Posts etiquetados ‘Vidas anteriores’

Es un tema que tiene dos versiones : la oficial de Gurdjieff y la de Ouspensky. Según Gurdjieff no hay posibilidades de reencarnar sino para aquellos que han desarrollado un cuerpo astral o cuerpo “Kesdjan”. El resto de los hombres y todos los animales mueren  y se desintegran para volver a suelo de la tierra.

Ouspensky admitió una versión llamada recurrencia en donde se repite la vida anterior con un aporte genético de los padres. En una conversación que tuvo con Gurdjieff y que narró en “Fragmentos…….”este último parece que admitía la recurrencia.

En mi versión no oficial, yo creo en la reencarnación y con ayuda de regresiones a mi pasado,  pude revivir 9 vidas anteriores . Ello,  además de las miles de pruebas que existen, me lleva a incluir este punto en el cuarto camino. Que consecuencias tiene eso en la enseñanza de Gurdjieff ?  Primero que todo, habría que cambiar el concepto de la esencia: su contenido correspondería a las experiencias de las vidas anteriores grabadas con la suficiente intensidad y a los deseos y miedos que definen los padres.  Las características de la esencia no son de tipo genético ni se derivan del cuerpo físico de los padres. Esas propiedades pertenecen al cuerpo astral.

La existencia de la reencarnación cambia el concepto de la muerte y el del nacimiento y nos remite a la existencia o inexistencia del  “karma” y de su tipo especial de justicia. Hemos tratado este asunto e otras entradas  a las cuales remitimos al lector: Verdades prohibidas

Pero hay otras  preguntas no menos importantes:quién y qué renace? La respuesta es renace nuestro cuerpo astral y lo que vuelve a la vida física es un cuerpo astral que construye como vehículo y forma de manifestación un cuerpo físico.Todo lo presentado implica un cambio en el objetivo de la transmutación y del trabajo sobre sí mismo ya no tenemos como fin conseguir un cuerpo astral porque todos lo tenemos.  Ahora nos enfrentamos a dos tareas evolutivas  en cada vida física:

  • Auto perfeccionar los centros superiores por medio del único choque consciente entre sol 48 (centro sexual)  y la 24  ( centro emocional superior) y evolucionar por el efecto de este choque sobre la contribución de los  últimos hidrógenos de la octava superior del espíritu creador mi 12 y re 24  sobre los  hidrógenos la 24 y si 12 (centro mental superior ) de la octava inferior del hombre no evolucionado.  Según Gurdjieff los centros superiores están totalmente desarrollados, pero si fuera así podrían trasformar los centros inferiores y no al revés porque los centros inferiores no pueden aportar substancias superiores porque simplemente no las tienen.  Se necesita ese choque consciente para que la octava superior del espíritu creador aporte lo que necesitan los centros superiores
  • Luego del trabajo anterior que puede tomar varias vidas físicas se puede continuar con el trabajo de construir un alma que representa el fruto de esta continúa labor descrita anteriormente cuando los  centros superiores del ser humano llegan al máximo nivel y reúnen las condiciones necesarias para el nacimiento y desarrollo de este cuerpo espiritual independiente.
Anuncios


La imagen de entrada es una representación aproximada de los cuerpos del hombre con la aclaración de que el cuerpo astral comprende el cuerpo etérico, el cuerpo emocional y el cuerpo mental. El cuerpo espiritual es el alma y el cuerpo divino o causal no está representado.

En una charla introductoria  a su enseñanza, Gurdjieff habló de los siguientes cuerpos del hombre:

Según la Teosofía

  • Cuerpo físico
  • Cuerpo astral
  • Cuerpo mental superior o Alma
  • Cuerpo causal

Según la Iglesia Cristiana del Cuarto Camino o Cristianismo esotérico  hay estos:

  • Cuerpo Carnal
  • Cuerpo Natural
  • Cuerpo Espiritual o Alma
  • Cuerpo Divino

En un lenguaje metafórico estos cuerpos se comparan con los  componentes de una carroza (carta 8 del Tarot) así :

  • El cuerpo carnal o físico es la carreta
  • El cuerpo natural o astral es el caballo
  • El cuerpo espiritual, alma o mental es asimilado al conductor o chofer de la carroza
  • El cuerpo divino o causal es asimilado al amo  o dueño de la carroza

Es conveniente para los efectos de esta enseñanza definir las clases de funciones de cada uno de estos cuerpos. El cuerpo físico  o cuerpo carnal en el Cristianismo Esotérico, tiene  como función principal reproducirse. Este vehículo tiene una duración limitada y etapas de infancia, adolescencia, juventud, madurez, vejez y muerte.  El cuerpo astral es inmortal en los límites del sistema solar y tiene como función crear, con ayuda de los cuerpos etéricos de la pareja que elige como padres un cuerpo físico nuevo,  para satisfacer sus deseos de experiencias físicas. Este cuerpo puede tener, además de dirigir esa función reproductiva, un porcentaje variable de substancias sutiles correspondientes al cuerpo espiritual, llamados centros superiores: emocional y mental. En la terminología del Cristianismo Esotérico se llama cuerpo natural porque es el cuerpo que traemos antes de nacer y que según la enseñanza de Gurdjieff es la esencia. El centro de gravedad o núcleo de este cuerpo es el centro sexual. Este cuerpo es el origen de los pensamientos,  sentimientos y sensaciones  ordinarias del hombre, cuando se inician en la esencia o en la personalidad. La personalidad es producida por el cuerpo astral como un aparato formatorio para interactuar y satisfacer sus deseos cuando dichos deseos chocan con las ideologías externas que son introducidas por la educación. La personalidad es el origen de la mentira y el engaño y pone la mente a su servicio. Los niveles de conciencia del cuerpo astral son subjetivos: el sueño y la vigilia.

El cuerpo espiritual o alma  es mucho,más sutil que el cuerpo astral y constituye para el 97% de los seres humanos apenas una posibilidad que solo se puede volver realidad con el desarrollo de los centros superiores del cuerpo astral al llegar las substancias que  los conforman  a un 30% de participación  en el total de dicho cuerpo astral.

El crecimiento de los centros superiores y  la concepción del alma son fruto del choque consciente  que se asemeja a un acto sexual sagrado entre el espíritu creador y el cuerpo astral. En dicho coito el centro sexual  del cuerpo astral entra en contacto con el ser superior llamado espíritu creador y como fruto de esta relación van creciendo los centros superiores  y  aparece el alma como hija sutil suprema.

El cuerpo divino o causal es el de mayor nivel posible de sutileza y de conciencia: vive  en permanente consciencia absoluta. Aparece en las almas plenamente desarrolladas  como una manifestación directa del Absoluto.


Esta entrada es fruto de mi experiencia personal y por lo tanto es subjetiva sobre todo en lo que se relaciona con mis impresiones y emociones en los periodos entre vidas.

La situación que ilustra la foto es la de la esencia y la personalidad del hombre víctima de religiones y de normas morales inventadas que lo mantienen engañado y enajenado porque le han ocultado realidades fundamentales

Quiero presentar una lista de las verdades prohibidas que he hallado a lo largo de mi vida y las razones de su prohibición:

  • La reencarnación y la inmortalidad del cuerpo astral
  • Después de la muerte física no hay ni cielo ni infierno, ni juicio, ni condena.
  • El Karma no existe. Algunos hombres evolucionados pueden escoger el cuerpo físico de la vida siguiente para poder seguir creciendo espiritualmente pero son una muy pequeña minoría.
  • Las religiones y las normas morales son inventadas por los sacerdotes.

Una de las realidades más importantes que había que prohibir y ocultar es la reencarnación y la supervivencia del cuerpo astral después de la muerte física, debido a que si se reconocía,  la única forma de mantener la construcción de la ideología religiosa  es el Karma  como es el caso del Hinduismo y del Budismo.  La reencarnación supone que lo que suceda después de la muerte física es transitorio y se interrumpe al nacer a una nueva vida y por lo tanto el Cielo eterno y el Infierno eterno no existen.  Tampoco existe el alma inmortal que comienza  con el nacimiento en el cuerpo físico, sino cuerpos astrales que fueron creados hace miles o millones de años.

Para el método científico experimental en boga, hay más de 3 mil casos  investigados en donde la reencarnación es la única o la mejor explicación.  Él investigador más destacado ha sido el Dr Ian Stevenson   de la Universidad de Virginia.  También se ha investigado el periodo entre vidas por el Dr Michael Newton.   En esta entrada consideró como la mejor prueba mis propios recuerdos tanto de mis vidas pasadas como de los periodos entre vidas. Esos recuerdos vinieron a mi mente con el desarrollo de mi Alma que ya se encuentra totalmente formada y es el núcleo invisible y sutil de mi ser.

Mi alma  tuvo acceso a  los archivos sutiles con los registros de más de 2 y medio millones de vidas de mi cuerpo astral.

El Karma como un sistema de premios y castigos en una misma  vida o en la siguiente forma parte de lo mas profundo del pensamiento religioso de la India, pero constituye otra ideología religiosa que se ha presentado con un andamiaje burocrático de guardianes y contadores de las malas y de las buenas acciones de cada una de las vidas  para con su balance o juicio definitivo un consejo de “sabios” decida el destino de una u otras vidas futuras. Como las otras ideologías religiosas no existe sino en la imaginación de la casta sacerdotal que la invento y en la de aquellos que creen en ella.

Se ha vivido tanto tiempo con estas ideologías y realidades imaginarias que tienen la función de placebos y nos dan la sensación de que Dios está pendiente de nosotros y vive dándonos lo conveniente y necesario para nuestro bienestar y santificación por toda la eternidad. Según esa ideología somos libres para escoger nuestro destino celestial o infernal pero nuestros ángeles de la guárda y nuestros santos amigos nos preservan de todo mal y peligro en esta única e irrepetible existencia

El materialismo físico es una ideología atea que ignora la realidad sutil y no admite más jerarquías que los logros de dinero o poder para acceder a los privilegios. Rechaza la existencia de niveles superiores de ser y de conciencia que no sean producto de la  casualidad. Para ella no hay nada antes de nacer que no sean  las propiedades genéticas del ADN de los padres en el  ovulo y el espermatozoide y no habrá nada después de la muerte física. Todo en esta única vida es individual y transitorio. Como alguien de esta corriente afirmó: “La concepción de la vida es el accidente de tránsito de un ovulo con un espermatozoide”.  Debido al criterio empírico para demostrar la verdad de la ciencia experimental, se califica como Seudociencia todo lo que se refiera a los cuerpos sutiles y al espíritu.

El verdadero camino de la evolución es el trabajo sobre sí mismo  para desarrollar los centros superiores primero y el Alma después con el fin de acceder a los niveles objetivos de conciencia y a la consciencia absoluta como el estado supremo. Si no  se trabaja en esta forma nos encontramos después de la muerte con una vida aburrida en el mundo astral en compañía de los parientes y amigos que han muerto antes y no han encarnado todavía. Además nos enfrentamos a la frustración porque no encontramos el paraíso celestial que merecíamos por portarnos bien y sacrificarnos aguantando innumerables dolores en la vida anterior.


En la entrada anterior me ocupe de responder la primera cuestión que había surgido tan pronto verifique la realidad de mis vidas anteriores y de la reencarnación: Como explicar el mal? . Quedo pendiente la segunda inquietud:  existe o no el Karma? Si existe, a quienes y cuando se aplica?

La idea moral del Karma pertenece a lo mas profundo del pensamiento religioso de la India y su concepción se remonta a épocas anteriores a la aparición del Budismo. Parece que nació con la percepción del Renacimiento.

En el remoto pasado, los que eran conscientes de la reencarnación y de lo que pasaba en el intervalo entre una vida y otra produjeron la ideología religiosa del  Karma.

La palabra Karma se descompone  en dos palabras del Sánscrito: Ka que significa deseo y Arma que se traduce como obra, construcción o producto.  Es decir la obra o el producto del deseo.  Como  puede deducirse  nuestras vidas futuras son el resultado de nuestros deseos presentes antes de encarnar.  Esa es la piedra fundamental de la elección de los padres y la familia en la cual se decide nacer en forma física.

Parafraseando un poco a  Freud, hay dos principios  esenciales para proyectar nuestras nuevas vidas : el principio del deseo y el de realidad  entendido este  último como la realidad física y sutil en el momento en que se decidle renacer. Es conveniente aclarar que dentro del deseo se considera el miedo como un deseo negativo o no-deseo.

Despues de morir desaparecen todos los miedos que experimentamos en la vida que acaba de pasar por dos razones: una que se basaban en el miedo a morir  y volver a la nada y otra que no hay ningún infierno ni el cuerpo astral que sobrevive  puede ser torturado o dañado y esta listo para reencarnar, si quiere,  en diferentes cuerpos que son apenas vehículos de carne y hueso.  Esta es la realidad objetiva.

Despues de la muerte física nos encontramos en un mundo mediocre, caótico y aburrido donde estamos a merced de nuestros deseos y hemos verificado la mentira de aquello en que creímos.  Si creímos que no había más vida que la física, nos hallamos en la vida astral, si creímos en el cielo o paraíso y en el infierno de las ideologías religiosas constatamos que no existen ni el uno ni el otro.

Al comprobar estas realidades algunos cuerpos astrales inventaron el Karma y le atribuyeron a Dios procesos judiciales  y sentencias de premios y castigos, no en el intervalo entre las vidas, sino en las encarnaciones futuras.  Así nacieron la justicia y la moral karmicas.  Además se imaginaron un cierto aspecto pedagógico de los castigos karmicos para impedir que se repitieran los “pecados” o acciones negativas que habían producido la condena.

A pesar de este escenario inesperado,  vale la pena preguntar si es posible un proyecto prenatal de vida  que vendría a ser una especie de Karma consciente evolutivo en donde el ser humano transite la senda verdadera de la creación o construcción de su alma para llegar a niveles superiores de ser y de consciencia.  La respuesta es positiva y quien ha encontrado la puerta o la entrada a este camino  en el mundo astral o en el físico, es ayudado por aquellos que  lo han recorrido. Este es el verdadero sentido del hombre.

image

Este es el primer capítulo del testimonio de mi vida. Lo que voy a hacer no se parece a ningún testamento. Porque no voy a distribuir mis bienes materiales que son muy poco valiosos. Apenas como toca para un economista pequeño burgués aficionado a la filosofía esotérica.

Lo que intento es más un recuento de mi paso por esta fiesta de la vida. En este momento pienso que tengo más razones para la nostalgia que que para la ilusión. No fui invitado o no me acuerdo de haber aceptado con alegría la venida a esta tierra; que no siempre ha sido fiesta, sino un arduo y árido desierto y un campo de batalla donde se lucha y a veces se muere por causas idiotas.

Me asombra y me aterra tanto tiempo transcurrido en la más completa inconsciencia, aún más me conmueve la fragilidad de todos los sueños y las utopías que me impulsaron a continuar viviendo. Tanto ellas como ellos, que tanto ame, han venido desvaneciéndose  como fantasmas hastiados de la noche. Por eso me pregunto hoy sino eran fruto también de la inconsciencia de mis hermanos humanos.

Hoy me encuentro con el desagradable sabor de la enajenación y la melancolía  cuando examino mis recuerdos más queridos.

Más de la mitad de los años pasados tuve que gastarlos tratando de adquirir un sentido de la vida que no me dieron ni mis padres ni la mayoría de mis maestros.

Mis padres cumplieron con lo que creyeron que era su deber: Crear hijos para el Cielo y para autocomplacerse: alimentarlos, vestirlos, darles educación en una de las universidades donde estudien los hijos de los ricos y botarlos al mundo para que consigan dinero y poder. Ellos creían, como casi todo el mundo, que el objetivo de la vida es tener “Salud, dinero y amor”, mientras llega la muerte.

Las inquietudes al respecto del sentido de la vida se relacionan con lo que sucede después de la muerte. Este tema había sido campo vedado para ciencias o concepciones diferentes a la religión. Ahora es objeto de estudio por la ciencia que ha mostrado una actitud escéptica ante las interpretaciones religiosas. La psicología transpersonal, considerada poco “ortodoxa” por la psicología experimental, ha venido presentando las experiencias, cercanas a la muerte a veces por hipnosis regresiva y otras por simple recuerdo. También  se han  recordado experiencias anteriores a la formación del feto o del cerebro. Todo lo expuesto tiende a probar alguna forma de supervivencia de la conciencia después de la muerte y antes del nacimiento.

El paradigma materialista ha venido negando apresuradamente esa posibilidad y las experiencias anteriores las explica como  alucinaciones producidas por los cambios bioquímicos  provocados por los traumas que acompañan esos choques accidentales de grave daño cerebral y que adicionalmente acaban la  actividad eléctrica neuronal.

El tema de las regresiones se ha interpretado como alteraciones, producto de la hipnosis, que producen confusiones en la memoria con la tendencia a interpretar recuerdos de esta vida como si fueran de otra vida o transferencias de recuerdos y experiencias del hipnotizador al hipnotizado o confundir lecturas cuentos o historias como, si fueran recuerdos personales.

Como la ciencia positivista y materialista en el sentido físico no cree ni puede investigar la realidad sutil, usa sus recursos mentales para imaginarse que todo tiene una explicación sensitiva y experimental.

.

La educación religiosa durante esta y otras vidas ha  grabado en nuestro cuerpo astral órdenes y conceptos morales acerca de lo que es bueno o malo y de lo que es perfecto o imperfecto. También lo han llenado de miedos a los castigos después de la muerte. Según todas esas morales  nuestro sentido de la vida esta escrito y definido desde que nacemos por los inventores de religiones. Somos victimas de lo que han establecido otros como la”Perfección”.

Todas estas normas han formado  una especie de “super ego” social y cultural y al considerarlos verdaderas entramos en la celda de una prisión inconsciente e invisible que se prolonga y repite perpetuamente hasta que no despertemos a nuestra real condición.

Las normas anteriores actúan sobre la personalidad que se ocupa de elaborar apariencias obligando a fingir que se es perfecto, que se es bueno y que no se es pecador ni se tiene ningún defecto.  Este proceso empieza desde la infancia y produce un disfraz y una mascara etéricas falsas. Es el responsable de la mentira.

Cuando  esa necesidad de aparentar perfección  se ha repetido en muchas vidas, contamina a la esencia que pierde cualquier noción de valor propio  y solo busca cumplir con esa actuación vida tras vida, olvidando su propia naturaleza espiritual  y los objetivos que le corresponden.

Contra esta esclavitud interior la humanidad ha creado un mecanismo de defensa que actúa como un muro grueso y burdo: El materialismo físico y el ateísmo. Este mecanismo se vuelve una contra-ideología. que tiene el grave defecto de negar la realidad superior a la física y explicar todo por elementos y factores de este plano sensorial. Entramos en otro sueño mecánico y nuestro mundo interior es simplemente consecuencia de la interacción y reacción interior física a estímulos venidos de afuera del mismo carácter. La vida tiene el objetivo de gozar y construir algo material mientras nos llega la muerte que es el final de nuestra única y corta historia. En el terreno moral esta  ideología plantea la conveniencia de una ética humanista destinada a defender la vida física, la propiedad  y la libertad para realizar lo que uno quiera siempre y cuando no perjudique los derechos de los demás.

Los creyentes en esta ideología,  encuentran un vacío interior que los tortura cada vez que piensan en la muerte, prefieren huir con una tremenda obsesión por nuevos y originales placeres  y experiencias. La vejez les plantea retos imposibles por la falta de significado de sus vidas. Todo ello los acerca cada vez al suicidio o a la eutanasia cuando padecen enfermedades incurables y terminales.  No son víctimas de la ” perfección” como los creyentes religiosos, pero sufren mucho por la falta de salud, dinero, éxito y aprobación de los demás Y se sienten muy mal con todo lo que les impide satisfacer sus inmediatos anhelos.

En donde encontrar la verdad? El autor de este blog cree,  de acuerdo a su versión de la enseñanza de  Gurdjieff  que existen tres tipos de realidades: una subjetiva y dos objetivas. La realidad imaginaria y las realidades física y sutil.

En cuanto a la moral solo existe un criterio:  lo que favorece la creación y  desarrollo del Alma  es bueno y lo que lo impide es malo.  El alma es la hija interior del desenvolvimiento espiritual y del trabajo sobre sí mismo en innumerables vidas con éxitos, fracasos y retrocesos en lograr este producto supremo del proceso evolutivo a nivel humano.


GURDJIEFF3[1]

Pregunta: existe o no existe el segundo choque consciente y en que consiste?

Respuesta: No existe, como no existe un tercero o un cuarto choque consciente. Gurdjieff por razones desconocidas oculto la octava del espíritu y su relación con la octava del alimento físico para iniciar por medio de los centros superiores y el centro sexual  la formación del alma u octava del aire.  El choque consciente que realmente se da entre sol48 , la 24 y si 12  lo ubico al final de si 12 y le atribuyo la formación de la octava del aire y las 3 primeras notas de la octava de impresiones, sin  intervención del espíritu.

Pregunta:Porque es tan importante el centro sexual en la formación del alma, en la producción de la consciencia objetiva y porque es  la principal causa de nuestra esclavitud?  Acaso Gurdjieff es tan pansexualista como Freud o Marcuse?

Respuesta: Su pregunta incluye varias inquietudes y voy a principiar por ubicar el centro sexual en la maquina humana. Para explicarlo mejor tomo prestada una definición del hombre de Arthur Koestler: “El hombre es un robot administrado por un fantasma”. Gurdjieff hubiera aceptado esa definición añadiendole: “el hombre es un robot físico administrado por un robot invisible”. Ese robot sutil que administra la maquina humana es el cuerpo astral o centro sexual. El centro sexual usa dos palancas para manejar el ser humano: El DESEO y EL MIEDO. Estos dos factores al pertenecer al cuerpo astral o centro sexual,  que es el viajero de todas nuestras vidas pasadas y de esta; definen las condiciones de cada reencarnación  y los protagonistas de los argumentos. Mediante ellos escogemos en donde nacemos, quienes son nuestros padres, con quienes nos casamos o convivimos. El cuerpo astral o centro sexual del hombre se diferencia muy poco del de los animales vertebrados. sin embargo esa pequeña diferencia es su posibilidad de liberarse de esa esclavitud al deseo y al miedo: El centro emocional superior, sede de las emociones de amor, fe y esperanza  CONSCIENTES y el centro mental superior, donde reside la consciencia OBJETIVA de si mismo. Los centros superiores son las semillas del Alma y el medio para que el espíritu se relacione con el cuerpo astral o centro sexual para gestar el alma y llevarla hacia su pleno desarrollo. El Hombre cuando construye el Alma se libera de la necesidad de reencarnar en un cuerpo físico y si lo hace es libremente para facilitar ese proceso que el culminó en otros hombres. Renace como Maestro físico.

Volvamos a su pregunta.  El ser ordinario de un hombre es esclavo de sus deseos y de sus miedos y solo tiene escasos momentos de conciencia objetiva de si mismo  y en muy pocos instantes siente las emociones conscientes que hemos mencionado anteriormente. Es movido por impresiones y datos externos que suscitan o activan deseos y miedos inconscientes que el erróneamente juzga fruto de su libertad. Solo cuando despierta la consciencia y la atención objetiva de si mismo puede darse cuenta de la prisión en que vive. En ese momento empieza a sustituir  todos sus deseos por tres: Escaparse de la cárcel invisible, despertar a la conciencia objetiva general  y desarrollar su alma hasta su plenitud. Solo cuando nace su alma, muere su cuerpo astral o centro sexual.

Cuando nace su alma también mueren sus miedos porque ellos eran fruto de la ignorancia acerca de lo que es la muerte física;  de la mala memoria de la vida en el plano astral y de la incapacidad de percibir ese universo sutil  por el alcance limitado de los estados subjetivos de conciencia. El alma supera todo eso con su consciencia objetiva.

En lo del “pansexualismo” de Gurdjieff, comparado con el  de Freud y Marcuse,   tengo que aclarar que ellos se referían a las consecuencias de la represión del instinto sexual  en la conducta humana y en las costumbres sociales. Jamás concibieron un centro sexual como un fantasma robot dirigiendo todas las manifestaciones mentales físicas y emocionales del ser humano.  Aunque en ambos casos se les abonan sus descubrimientos acerca de los efectos de dichas represiones sobre las enfermedades psicológicas, sobre el comportamiento y sobre la cultura humana. También habría que reconocerles  la revelación acerca de la existencia del inconsciente y su influencia  en una época en donde nadie se imaginaba que el hombre pudiera ser esclavo y víctima de algo que no percibía su conciencia de “vigilia”