esto solo  comienza con un grave error:  Los niños tienen un espíritu que por  su contacto con Dios y, en mi opinion,  por sus experiencias en vidas anteriores y en el período entre vidas, ha venido acercándose poco a poco a la verdadera comprensión de la verdad y a la verdadera  conciencia. Ignoran todo lo aprendido en su historia prenatal.   Cuales son las consecuencias de esta manera de creer acerca de lo que debe ser la educación?  La completa enajenación del ser humano. Se le forza a esconder toda esa riqueza interior y se encuentra  al final de la niñez o en medio de la adolescencia con que NO TIENE NADA PROPIO. Se vuelve uno más en el rebaño de los enajenados.  Intenta rebelarse pero sólo consigue imitar a los amigos que le enseñan la moda que no le gusta a los mayores. Esta rebeldía no le aporta lo que sería realmente importante: Rescatar todo lo valioso que la “Educación Bancaria” le ha escamoteado.

Qué difícil sera ese rescate de lo autentico en el hombre, puede incluso que no lo consiga porque, entre otras cosas nadie le enseño que lo tenía. Sin embargo, ese debe ser el proyecto de la educación del porvenir que se guiara por este lema LLEGA A SER LO QUE ERES.