Posts etiquetados ‘punto de libertad’


Una de mis modificaciones a la enseñanza de Gurdjieff es la propuesta de un solo choque consciente para evolucionar y formar el alma. Además era necesario ubicar ese choque en el Eneagrama y para ello se construyó la figura que encabeza esta entrada. Esta figura tiene varias modificaciones respecto al eneagrama oficial :

  1. La numeración está invertida en relación al eneagrama divulgado. Ó sea que si es 1 y re es ocho.
  2. Realmente comprende tres choques uno entre do y sí que origina todo lo que es diferente al Absoluto y que puede llamarse choque original de todo lo existente. Otro entre la y sol denominado con el punto 3 y que representa el único choque consciente y por último el choque entre fá y mi  de carácter mecánico  llamado el choque programado externamente.
  3. Todos los procesos en eneagrama van en la secuencia do,si, la choque consciente, sol, fa,choque programado externamente, mi y re. El proceso evolutivo parece llevar trayectoria inversa pero realmente es impulsado por los hidrógenos más sutiles que producen los niveles superiores de consciencia

Aqui es necesario plantear un tema muy importante que significa un cambio de Concepción del eneagrama: De acuerdo al principio esotérico de que “Lo sutil crea lo denso”, o de qué  “La realidad sutil produce la realidad física”,  tenemos que el. Absoluto produce el espíritu y lo astral es efecto del espíritu y él a su vez crea lo etérico y lo físico.

Se ha cambiado la numeración del Eneagrama obedeciendo al principio anterior, debido a que en cualquier octava, la nota si corresponde a los hidrógenos más sutiles y la nota re a los más pesados.

Lo anterior tiene efectos sobre los procesos de evolución e involución o creación en el eneagrama. Tanto el proceso creador o involutivo, como el proceso evolutivo tienen como iniciativa el Absoluto y el espíritu. Ello significa que la trayectoria del proceso involutivo va desde si a la , choque consciente o “voluntariamente realizado”, sol, fa, choque programado externamente, y  mundo denso con las notas mí y re. El proceso evolutivo va desde lo denso a lo sutil pero tiene como factor  de realización o positivo la atracción y trabajo para aumentar la dotación de substancias o hidrógenos espirituales de los centros superiores mediante los métodos para  realizar el choque Consciente entre la y sol en donde el  elemento positivo son dichos centros superiores apoyados por la octava del Espíritu creador y el factor pasivo la substancia a transformar  y el deseo de superación del centro  sexual o “Sed de ser”, según Gurdjieff.

Aparece ahora la octava del Espíritu Creador que representa la octava superior que reacciona o interactúa  con la octava del hombre no evolucionado por medio del choque consciente para desarrollar la octava del alma que es igual a la del aire. Esta interrelación desarrolla primero los centros superiores y luego este proceso construye el alma.

La  octava del Espíritu Creador sustituye a la octava de impresiones y soluciona un problema lógico que la versión oficial de la enseñanza no había podido explicar :  La octava del alimento físico necesita la octava del aire para desarrollarse, la octava del aire, requiere la octava de impresiones para completarse, la octava de impresiones necesita otra octava de supra impresiones  y así en forma indefinida sin alcanzar nunca el Absoluto como fin supremo de la evolución.

Esta enseñanza basada en el principio  de que lo sutil es anterior y superior a lo denso; establece la dirección y control del Absoluto y del espíritu creador que contienen lo más sutil, sobre los procesos de creación y evolución como ya se ha expuesto. Por ello aunque la evolución se manifieste de lo físico a lo sutil su esencia y dirección se realizan desde lo más liviano.

El único choque consciente ha sido llamado “el punto de libertad” porque libera de la identificación con lo físico y con los deseos y miedos del centro sexual  y es el punto donde se escoge entre la reproducción física o  la perfección de los centros  superiores y la construcción del alma.

Anuncios

Hoy quiero insertar y comentar una oración por la dignidad humana escrita por el renacentista  Pico Della Mirandola:

“No te di,  Adán, ni un puesto determinado, ni un aspecto propio, ni función alguna que te fuera peculiar, con el fin de que aquél puesto, aquel aspecto, aquella función por los que te decidieras los obtengas y conserves según tu deseo y designio. La naturaleza limitada de los otros se halla determinada por las leyes que yo he dictado. La tuya tu misma la determinarás sin estar limitada por barrera ninguna, por tu propia voluntad, en cuyas manos te he confiado: Te puse en el centro del mundo con el fin de que pudieras observar desde allí todo lo que existe en el mundo. No te hice ni celestial ni terrenal ni mortal ni inmortal con el fin de que – casi libre y soberano artífice de ti mismo – te plasmaras y te esculpieras en la forma que te hubieras elegido. Podrás degenerar hacia las cosas inferiores que son los brutos; podrás – de acuerdo con la decisión de tu voluntad – regenerarte hacia las cosas superiores que son divinas.”

Es dificil encontrar un credo humanista mas grandioso y al mismo tiempo una expresión de una posición religiosa más respetable.  El autor narra una conversación imaginaria de Dios con Adan en el momento de crearlo y que se refiere a toda la especie humana. No acude a sobornarlo con el cielo, ni  lo amenaza con el infierno.  Le muestra la oportunidad de volverse o evolucionar hacia una criatura divina y ganarse la inmortalidad por la sola decisión de su voluntad “En cuyas  manos te he confiado”  !Que bella exaltación del hombre y cuan cierta!

El gran privilegio del hombre es  llegar a usar su libertad interior   para regenerarse o degenerarse. Pero para lograrlo el camino es largo porque  debemos ser conscientes  del poder de nuestra voluntad y del verdadero lugar que ocupamos en el Universo.

IMG_1771

Entre 1965 y 1992 fui seducido por el materialismo marxista y la aparición de las enseñanzas de Gurdjieff que daban un sentido interior muy confuso y poco firme a mi vida. Mis creencias inconscientes oscilaban entre la ideología marxista y la experiencia fracasada y psicologísta del trabajo sobre mí mismo inspirada en una versión errada del Cuarto Camino.

Durante 1992 tuve una serie de regresiones a vidas anteriores  con un famoso psicólogo colombiano: Giovanni Ciardelli Fadul. Esas experiencias me permitieron  revivir 9 vidas anteriores y estallaron una revolución interior muy grande. Quedaba fuera de toda duda para mi  la existencia de vida antes de nacer y después de morir.  Al fin conocía lo que es la fe consciente  y esa emoción superior me permitió empezar el camino para construir mi alma y modificar profundamente la versión falsa de la enseñanza de Gurdjieff y la comprensión del Eneagrama.

Casualmente a partir de 1989 empezó la crisis del socialismo con la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética cuando nuevas naciones se independizaron de Rusia. El trasfondo de esa transición era el fracaso económico y político de  una ideología que significo un sentido de mi vida. Ello ayudo a preparar el terreno para ese cambio interior producto de las regresiones

Desde entonces comprendí que los fenómenos  analizados en el primer capítulo de esta serie prueban con total certeza la existencia de una realidad sutil donde habitan seres que no son afectados por el nacimiento ni la muerte.

En general el Catolicismo y el Cristianismo que conocemos han  sostenido siempre la existencia de un Alma creada por Dios en el momento del nacimiento y que no termina con la muerte.

Para estas ideologías religiosas el alma humana es un don gratuito. Fruto de algo arbitrario de la divinidad y que según sea su comportamiento en una efímera vida se gana el Cielo o un castigo eterno.

No parece existir ninguna proporción entre el comportamiento y el premio o el castigo. Aunque sólo sea en términos de tiempo, la duración de uno u otro no guarda ninguna correspondencia con el exiguo periodo de la vida humana. Esto sólo bastaría para cuestionar la justicia de ese Dios que según nos dicen es infinitamente misericordioso pero que actúa con un sadismo también infinito cuando envía un alma al Infierno. O con generosidad desproporcionada al mérito cuando otorga un premio eterno a su actuación en una corta existencia.

A lo anterior la religión Católica añade otra injusticia divina derivada de lo que se ha llamado el Pecado Original con el cual todos nacemos y que fue cometido por la primera pareja de seres humanos. De esta forma los hijos de la enésima generación nacen responsables de una falta que no cometieron y destinados al castigo eterno sino profesan el credo cristiano.

Esta situación se complica cuando pensamos en  la casi segura existencia de vida igual o superior a la humana en otros planetas porque aparece la pregunta de si hubo o no hubo pecado original en otros planetas. Si entendemos que el pecado original es fruto de las tendencias  egoístas del hombre, porque el creador de Adán y Eva los hizo así en todos los planetas habitados. El Creador seria el responsable del pecado Original y no sus criaturas.

Lo que hoy parece más probable es que la creación es un deseo divino para conocerse a sí mismo porque antes de ese proceso él estaba solo y no tenía con quien compararse. Las posibilidades de evolucionar son fruto de un acto de amor consciente del creador para que sus criaturas  puedan mejorarse y llegar a ser algún día iguales a él, además de poder conocer y probar su propia omnipotencia.

La creación es un proceso que parte de Dios que va manifestándose en formas más densas con menor conciencia de sí, pero que guardan en su inconsciente el impulso de atracción que los lleva de retorno a su morada original por medio del proceso inverso a la creación llamado evolución. La consciencia de si es el medio y el metro del nivel evolutivo. A mayor conciencia de sí, mayor altura en la inmensa escala de la perfección, hasta unirse con la consciencia absoluta de Dios.

 

Al nacer traemos órdenes profundamente grabadas en el subconsciente, que se mezclan con las que recibimos por los responsables de nuestra educación.  A veces se repiten las ordenes que vienen de vidas anteriores y las que recibimos en esta vida.

El vídeo al  principio de este artículo nos muestra todas las ordenes que recibimos por la educación y el entorno en que crecemos y que aunque no se basan en algo real y objetivo, forman un mundo de instrucciones que nos mete en una cárcel invisible y sutil, aunque no por ello menos efectiva.

A la enumeración de esa película debe añadirse todo lo que nos condiciona proveniente de existencias anteriores, en las cuales hemos encontrado dirigentes sociales  y personales que nos han repetido una y otra vez  lo que hay que hacer para complacer al Dios que ellos representan para que nos premie en la vida después de la muerte con todo aquello que nos negó esa vida.

Al morir entramos en un mundo invisible y sutil, donde nos salen a recibir los parientes y amigos fallecidos que no han encarnado todavía. Se descubre que no hay ni cielo ni infierno sino un mundo sutil a veces aburrido, poblado de algunos fantasmas fantoches y agresivos.

En compensación, en esa región pueden percibirse sonidos e imágenes armoniosas y  emociones dulces como la ternura. Los placeres de la comida y bebida no existen porque los cuerpos astrales no necesitan comer ni beber. El placer sexual puede tenerse pero en una forma astral diferente a la del cuerpo físico.

La historia se repite en cada encarnación, porque las condiciones económicas y las relaciones sociales de producción son las mismas. A lo largo del tiempo, las sociedades se han dividido entre los que compran trabajo y los que venden trabajo, entre amos y esclavos o entre capitalistas y trabajadores. Los esclavos y los trabajadores ordinariamente son explotados por sus amos, porque son una minoría  que ofrece el salario más bajo para poderse quedar con la mayor parte de la riqueza agregada por el trabajador.

Independiente del  Karma, siempre los pocos dueños de la tierra y/o de los otros medios de producción, son unos pocos privilegiados,  y es muy difícil nacer en una de esas familias,  Lo mas probable es repetir en la próxima vida la pobreza anterior o que no se repitan las condiciones de riqueza actual.

La situación sería desesperante sino hubiera la posibilidad de liberarse de ese ciclo de vidas y de la necesidad de reencarnar.  Aquí viene la pregunta fundamental:  Porque necesitamos nacer y para que?

En uno de los Upanishads  se presenta la causa más común de renacimiento: El deseo insatisfecho de vidas pasadas por personas, por bienes, por importancia personal o por el conocimiento que permita lograr placer, poder y riqueza. Según ese libro sagrado,  esas son las razones de los dormidos e ignorantes.

Para aquellos cuerpos astrales que han recibido datos de la realidad objetiva y están en camino de despertar existen las verdaderas instrucciones de la vida. Esos cuerpos sutiles   saben que para su liberación tienen que adquirir un cuerpo superior al astral, que les permita, aun en cuerpo físico,  ser gobernados por el espíritu, como representante y mediador de lo Absoluto. Este  gran cuerpo sutil es llamado Alma en el Cuarto Camino y es el medio para  liberarse de la prisión, de la ignorancia e inconsciencia en que hemos vivido por miles de vidas.

Este proceso de construcción del alma ha sido objeto de muchas entradas de este Blog a las cuales remito al lector interesado.

Hoy quiero insertar y comentar una oración por la dignidad humana escrita por el renacentista  Pico Della Mirandola:

“No te di,  Adán, ni un puesto determinado, ni un aspecto propio, ni función alguna que te fuera peculiar, con el fin de que aquél puesto, aquel aspecto, aquella función por los que te decidieras los obtengas y conserves según tu deseo y designio. La naturaleza limitada de los otros se halla determinada por las leyes que yo he dictado. La tuya tu misma la determinarás sin estar limitada por barrera ninguna, por tu propia voluntad, en cuyas manos te he confiado: Te puse en el centro del mundo con el fin de que pudieras observar desde allí todo lo que existe en el mundo. No te hice ni celestial ni terrenal ni mortal ni inmortal con el fin de que – casi libre y soberano artífice de ti mismo – te plasmaras y te esculpieras en la forma que te hubieras elegido. Podrás degenerar hacia las cosas inferiores que son los brutos; podrás – de acuerdo con la decisión de tu voluntad – regenerarte hacia las cosas superiores que son divinas.”

Es dificil encontrar un credo humanista mas grandioso y al mismo tiempo una expresión de una posición religiosa más respetable.  El autor narra una conversación imaginaria de Dios con Adan en el momento de crearlo y que se refiere a toda la especie humana. No acude a sobornarlo con el cielo, ni  lo amenaza con el infierno.  Le muestra la oportunidad de volverse o evolucionar hacia una criatura divina y ganarse la inmortalidad por la sola decisión de su voluntad “En cuyas  manos te he confiado”  !Que bella exaltación del hombre y cuan cierta!

El gran privilegio del hombre es  llegar a usar su libertad interior   para regenerarse o degenerarse. Pero para lograrlo el camino es largo porque  debemos ser conscientes  del poder de nuestra voluntad y del verdadero lugar que ocupamos en el Universo.

Cuando comparamos la evolución del hombre con un camino nos preguntamos donde termina. Existen varias versiones de ese fin de acuerdo a lo que uno crea o de acuerdo a las leyes fundamentales de todo lo existente.

Para los ateos no creyentes todo empieza con el nacimiento y termina con la muerte física. Como uno de ellos dijo: ” Cada uno de los hombres es un intervalo de ser y de conciencia entre dos nadas”.

Para los creyentes hay una versión diferente segun el credo religioso. Esta la versión Catolica que no considera ningún proceso evolutivo porque parte de la idea de un hombre acabado desde el momento en que fue creado por Dios y que tiene como posibilidad para merecer su destino la corta duración de una vida. En esa vida debe cumplir siempre con los mandamientos de Dios y de la Iglesia para alcanzar el Cielo eterno que es en este caso el final del camino. Si por alguna razón viola los mandamientos puede limpiar la falta con el sacramento de la confesión para evitar el riesgo de morir en pecado. Como esa meta solo es alcanzable por muy pocos tiene la posibilidad de irse al Purgatorio, donde cumple una pena transitoria que no puede prologarse, en el peor de los casos más alla del Juicio Final. Si muere en estado de pecado mortal termina en la tortura eterna del Infierno.

Están las religiones reencarnacionistas que sostienen un proceso evolutivo del espíritu o del alma durante muchas vidas hasta que se alcanza la Unión con lo Divino en el fondo del corazón espiritual.

Hay caminos espirituales de diferente denominación que sostienen concepciones diferentes acerca de las etapas de desenvolvimiento espiritual. Muchos aceptan la reencarnación y otros no. Un ejemplo de esta modalidad es la Masonería en sus diferentes rituales. En estos caminos casi nunca se ve muy claro lo que se pudiera llamar el fin del camino.

El fin del camino que profeso es aquél donde por medio del trabajo sobre si mismos del cuerpo astral en sendas vidas físicas se alcanza el punto de libertad donde de acuerdo a la ley de tres y la ley de siete, podemos escoger entre formar nuestra alma o continuar el ciclo reiterado de autocomplacer al centro sexual. En ese momento podemos construir la tercera octava u octava del aire y formar el vinculo de unión con el espíritu y lo divino.

Los detalles de este último proceso que nos lleva al fin real del camino se encuentran en otras entradas y por ello no los describo en este artículo

El eneagrama puede describirse de 4 formas de acuerdo al nivel de generalidad:

  1. Como un circulo con 9 puntos
  2. Como un circulo con nueve puntos y un triángulo equilátero inscrito con vértice superior en el punto 9 (do)
  3. Como un circulo con nueve puntos y un triángulo equilátero inscrito con vértice superior en el punto 9 (do)  y dos lineas que unen los puntos 7 y 1  (mi con si) y 8 con 2 (re y la).
  4. Como un circulo con nueve puntos y un triángulo equilátero inscrito con vértice superior en el punto 9 (do)  y seis lineas que unen los puntos 142857.  Esta última forma es la que estamos acostumbrados a ver.

Como puede apreciarse la primera forma simboliza el “Rayo de Creación”  u Octava Cósmica Sagrada que empieza y termina en el Absoluto, En dicha octava los puntos 3 (Intervalo entre la y sol)  y 6 (Intervalo entre fa y mi) son los lugares donde terminan las octavas Absoluto – sol y  sol – tierra. Adicionalmente, en el punto 6 empieza la octava  tierra – luna.

la segunda forma nos indica, ademas de lo anterior, la manera como actúan los choques: Hasta el punto 3  actúa la Voluntad  del Absoluto; de ahí en adelante empieza la responsabilidad, de acuerdo a las leyes, de los arcángeles y los ángeles ingenieros. Ello quiere decir que el Absoluto actúa indirectamente por medio de sus hijos creadores. Ellos producen y programan los mecanismos sutiles para el choque que se da en el punto 6.

La tercera forma nos agrega, a los datos anteriores, el mecanismo para iniciar nuevas octavas derivadas y densificadas de la anterior. Se anota que como consecuencia del choque entre fa y mi nace otra octava externa en la cual  mi se vuelve si ( 7 se transforma en 1) y re se vuelve  la  (8 se cambia en 2).

Para finalizar este artículo se presenta la cuarta y última forma del eneagrama aplicable tan sólo a la especie humana, en cualquier planeta donde se encuentre,  y que muestra adicionalmente como pueden evolucionar los hombres o las mujeres si construyen  su alma en el  llamado “punto de  libertad”, ubicado en el punto tres o choque consciente entre sol 48 y la 24.