Posts etiquetados ‘Utopía’


Si un extraterrestre visitará el planeta podría preguntarse : porque los terrícolas han vuelto algo tan complicado y terrible el problema económico ?

Ese extraterrestre diría : todo consiste en producir lo que necesitan consumir y después repartirlo entre todos gratuitamente.  Porque no hacen eso?. En otros planetas ya se resolvió ese asunto y no hay escasez. Que responderían a este extraterrestre los economistas terrícolas?:

  • Unos dirían que no hay suficientes recursos físicos para terminar la escasez.
  • Otros dirían que la energía humana gastada en el proceso debe pagarse y eso sólo encarece las cosas y produce los precios. Ademas si todo se obtuviera gratis nadie trabajaría y no habría producción.
  • Algunos argumentarían que la propiedad privada le da derecho a los dueños para cobrar por el uso de sus bienes en los procesos productivos y eso deben pagarlo los consumidores.

Que puede responder el extraterrestre a esos argumentos?.  En nuestro planeta resolvimos así el problema económico :

  • Limitamos la población a la capacidad productiva de los recursos renovables del planeta y todas las decisiones de producción de bienes y servicios y su distribución son a nivel del planeta.
  • Por el adelanto tecnológico el trabajo humano y mental no creativo del hombre fue sustituido por las máquinas y los robots con una productividad tan alta  y a un costo tan bajo, que puede ser  asumido por las empresas comunitarias de mantenimiento sin impedir la gratuidad de los bienes.
  • La planificación agraria y la capacidad productiva de la tierra ampliada por el desarrollo tecnológico hicieron posible una oferta de alimentos suficiente para satisfacer las necesidades y las preferencias.
  • En mi planeta todos son propietarios de los bienes que necesitan.
  • Las personas se dedican a diferentes actividades que no tienen ningún costo para ellas : investigación científica, creación artística y a los placeres fisicos, emocionales, mentales y espirituales.
  • Nadie se preocupa de discriminar al otro por el color de la piel, la religión o las preferencias sexuales.
Anuncios

Esta es una entrada nostálgica y melancólica,  hecha de los fantasmas de mis recuerdos y mis sueños, tal vez porque pertenezco a una vieja generación que le aposto a la revolución socialista como la única manera de cambiar el mundo. Naci a finales de la 2ª guerra mundial y llegue a la juventud en un mundo que estaba dominado en una tercera parte por el “socialismo centralmente planificado” que quedo al término de esa contienda.  Creiamos que el siglo XXI sería el de la sociedad sin clases del comunismo: Una perfecta  Utopia. Nadie pensaba que todo eso que considerabamos nuestra  herencia mas valiosa se desmoronaria en dos años.

La revolución Cubana triunfó cuando tenia apenas 16 años. Durante mi juventud tuvimos la esperanza de extender esa revolución a toda  latinoámerica.  En esos tiempos creció nuestra admiración por el Ché, por  Mao,  por Fidel y por los que considerábamos  los artífices de las Revoluciones Nacionales como Nasser,  Gaddafi y Arafat.  El  culto a ellos  le daba significado a nuestra vida.

Las conquistas del mundo socialista y de la revolución Cubana nos mostraban el sentido de la historia, lo que podía y se debía lograr para  nuestra patria.

Hoy todo cuan distinto,  los revolucionarios vivos o muertos han fracasado de buena  o de mala fe.  Como creer que el lujo en que vivia Gaddafi y su familia es una muestra del éxito  de la Revolución Libia? ¿cual es la coherencia entre los ideales y la vida de un revolucionario en este caso? Que quedo del paso de Nasser por Egipto (con excepción del canal de Suez)?  Que quedo de la Revolución Rusa?

Con mucha tristeza constatamos que la codicia por tener lo que tienen los odiados explotadores invadía los corazones y las mentes de los revolucionarios.  Que el deseo de poder de los dirigentes del partido comunista se volvió una obsesión mucho mas intensa  que los anhelos de servir a sus pueblos que justificaban  y aún hoy justifican su existencia.

El fracaso de las revoluciones socialistas y de los revolucionarios en erradicar la miseria y la explotación es ahora un triste espectáculo. Lo que antes era la explotación del  hombre por el hombre se volvió la explotación del hombre por la burocracia del  Partido.  Como esta última demostró su ineficacia para resolver el problema económico, termino aspirando a  perpetuarse  sin ninguna razón  hasta que produjo la ira y la desesperación de los gobernados. Ese es el panorama desolador que contemplamos hoy y que nos llena de frustración y desesperanza