Posts etiquetados ‘Supraconsciente’

 

IMG_0025

Esta entrada trata un tema supremamente importante: cómo es la percepción de la realidad por el cuerpo astral y el cuerpo espiritual en los diferentes niveles de consciencia.

En los niveles subjetivos y pasivos de consciencia, el sueño y la vigilia la sensación de realidad y la certeza se hallan mezcladas  con la imaginación. En la vigilia se percibe la realidad física en forma objetiva. En el sueño puede afirmarse que no se percibe la realidad física y que en general se percibe un mundo imaginario, resultado de la capacidad inventiva de la mente.  En lo relativo al mundo interior de emociones, sensaciones y pensamientos nuestra percepción en el nivel de vigilia está contaminada por nuestra imaginación puesta al servicio de nuestros deseos y nuestros miedos que pueden actuar en forma consciente o inconsciente.

Los niveles activos y objetivos de consciencia tienen siempre la presencia de hidrógenos espirituales que van desde h48 hasta h3. La consciencia de sí objetiva, donde puede percibirse el propio cuerpo astral opera con h12 y la consciencia objetiva general donde puede percibirse toda la realidad sutil astral opera con h6.

La certeza y la sensación de realidad tienen un sabor distinto de acuerdo al objeto que se percibe. Si es un objeto físico es diferente y es sentida en la consciencia de vigilia. Si es un ser astral esa certeza y esa sensación de realidad objetiva es percibida por el cuerpo espiritual independiente llamado Alma o por la parte espiritual del cuerpo astral llamada centro mental superior en el caso del propio cuerpo astral.

Un factor muy importante a considerar para distinguir los niveles de consciencia es la respiración consciente. Cuando permanece la percepción de la respiración junto con la percepción del  objeto o ser astral se puede estar seguro que nuestro nivel de consciencia es objetivo: consciencia de sí o consciencia externa

El trabajo sobre sí mismo realizado con perseverancia va desplazando poco a poco el centro de gravedad del ser: primero de la personalidad a la esencia y luego hacia los centros superiores. Aquí opera el impulso sagrado de auto perfección y el apoyo dado por el espíritu al centro sexual que es el núcleo del cuerpo astral.  Esta corrida del centro de gravedad produce las sensaciones de certeza y de realidad objetivas del mundo astral y del mundo espiritual.

Es necesario enfatizar en la existencia de una masa crítica de hidrógenos superiores o espirituales para producir esas certezas o sensaciones de la realidad sutil.  O sea por ejemplo,  que sino se ha asimilado cierta cantidad mínima de h12, no se produce el nivel de consciencia objetiva de sí mismo y la sensación de realidad y certeza del propio cuerpo astral que corresponde a dicho nivel.  Como el agua que no hierve a temperaturas inferiores a los 100 grados centígrados. El objetivo general del trabajo sobre sí mismo es asimilar esa cantidad crítica de sustancias sutiles para producir los niveles superiores de ser y de consciencia. Esa es la evolución humana

(más…)


La imagen de entrada es una representación aproximada de los cuerpos del hombre con la aclaración de que el cuerpo astral comprende el cuerpo etérico, el cuerpo emocional y el cuerpo mental. El cuerpo espiritual es el alma y el cuerpo divino o causal no está representado.

En una charla introductoria  a su enseñanza, Gurdjieff habló de los siguientes cuerpos del hombre:

Según la Teosofía

  • Cuerpo físico
  • Cuerpo astral
  • Cuerpo mental superior o Alma
  • Cuerpo causal

Según la Iglesia Cristiana del Cuarto Camino o Cristianismo esotérico  hay estos:

  • Cuerpo Carnal
  • Cuerpo Natural
  • Cuerpo Espiritual o Alma
  • Cuerpo Divino

En un lenguaje metafórico estos cuerpos se comparan con los  componentes de una carroza (carta 8 del Tarot) así :

  • El cuerpo carnal o físico es la carreta
  • El cuerpo natural o astral es el caballo
  • El cuerpo espiritual, alma o mental es asimilado al conductor o chofer de la carroza
  • El cuerpo divino o causal es asimilado al amo  o dueño de la carroza

Es conveniente para los efectos de esta enseñanza definir las clases de funciones de cada uno de estos cuerpos. El cuerpo físico  o cuerpo carnal en el Cristianismo Esotérico, tiene  como función principal reproducirse. Este vehículo tiene una duración limitada y etapas de infancia, adolescencia, juventud, madurez, vejez y muerte.  El cuerpo astral es inmortal en los límites del sistema solar y tiene como función crear, con ayuda de los cuerpos etéricos de la pareja que elige como padres un cuerpo físico nuevo,  para satisfacer sus deseos de experiencias físicas. Este cuerpo puede tener, además de dirigir esa función reproductiva, un porcentaje variable de substancias sutiles correspondientes al cuerpo espiritual, llamados centros superiores: emocional y mental. En la terminología del Cristianismo Esotérico se llama cuerpo natural porque es el cuerpo que traemos antes de nacer y que según la enseñanza de Gurdjieff es la esencia. El centro de gravedad o núcleo de este cuerpo es el centro sexual. Este cuerpo es el origen de los pensamientos,  sentimientos y sensaciones  ordinarias del hombre, cuando se inician en la esencia o en la personalidad. La personalidad es producida por el cuerpo astral como un aparato formatorio para interactuar y satisfacer sus deseos cuando dichos deseos chocan con las ideologías externas que son introducidas por la educación. La personalidad es el origen de la mentira y el engaño y pone la mente a su servicio. Los niveles de conciencia del cuerpo astral son subjetivos: el sueño y la vigilia.

El cuerpo espiritual o alma  es mucho,más sutil que el cuerpo astral y constituye para el 97% de los seres humanos apenas una posibilidad que solo se puede volver realidad con el desarrollo de los centros superiores del cuerpo astral al llegar las substancias que  los conforman  a un 30% de participación  en el total de dicho cuerpo astral.

La trayectoria evolutiva del hombre y el crecimiento de los centros superiores y  la concepción del alma son fruto del choque consciente  que se asemeja a un acto sexual sagrado entre el espíritu creador y el cuerpo astral. En dicho coito el centro sexual  del cuerpo astral entra en contacto con el ser superior llamado espíritu creador y como fruto de esta relación van creciendo los centros superiores  y  aparece el alma como hija sutil suprema.

El cuerpo divino o causal es el de mayor nivel posible de sutileza y de conciencia: vive  en permanente consciencia absoluta. Aparece en las almas plenamente desarrolladas  como una manifestación directa del Absoluto.

IMG_1771

Entre 1965 y 1992 fui seducido por el materialismo marxista y la aparición de las enseñanzas de Gurdjieff que daban un sentido interior muy confuso y poco firme a mi vida. Mis creencias inconscientes oscilaban entre la ideología marxista y la experiencia fracasada y psicologísta del trabajo sobre mí mismo inspirada en una versión errada del Cuarto Camino.

Durante 1992 tuve una serie de regresiones a vidas anteriores  con un famoso psicólogo colombiano: Giovanni Ciardelli Fadul. Esas experiencias me permitieron  revivir 9 vidas anteriores y estallaron una revolución interior muy grande. Quedaba fuera de toda duda para mi  la existencia de vida antes de nacer y después de morir.  Al fin conocía lo que es la fe consciente  y esa emoción superior me permitió empezar el camino para construir mi alma y modificar profundamente la versión falsa de la enseñanza de Gurdjieff y la comprensión del Eneagrama.

Casualmente a partir de 1989 empezó la crisis del socialismo con la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética cuando nuevas naciones se independizaron de Rusia. El trasfondo de esa transición era el fracaso económico y político de  una ideología que significo un sentido de mi vida. Ello ayudo a preparar el terreno para ese cambio interior producto de las regresiones

Desde entonces comprendí que los fenómenos  analizados en el primer capítulo de esta serie prueban con total certeza la existencia de una realidad sutil donde habitan seres que no son afectados por el nacimiento ni la muerte.

En general el Catolicismo y el Cristianismo que conocemos han  sostenido siempre la existencia de un Alma creada por Dios en el momento del nacimiento y que no termina con la muerte.

Para estas ideologías religiosas el alma humana es un don gratuito. Fruto de algo arbitrario de la divinidad y que según sea su comportamiento en una efímera vida se gana el Cielo o un castigo eterno.

No parece existir ninguna proporción entre el comportamiento y el premio o el castigo. Aunque sólo sea en términos de tiempo, la duración de uno u otro no guarda ninguna correspondencia con el exiguo periodo de la vida humana. Esto sólo bastaría para cuestionar la justicia de ese Dios que según nos dicen es infinitamente misericordioso pero que actúa con un sadismo también infinito cuando envía un alma al Infierno. O con generosidad desproporcionada al mérito cuando otorga un premio eterno a su actuación en una corta existencia.

A lo anterior la religión Católica añade otra injusticia divina derivada de lo que se ha llamado el Pecado Original con el cual todos nacemos y que fue cometido por la primera pareja de seres humanos. De esta forma los hijos de la enésima generación nacen responsables de una falta que no cometieron y destinados al castigo eterno sino profesan el credo cristiano.

Esta situación se complica cuando pensamos en  la casi segura existencia de vida igual o superior a la humana en otros planetas porque aparece la pregunta de si hubo o no hubo pecado original en otros planetas. Si entendemos que el pecado original es fruto de las tendencias  egoístas del hombre, porque el creador de Adán y Eva los hizo así en todos los planetas habitados. El Creador seria el responsable del pecado Original y no sus criaturas.

Lo que hoy parece más probable es que la creación es un deseo divino para conocerse a sí mismo porque antes de ese proceso él estaba solo y no tenía con quien compararse. Las posibilidades de evolucionar son fruto de un acto de amor consciente del creador para que sus criaturas  puedan mejorarse y llegar a ser algún día iguales a él, además de poder conocer y probar su propia omnipotencia.

La creación es un proceso que parte de Dios que va manifestándose en formas más densas con menor conciencia de sí, pero que guardan en su inconsciente el impulso de atracción que los lleva de retorno a su morada original por medio del proceso inverso a la creación llamado evolución. La consciencia de si es el medio y el metro del nivel evolutivo. A mayor conciencia de sí, mayor altura en la inmensa escala de la perfección, hasta unirse con la consciencia absoluta de Dios.

image

Este es el primer capítulo del testimonio de mi vida. Lo que voy a hacer no se parece a ningún testamento. Porque no voy a distribuir mis bienes materiales que son muy poco valiosos. Apenas como toca para un economista pequeño burgués aficionado a la filosofía esotérica.

Lo que intento es más un recuento de mi paso por esta fiesta de la vida. En este momento pienso que tengo más razones para la nostalgia que que para la ilusión. No fui invitado o no me acuerdo de haber aceptado con alegría la venida a esta tierra; que no siempre ha sido fiesta, sino un arduo y árido desierto y un campo de batalla donde se lucha y a veces se muere por causas idiotas.

Me asombra y me aterra tanto tiempo transcurrido en la más completa inconsciencia, aún más me conmueve la fragilidad de todos los sueños y las utopías que me impulsaron a continuar viviendo. Tanto ellas como ellos, que tanto ame, han venido desvaneciéndose  como fantasmas hastiados de la noche. Por eso me pregunto hoy sino eran fruto también de la inconsciencia de mis hermanos humanos.

Hoy me encuentro con el desagradable sabor de la enajenación y la melancolía  cuando examino mis recuerdos más queridos.

Más de la mitad de los años pasados tuve que gastarlos tratando de adquirir un sentido de la vida que no me dieron ni mis padres ni la mayoría de mis maestros.

Mis padres cumplieron con lo que creyeron que era su deber: Crear hijos para el Cielo y para autocomplacerse: alimentarlos, vestirlos, darles educación en una de las universidades donde estudien los hijos de los ricos y botarlos al mundo para que consigan dinero y poder. Ellos creían, como casi todo el mundo, que el objetivo de la vida es tener “Salud, dinero y amor”, mientras llega la muerte.

Las inquietudes al respecto del sentido de la vida se relacionan con lo que sucede después de la muerte. Este tema había sido campo vedado para ciencias o concepciones diferentes a la religión. Ahora es objeto de estudio por la ciencia que ha mostrado una actitud escéptica ante las interpretaciones religiosas. La psicología transpersonal, considerada poco “ortodoxa” por la psicología experimental, ha venido presentando las experiencias, cercanas a la muerte a veces por hipnosis regresiva y otras por simple recuerdo. También  se han  recordado experiencias anteriores a la formación del feto o del cerebro. Todo lo expuesto tiende a probar alguna forma de supervivencia de la conciencia después de la muerte y antes del nacimiento.

El paradigma materialista ha venido negando apresuradamente esa posibilidad y las experiencias anteriores las explica como  alucinaciones producidas por los cambios bioquímicos  provocados por los traumas que acompañan esos choques accidentales de grave daño cerebral y que adicionalmente acaban la  actividad eléctrica neuronal.

El tema de las regresiones se ha interpretado como alteraciones, producto de la hipnosis, que producen confusiones en la memoria con la tendencia a interpretar recuerdos de esta vida como si fueran de otra vida o transferencias de recuerdos y experiencias del hipnotizador al hipnotizado o confundir lecturas cuentos o historias como, si fueran recuerdos personales.

Como la ciencia positivista y materialista en el sentido físico no cree ni puede investigar la realidad sutil, usa sus recursos mentales para imaginarse que todo tiene una explicación sensitiva y experimental.

.

 

GURDJIEFF3[1]

Pregunta: En opinión de Francisco Reyes Atalaya: cual es el significado para el hombre actual de Gurdjieff, de su enseñanza y del Cuarto Camino?

Respuesta:  Su pregunta abarca tres preguntas que responderé por separado.

Sobre Gurdjieff: En una profecía acerca de si mismo, Gurdjieff afirmo que en el próximo siglo, o sea en el que vivimos, “Relatos de Belcebú” seria estudiado en el  Vaticano. Tal vez se equivocó, o tal vez no, uno no sabe porque en el Vaticano hay muchas cosas secretas. Lo que si se sabe es que los jesuitas participaron en apoyar la interpretación del eneagrama como un símbolo de los tipos psicológicos, lo cual ha sido la manera de ocultar su verdadero significado. En general la imagen de Gurdjieff, se ha visto de varias maneras: Como un charlatán y farsante, como un extraño maestro espiritual, como un personaje extraordinario y como un mensajero de un conocimiento oculto y olvidado.  Yo creo lo último.  Sin embargo pienso que únicamente desarrolló su alma en embrión y debe seguir trabajando en otra vida para desarrollarla plenamente.

Sobre su enseñanza: persisten los problemas que el mismo Gurdjieff detecto: ante todo una aridez, represión; y a veces, abierta desconexión  emocional, producto de malinterpretar la recomendación de no identificarse con las emociones negativas. Lo anterior tiende a producir trastornos mentales que pueden llevar al manicomio.Se observa una tendencia al  psicólogismo, como si la enseñanza fuera apenas un programa de superación personal en donde no se distingue la presencia de los cuerpos sutiles, ni su relación con los estados objetivos de conciencia. tampoco se han relacionado  los niveles de conciencia con los niveles de atención y dichos niveles de atención con la capacidad para recordarnos a si mismos.

Sobre el cuarto camino: Pienso que existe ignorancia de los objetivos de este camino y, muerto Gurdjieff, como aquel que lo había recorrido, no hay un maestro que se haya encargado de continuar y aclarar lo que Gurdjieff no explico, por las razones que fueran. Persisten los puntos oscuros y las aparentes contradicciones que se plantearon en la primera parte de este reportaje.

Pregunta: Cual es el sentido del sueño en que casi todos vivimos, según Gurdjieff?

Respuesta: 
Según Gurdjieff el ser humano, en los estados subjetivos de conciencia, se halla dormido en el sueño e hipnotizado  o sonámbulo en la “vigilia”. En el sueño depende totalmente del poder de su imaginación, de sus deseos y de sus miedos que elaboran fantásticas historias y cuentos para autocomplacerse y digerir las experiencias del día, El sueño  es lo que queda de la jornada. Cuando despierta y abre los ojos se adquiere conciencia del mundo físico externo pero aún esta percepción se halla contaminada por sus deseos y sus miedos que ocasionalmente lo llevan a ver lo que quiere ver y no lo que es real físicamente.

Respecto del  mundo interior y de la interpretación que le da a la información que recibe de los sentidos no es objetivo sino subjetivo y depende, como en el sueño del cuerpo, de sus deseos , de sus miedos, de lo que le gusta o de lo que no le gusta, de lo que le han ordenado que es bueno o es malo y de lo que le han enseñado que puede ser cierto o falso. Ha sido hipnotizado y así anda por el mundo.

Pregunta: Porque afirma Gurdjieff que nadie hace nada?

Respuesta:
 No existe afirmación mas repulsiva para el hombre moderno que ha construido el sentido de su vida con lo que piensa hacer o producir ahora mismo y en el futuro.  Muchos abandonan las enseñanzas del cuarto camino cuando oyen eso y cuando les dicen que no tienen conciencia de si mismos o que el sentido de la especie humana es ser la comida de la luna.

Gurdjieff le daba un sentido diferente a la palabra “Hacer”: El consideraba que lo que el hombre realiza no lo hace por su propia iniciativa.  Creía que los actos se originan en factores  externos o internos inconscientes que nosotros tomamos, por la  falta de conciencia de si mismos, como si  partieran de nuestras determinaciones libres y autónomas. Solo el que despierta a la consciencia objetiva de si mismo puede realmente hacer por su cuenta y ser responsable de su vida.

image

Los fieles al cuarto camino, por lo general son incrédulos  respecto a la religión. Por ello puede parecer extraña esta propuesta religiosa.  Se olvidan de que Gurdjieff llamo a sus enseñanzas: Cristianismo esotérico.

Como todas las religiones tenemos un Credo, la diferencia es que nuestra fe es consciente y no es la ingenua credulidad sin revisar ni verificar si es real o no lo que se profesa.

Creemos en la ley de tres y la ley de siete de acuerdo a la enseñanza de Gurdjieff,  incluidas  en el Eneagrama.   En el signo de la Cruz vemos una expresión de la ley de tres  que se presenta en el llamado misterio de la Santísima Trinidad.

En esta religión,  creemos. no solo en el cuerpo físico, sino en  seres y substancias sutiles que incluyen: el cuerpo etérico, el cuerpo astral, el espíritu  y el  Uno Absoluto.

Creemos que las funciones de la conciencia subjetiva ordinaria, tales como los pensamientos, las emociones, y las sensaciones ligadas a funciones instintivas, tienen asiento en el cuerpo astral y usan como medio para manifestarse al cuerpo etérico y al cuerpo físico.

Creemos en la reencarnación y en el karma  y por tanto hay vida antes del nacimiento y después de la muerte. Creemos en diferentes niveles de Karma de acuerdo al nivel de ser y de conciencia.

No creemos en el infierno y pensamos que el planeta en que vivimos es un purgatorio para nuestro Karma que podemos transformar en el reino de los cielos por nuestra propia evolución.

Creemos que el  reino de los cielos se encuentra aquí y ahora en el fondo del corazón de todos los seres humanos y no tenemos que esperar a morirnos  para alcanzarlo.

El sentido de nuestra vida es comprender y amar conscientemente, de acuerdo a la enseñanzas de Cristo y  adquirir  mediante el trabajo interior una consciencia objetiva e imparcial de si mismos y de todo lo que nos rodea; mejorar la calidad y cobertura de nuestra atención  y encontrar  por medio de la oración, la meditación y la respiración conscientes todo lo que necesitamos para construir nuestra alma, que nos permitirá la consciencia la plena consciencia objetiva, la consciencia absoluta  y completar definitivamente la octava del aire.

No necesitamos  la redención, ni la salvación, porque no hubo ningún pecado original.

Entendemos por moral la identificación con la  mejor parte de nosotros mismos y a medida que progresamos en nuestro trabajo espiritual, la practica de la  fe consciente, del amor consciente  y de la esperanza consciente.

Creemos  que en  la moral se incluyen aquellas conductas basadas en no hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros.

Incluimos en el sentido de nuestra vida las recomendaciones de Gurjdieff a todos los seres humanos :

  1. “Tener en el transcurso de su existencia eseral ordinaria todo lo que es realmente indispensable y satisfactorio para su cuerpo planetario.
  2. Tener constantemente en si mismo una necesidad instintiva inextinguible de perfeccionamiento en el sentido de Ser.
  3. Esforzarse conscientemente por conocer siempre más a fondo las leyes de la creación y de la existencia del mundo.
  4. Pagar desde el comienzo y cuanto antes por su llegada al mundo y por su individualidad a fin de ser libre luego para aliviar en toda la medida de lo posible la aflicción de Nuestro Padre Común.
  5. Ayudar siempre a sus semejantes así como a los seres de otras formas con miras a su perfeccionamiento acelerado”.</

En esta entrada espero dejar muy claro lo que se entiende en el cuarto camino por alma.

El alma es resultado de la aplicación de la ley de tres porque proviene de las relaciones del centro sexual con el espíritu, donde el espíritu actúa como elemento activo que ha dejado su papel supraconsciente y el centro sexual representa el factor pasivo para que en la fusión de ambos se forme una hija interna llamada alma.

El proceso empieza  por  distinguir entre la personalidad y la esencia.  La personalidad  se forma después del nacimiento como efecto en el cuerpo astral de las relaciones sociales con las personas de las cuales depende la satisfacción de nuestros deseos instintivos y necesidades básicas.  Al nacer la memoria inconsciente de nuestro cuerpo astral tiene grabadas las experiencias  e informaciones de vidas pasadas que se registran con un nivel  de atención lo suficientemente intenso para  grabarse en el cuerpo astral.  Ademas esa memoria incluye el proyecto prenatal o deseos a materializar en esta vida.

Todo ese conjunto grabado en la esencia ademas de los deseos  de  salud  y sexo  se enfrenta a las ordenes y condiciones que impone la sociedad y sus representantes mas destacados que nos dicen que es bueno y que es malo.  que se debe hacer y que no se debe hacer,  que es lo verdadero y que es lo falso. En ese choque se enfrenta  a las normas sociales y encuentra que algunos de sus deseos no son permitidos y otros solo pueden realizarse en ciertas condiciones . Su proyecto prenatal va siendo sustituido poco a poco por el programa social  y solo sale a su consciencia en unos pocos momentos cuando emerge el tema de su vocación y de lo que quiere hacer con su vida.

Como resultado de todas esa vivencias se va formando la personalidad y fabricando sus propios gustos y planes vitales.

El trabajo sobre sí mismo para construir un alma empieza por reconocer que  pertenece a la personalidad y que  a la esencia de los múltiples estímulos que llegan a su conciencia  subjetiva ordinaria,

El paso siguiente es la identificación con la esencia y el desapego y subordinación  de la personalidad   a los intereses de la esencia . Se trata de empezar a vivir en forma autentica. Este es un camino largo , árido y arduo que tiene saltos y caídas. Puede avanzarse en una vida y retrocederse en otra.

 

Yo Sagrado

Existe un libro escrito por Wayne W  Dyer llamado  “Tu yo Sagrado” que recomiendo leer  a todos y que contiene muchas de las características que intento mostrar en este artículo. Sin embargo paso a dar mi versión acerca de este tema mucho mas influida por la enseñanza de Gurdjieff y del cuarto camino que a sido mi ruta de crecimiento espiritual por 38 años.

De acuerdo a las enseñanzas del 4º camino  el  hombre ordinario se encuentra dormido y en su sueño con los ojos abiertos se halla dominado por dos grandes factores: Sus deseos y sus miedos;  ambos sembrados en su inconsciente. Cada uno de los deseos  y de los miedos asociados a ellos  da origen a un yo que se apodera transitoriamente de nuestra conciencia ordinaria y que muy frecuentemente establece obligaciones y suscribe contratos que pueden ser opuestos a los  contratos que establezcan  los yoes  futuros  que se verán forzados a cumplir muy a regañadientes.

En estas condiciones no podemos afirmar que tenemos un yo, único e indivisible que es el amo de nuestro ser. Eso es apenas una parte del sueño  y de la mentira en que vivimos.  Adicionalmente cada uno de esos yoes  contiene una serie de hábitos y prejuicios  en medio de los cuales se manifiesta.  Muchas veces los hábitos despiertan deseos y miedos afines y al revés. generalmente a este nivel de ser los yoes son meramente reactivos  a las condiciones externas de manera inconsciente. Por todo ello son los protagonistas y antagonistas del argumento de nuestra vida sonámbula.

El Yo Sagrado se encuentra muy lejos de nuestra vida y conciencia ordinarias. Reside en el supraconciente  en un piso muy arriba del sótano oscuro en que se desenvuelve nuestra existencia.

Antes  de que podamos realizar nuestro plan de desarrollo espiritual debemos ser conscientes de esa  situación y no de una forma mental sino vital.  Debemos sentir con todo el ser esta verdad  y no sólo pensarla. Solo así podemos empezar a ejecutar nuestro proyecto de  superación espiritual y ordenar ese  lugar en donde vivimos, designando un yo Mayordomo que establezca unas funciones y categorías entre los distintos yoes y los subordina a cumplir las metas  evolutivas.

Este Mayordomo,  fruto de la incipiente conciencia objetiva de si mismo,  deberá obedecer temporalmente a un Yo externo representado por un maestro  ingeniero que le va a enseñar los nuevos materiales  y la forma de  amoblar  y decorar  la  vivienda  y   le dirá  como construir la escalera  (Alma)  que lo conecta con el piso superior donde lo espera el Yo Sagrado.

El  Yo Sagrado es el verdadero dueño y amo de la casa y  movido por el amor consciente que siente por el mayordomo  se encargará de acabar  el proyecto de reforma y mejora de nuestra casa para que podamos mudarnos a un piso y a un nivel  superior de ser y de conciencia.

El Yo Sagrado nunca duerme ni descansa y divide su tiempo entre la contemplación del Absoluto  y su apoyo a nuestro espíritu y a nuestra alma.

Este tema es bastante difícil pero hay que empezarlo en algún momento. Deben hacerse tres precisiones:

  1. Nacemos, vivimos y morimos dormidos según el 4º camino basado en la enseñanza de Gurdjieff.
  2. La parte superior nuestra:  Presencia del Absoluto, Espíritu, Centros Mental y Emocional superiores permanecen inactivos  y localizados en el supraconsciente  y no influyen en nuestro estado ordinario de conciencia o  ” vigilia”
  3. El trabajo sobre si mismo tiene como objetivo general construir un puente que una el supraconsciente o parte suprema de todos con la consciencia ordinaria.

Para lograr todo lo anterior empezamos por el recuerdo de si mismo que solo se logra aumentando la capacidad y cobertura de nuestra atención  y enfocando nuestro deseo de autosuperación  en el objetivo de liberarnos de todos los demás deseos.

En este trabajo interior se amplían  la memoria y la  atención y se encuentra la verdadera voluntad por el desapego y la no identificación con las emociones negativas de uno mismo y de los demás practicando la consideración exterior.

A ese desenvolvimiento de  la memoria y al aumento de la  capacidad de concentración, Gurdjieff   lo llamaba “Trabajo consciente” y denominaba “sufrimiento voluntario”  al desapego y control  por parte de los centros superiores de las manifestaciones  de los deseos conscientes e inconscientes.

La  materia prima de ese proceso es el aire que inhalamos inconscientemente al principio y después conscientemente. La respiración consciente se convierte un medio para conseguir el desapego y el recuerdo de si primero, y luego  la consciencia objetiva de si mismo.

Progresivamente van entrando y asimilándose las  substancias más sutiles  que se vuelven  los  ladrillos y la estructura, primero de los centros superiores y después del Alma  que transforma y amplia nuestra percepción y nuestra consciencia hasta llevarnos a niveles superiores desde donde se puede ver la consciencia de “vigilia” como un estado de sueño.