Posts etiquetados ‘Viaje astral’

Mi desilusión del socialismo y las fallas para encontrar el significado de mi vida en la ideologia marxista y en la cosmovisión que aportaba y aporta la esencia del conocimiento y el metodo científico, me llevaron de vuelta a lo que me angustiaba en mi juventud.

En mi juventud leí un libro que me fascino y aun hoy lo considero muy valioso: “El retorno de los brujos”, ese libro me llevo a otro crucial en mi vida: ” Gurdjieff”, ambos de Luis Pauwels.

Como se analizaba en la primera parte de este tema, estas preguntas fundamentales son contestadas por la religión o por las ideologías no religiosas. Las respuestas de la religión satisfacen a una parte importante de los hombres. hasta que algunos al llegar a la edad adulta dejan de creer en ellas pero se refugian en la ideologia agnostica o atea del éxito en la sociedad capitalista o en la ideologia marxista que les da un sentido social e histórico a sus vidas, siempre y cuando sean inconscientes o niegen el fracaso del socialismo real.

En el Capitalismo se vende la idea de que hay que gozar lo mas que se pueda y ser el mejor en alguna actividad que produzca mucho dinero para comprar mas y mas placeres y la sensación de seguridad que da la riqueza material y la fama. Ese es el opio de moda. En cuanto nos venga la muerte podemos decir que “nadie nos quita lo bailado” .

Esas comodidades nos hacen olvidar que cuando morimos no nos trasteamos con nada físico. Aquel cuerpo y aquella apariencia juvenil que luchamos por mantener, queda como alimento para los gusanos y se descompone como cualquier fruto podrido.

Mi problema era que aquello que satisfacía a muchos de mis contemporáneos a mi me parecía pobre e insuficiente.

Cuando me sobrevino aquella ansiedad por el significado de la existencia; repase algunos pensamientos sobre el tema que ahora quisiera repetir: ” Una vida lograda es un sueño de adolescente, realizado en la edad madura” ( El retorno de los brujos) y aquel pensamiento de Andre Malreaux en la “Condición Humana”: “Puede uno errar su camino durante mucho tiempo pero la vida tarde o temprano termina por convertirnos en aquello para lo que nacimos”.

En medio de la desesperación se me presento la experiencia de las regresiones a vidas anteriores, algunos viajes astrales y llego por accidente el libro ” Fragmentos de una enseñanza desconocida” de P.D Ouspensky que desarrolla el pensamiento de ese ser misterioso y profundo a quien Luis Pauwels me había introducido: G. I. Gurdjieff.

Cuando uno se pregunta por el sentido de la vida en realidad esta haciéndose por lo menos dos preguntas: Porque nací? y para que nací? A la primera puede contestarse en forma materialista: Nací porque entre los millones de espermatozoides que aporto mi padre en el momento de la concepción, uno de ellos se gano la lotería de fecundar un ovulo de mi madre. Esa respuesta, si es cierta, convierte en cuentos y mitos las doctrinas de todas las religiones y los fundamentos de todas las normas morales en cuanto se basan en premios y castigos después de la muerte. No hay nada antes de la vida ni después de ella. A la otra pregunta hay varias respuestas dependiendo de si hay o no hay algo diferente al retorno a la nada cuando morimos. Si no hay nada, entonces debemos gozar, enriquecernos y destacarnos para que nos recuerden por un tiempo largo; aunque aqui se aplica una frase de Wilde: “Hagas lo que hagas siempre te recordaran por una anécdota tonta”. Por si acaso, los que vengan despues, recordarán tus aportes a una causa histórica y social o tus triunfos en competencias deportivas o políticas. No importa si violamos las normas morales, porque no hay castigo, ni juez, ni pecado. Importan las normas jurídicas, por la posibilidad del castigo a los delitos. Pero todos sabemos las fallas de la justicia penal que facilitan la impunidad mediante la corrupción.

Las regresiones a vidas anteriores y unos pocos viajes astrales, me convencieron con total certeza que no solo hay vida antes de nacer, sino después de morir. que existe algo invisible independiente del cuerpo físico que entra al utero o matriz de la madre en el momento de la concepción y que sale después de morir. En vista de esa evidencia y del recuerdo de la vida entre la muerte y el siguiente renacimiento se aclaran muchas cosas. Aparece un argumento oculto para la vida, programado en el proyecto prenatal que se convierte en el sentido o finalidad de nacer y vivir en un cuerpo fisico y que es evaluado poco después de morir con la ayuda de los guías espirituales, considerando también el Karma personal.

El contenido de todo lo que acabo de escribir es muy amplio y sera objeto de otra entrada, ya que esta se volvió muy larga.

Mi sentido de la vida, unido al de la historia humana, que me había tocado vivir pronto se mostró incompleto y equivocado. Era incompleto, porque así se hubiera logrado la Revolución Mundial y el socialismo establecido en todo el mundo, quedaban interrogantes profundos por contestar: Cual era el significado de mi pequeña historia personal? , Venia desde la Nada e iba de vuelta hacia ella? Era apenas el resultado de unas relaciones sexuales fecundas de mis padres?

Era equivocado porque los hechos y mi experiencia personal me demostraron que la historia no tenía el sentido asignado por Marx y que los sueños revolucionarios de mi juventud eran una utopia irrealizable.

Desde el punto de vista de mi experiencia viaje a Cuba en 1976 y me encontré con una gran decepción, al ver la escasez y la triste realidad de la dependencia de la URSS. sin negar los logros espectaculares en salud y educación, me quedo claro que el sistema económico era viable únicamente si recibía el subsidio de la URSS y en general del antiguo bloque socialista. Se había hecho una gesta heroica para fracasar a la hora de resolver el problema económico. Aun hoy si cambiara el panorama político de Venezuela, la economía cubana colapsaría sin el aporte del petroleo. Venezuela le regala 3.500 millones de dolares porque apenas exporta 2.500 millones de dolares anuales cuando un país subdesarrollado como Colombia exporta 50.000.

Marx se habia equivocado cuando planteo aquella frase: “No es la conciencia la que determina las condiciones sociales, sino las condiciones sociales las que determinan la conciencia del hombre”. En 75 años de la Revolución Rusa y 52 años de la revolución Cubana no apareció el nuevo hombre socialista por ninguna parte. El resultado fue el ascenso de la clase dirigente del Partido Comunista, convertida en una burocracia mediocre y prepotente administrando un capitalismo de Estado.

Estos dos factores, unidos a mis regresiones a vidas anteriores a principios de los noventa y a unos pocos viajes astrales me volvieron a traer a la evidencia del espíritu y en general me demostraron la existencia de una realidad invisible no ordinaria que había despreciado con mi concepción materialista. Aunque ya no podría volver a la ingenua y simple creencia religiosa católica en que crecí; había hallado una gran ventana hacia un nuevo sentido de la vida que era como volver a nacer.

Los detalles de esa aventura espiritual, muy ligada a la enseñanza de Gurdjieff, forman el contenido de otra entrada.