Posts etiquetados ‘Vidas anteriores’

 

Al nacer traemos órdenes profundamente grabadas en el subconsciente, que se mezclan con las que recibimos por los responsables de nuestra educación.  A veces se repiten las ordenes que vienen de vidas anteriores y las que recibimos en esta vida.

El vídeo al  principio de este artículo nos muestra todas las ordenes que recibimos por la educación y el entorno en que crecemos y que aunque no se basan en algo real y objetivo, forman un mundo de instrucciones que nos mete en una cárcel invisible y sutil, aunque no por ello menos efectiva.

A la enumeración de esa película debe añadirse todo lo que nos condiciona proveniente de existencias anteriores, en las cuales hemos encontrado dirigentes sociales  y personales que nos han repetido una y otra vez  lo que hay que hacer para complacer al Dios que ellos representan para que nos premie en la vida después de la muerte con todo aquello que nos negó esa vida.

Al morir entramos en un mundo invisible y sutil, donde nos salen a recibir los parientes y amigos fallecidos que no han encarnado todavía. Se descubre que no hay ni cielo ni infierno sino un mundo sutil a veces aburrido, poblado de algunos fantasmas fantoches y agresivos.

En compensación, en esa región pueden percibirse sonidos e imágenes armoniosas y  emociones dulces como la ternura. Los placeres de la comida y bebida no existen porque los cuerpos astrales no necesitan comer ni beber. El placer sexual puede tenerse pero en una forma astral diferente a la del cuerpo físico.

La historia se repite en cada encarnación, porque las condiciones económicas y las relaciones sociales de producción son las mismas. A lo largo del tiempo, las sociedades se han dividido entre los que compran trabajo y los que venden trabajo, entre amos y esclavos o entre capitalistas y trabajadores. Los esclavos y los trabajadores ordinariamente son explotados por sus amos, porque son una minoría  que ofrece el salario más bajo para poderse quedar con la mayor parte de la riqueza agregada por el trabajador.

Independiente del  Karma, siempre los pocos dueños de la tierra y/o de los otros medios de producción, son unos pocos privilegiados,  y es muy difícil nacer en una de esas familias,  Lo mas probable es repetir en la próxima vida la pobreza anterior o que no se repitan las condiciones de riqueza actual.

La situación sería desesperante sino hubiera la posibilidad de liberarse de ese ciclo de vidas y de la necesidad de reencarnar.  Aquí viene la pregunta fundamental:  Porque necesitamos nacer y para que?

En uno de los Upanishads  se presenta la causa más común de renacimiento: El deseo insatisfecho de vidas pasadas por personas, por bienes, por importancia personal o por el conocimiento que permita lograr placer, poder y riqueza. Según ese libro sagrado,  esas son las razones de los dormidos e ignorantes.

Para aquellos cuerpos astrales que han recibido datos de la realidad objetiva y están en camino de despertar existen las verdaderas instrucciones de la vida. Esos cuerpos sutiles   saben que para su liberación tienen que adquirir un cuerpo superior al astral, que les permita, aun en cuerpo físico,  ser gobernados por el espíritu, como representante y mediador de lo Absoluto. Este  gran cuerpo sutil es llamado Alma en el Cuarto Camino y es el medio para  liberarse de la prisión, de la ignorancia e inconsciencia en que hemos vivido por miles de vidas.

Este proceso de construcción del alma ha sido objeto de muchas entradas de este Blog a las cuales remito al lector interesado.

Mis experiencias por fuera de mi cuerpo y mis regresiones a vidas pasadas me convencieron con total certeza de que lo fisico denso no es lo unico que existe.

Si somos algo diferente de la carne y los huesos y ese algo permanece despues de muertos y es anterior al nacimiento, todo cambia. Nuestros padres ofrecen elementos para que se manifieste el nuevo cuerpo físico, pero nosotros aportamos lo mas importante: los escogemos a ellos junto con los recursos y las relaciones de las cuales depende nuestro proyecto de vida en el vehiculo pesado. Programamos las experiencias fundamentales para nuestra evolución espiritual, el conjunto de comprensiónes y conocimientos que permitiran crecer la esencia espiritual que constituye nuestro ser.

Ya no somos un pedazo de ser entre dos nadas. Somos un plan de evolución interior hacia Dios que se realiza mediante los proyectos de cada encarnación. El interrogante sobre el sentido personal de la vida encuentra su respuesta. Nacemos para evolucionar y esa evolución se realiza por medio del ascenso a niveles superiores de ser y de conciencia. El marco de referencia y la concepción de ese proceso me la dieron  tres grandes: G.I Gurdjieff, Nisargadatta Maharaj y Sri Aurobindo.

A lo largo de muchas vidas y mediante el trabajo sobre si mismos pasamos de la conciencia subjetiva a la conciencia objetiva y por medio de ella creamos un nuevo ser llamado alma que opera como un puente entre nuestro espiritu y el resto de cuerpos invisibles y el visible.

El alma nos permite otear y vislumbrar la conciencia absoluta; un nivel mas allá de la conciencia objetiva que solo puede ser experimentado y percibido por ella cuando se encuentra plenamente consolidada al mando de nuestro ser.

En una nota anterior se planteó la existencia de dos tipos de Educación, una que es de afuera hacia adentro y otra que saca al exterior lo que se encuentra en el interior.  Un pensador francés llamado  Jean Jaques  Rousseau estableció que el hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe. En este sentido mi opinión es que el hombre nace con unas determinadas tendencias, una buenas y otras no tan buenas o francamente dañinas pero que el nucleo de esa esencia es bueno y es allí donde tenemos lo mejor de si mismos. Pero tanto la esencia como el núcleo espiritual son avasallados por la educación que va de afuera hacia el interior del hombre.

Demasiado pronto el niño es llenado por ordenes externas: Debes hacer esto, no debes hacer aquello, eso no esta perfecto, esfuerzate más  para hacerlo perfecto. Los padres, los  maestros y los sacerdotes le piden que imite lo que ellos hacen dicen, piensan o sienten. Creen que el niño es algo moldeable como si fuera un pedazo de plastilina o de barro para cerámica.  Mas aun creen que es su responsabilidad moldearlo como  una materia prima para construir su obra. Esa tesis ignora todo el contenido espiritual de los niños y confunde su mente con un depósito vacío en donde los adultos meten su información, supuestamente verdadera, meten la moral, meten lo que ellos creen que es lo bello y lo perfecto.

En este momento me acuerdo, del gran educador brasileño, Paulo Freire, director de extensión cultural de la Universidad de Permambuco cuando hablaba de la “Concepción bancaria de la educación”. Se imaginan que el cerebro del niño es una cuenta corriente o de ahorros donde es deber de los educadores depositar gramos del oro de la verdad. de la virtud y de la belleza. Creo que en este sentido debemos restaurar sus ideas los que aspiramos a fundar una concepción de la educación radicalmente distinta.

Todo esto solo  comienza con un grave error:  Los niños tienen un espíritu que por  su contacto con Dios y, en mi opinion,  por sus experiencias en vidas anteriores y en el período entre vidas, ha venido acercándose poco a poco a la verdadera comprensión de la verdad y a la verdadera  conciencia. Ignoran todo lo aprendido en su historia prenatal.   Cuales son las consecuencias de esta manera de creer acerca de lo que debe ser la educación?  La completa enajenación del ser humano. Se le forza a esconder toda esa riqueza interior y se encuentra  al final de la niñez o en medio de la adolescencia con que NO TIENE NADA PROPIO. Se vuelve uno más en el rebaño de los enajenados.  Intenta rebelarse pero sólo consigue imitar a los amigos que le enseñan la moda que no le gusta a los mayores. Esta rebeldía no le aporta lo que sería realmente importante: Rescatar todo lo valioso que la “Educación Bancaria” le ha escamoteado.

Qué difícil sera ese rescate de lo autentico en el hombre, puede incluso que no lo consiga porque, entre otras cosas nadie le enseño que lo tenía. Sin embargo, ese debe ser el proyecto de la educación del porvenir que se guiara por este lema LLEGA A SER LO QUE ERES.